Leído

BUSCANDO UNA NUEVA POLÍTICA

2 semanas para que Alberto F. pueda provocar un 'shock de confianza' en la macroeconomía

Dom, 24/11/2019 - 6:21pm
Enviado en:
Por Urgente24

El mercado espera la sorpresa que promete Alberto Fernández acerca del Ministerio de Economía, de manera tal de sorprender en forma favorable a los agentes económicos. Hasta la fecha, las expectativas han ido decreciendo por diversas versiones que se disparan desde el equipo de colaboradores del Presidente electo. Para seducir a los agentes económicos Alberto F. debe realizar algún movimiento que él guarda en el mayor de los secretos, se supone. Hasta ahora es como una complicidad entre las partes que se espera sea revelada hacia el 10/12. De no existir una sorpresa bien guardada por Alberto F. pasaría a hablarse de un 'chasco' y habrá que ver cómo reaccionan los 'mercados'. Mientras tanto, todavía la mayoría mantiene el beneficio de la duda a favor del Presidente electo.

Una herencia del ministro Hernán Lacunza que su sucesor deberá resolver.
Contenido

Si el Presidente no sorprendiera con un equipo económico capaz de elaborar una política macroeconómica -hace décadas que en la Argentina no hay política macroeconómica-, se ingresaría a un 'chasco' y todo lo previsible podría resumirse en algunos fragmentos del más reciente informe de la consultora Economía & Regiones. 

Es decir, de no cambiar, de persistir en lo que hay y en lo que se dice que puede venir, surgen estas consideraciones, que podrían cambiar si hubiese un 'shock de confianza', que es lo que falta hasta la fecha.

Sin 'shock de confianza', el futuro es éste:

** "La próxima administración de Alberto Fernández comenzará seguramente su gobierno aplicando un programa económico de políticas fiscal y monetaria expansivas. Por el lado fiscal, no hay dudas que el programa del próximo gobierno implicará más Estado, es decir; más intervencionismo, más gasto, más subsidios, y mayor incentivación del consumo y la demanda agregada."

** "En este marco, hay certeza que la presión tributaria aumentará, ya que se necesitarán más recursos fiscales para evitar que el déficit fiscal se desborde."

** "Por el lado de la política monetaria, en un contexto de caída de la demanda de dinero y creciente repudio por el peso que acelera la inflación, a la próxima administración no le temblará el pulso a la hora de expandir la oferta monetaria."

** "(...) el acuerdo de precios y salarios lograría des acelerar la inflación por un “tiempito”. Cómo muestra la evidencia empírica de más de 4000 años, los controles de precios y salarios terminarían fracasando y la inflación subiendo nuevamente."

** "Para peor, más inflación es más “ruido” en la señal de precios y menos ahorro, ergo más dificultad para calcular retornos y menos crédito, con lo cual se potencia la caída de la inversión, del nivel de actividad y crecimiento. Del otro lado, el mercado laboral sentirá el impacto negativo y más temprano que tarde el salario real volverá hacia la baja. Los efectos iniciales (tal vez) positivos del acuerdo de precios y salarios terminarán diluyéndose."

** "La política fiscal del próximo gobierno, al incentivar el gasto y ahogar más al sector privado, tenderá a atentar contra la generación de superávit primario y crecimiento económico. Al mismo tiempo, como la política monetaria expansiva encarecerá el dólar, tenderá a aumentar el peso de la deuda en términos del producto, incrementando el debt overhang y retroalimentando negativamente la capacidad de pago."

** "Si consideramos que la deuda se paga financieramente con superávit primario (corto plato) y se abona económicamente con crecimiento (el largo plazo) entendemos que el combo de política fiscal y política monetaria, que aplicaría probablemente Alberto Fernández, haría que la deuda fuera cada vez más impagable."

** "En pocas palabras, pensamos que el 2020 será un año probablemente más complicado que 2019, tanto en términos de la economía real, como en relación a la economía monetaria (dólar e inflación)."

Estas previsiones negativas ya las conoce Alberto Fernández. Ahora queda pendiente su tarea de qué hará, con sus designaciones, para que cambien hacia un 'shock de mercado'.