COMPETENCIA

Molinari hizo historia en anillas

Federico Molinari se dio la gran alegría de participar por primera vez en unos Juegos Olímpicos a los 28 años y realizó una muy buena actuación en la prueba de anillas, que es su especialidad. Quedó entre los ocho mejores, por lo que accedió a la final.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Federico Molinari hizo historia hoy en el primer día de competiciones en el gimnasio del Parque Olímpico: luego de 16 años sin que un argentino participara de la disciplina en Juegos Olímpicos, este gimnasta de 28 años logró el pase a la final olímpica, que será el lunes 6 de agosto, tras una muy buena performance en las anillas del North Greenwich Arena de Londres.

"Nunca lo soñé, yo sólo quería estar en un Juego Olímpico y ahora estoy en una final, es increíble. Me acuerdo cuando era chico que conseguía los videos VHS para ver cómo era un Juego Olímpico y ahora estoy acá", dijo Molinari, emocionado, en declaraciones a los medios argentinos.

El atleta nacional de San Jorge no había tenido en la prueba de piso (13.433) un buen arranque de jornada en el North Greenwich Arena, pero luego fue al aparato que más le gusta y llevó adelante una rutina casi sin errores.

Molinari consiguió una marca de 15.333 y quedó 3ro. inicialmente, aunque luego debió esperar al resto de los competidores para confirmar su pasaje a la definición. Finalmente, fue séptimo sobre un total de 68 participantes. "¡Soy finalista olímpico! Ni en los sueños lo imaginé. Gracias a todos por el apoyo", escribió en su cuenta de Twitter.

Es la primera vez en la historia que un gimnasta artístico nacional logra disputar una final olímpica. Ya tiene el diploma asegurado, pero el sueño de una medalla sigue latente.

Con algunos familiares en las tribunas, el rosarino, de 29 años, le aseguró a la Argentina al menos un segundo diploma, tras el que ganó la judoca Paula Pareto, quinta este sábado en su categoría.



Federico Molinari brilló en las anillas, su especialidad: "Nunca lo soñé, yo sólo quería estar en un Juego Olímpico y ahora estoy en una final, es increíble. Me acuerdo cuando era chico que conseguía los videos VHS para ver cómo era un Juego Olímpico y ahora estoy acá", dijo Molinari, emocionado, a Canal 7.
 
En el North Greenwich Arena, Molinari sumó 15.333 para la consideración de los jueces y quedó detrás del chino Yibing Chen (15.858), del italiano Matteo Morandi (15.766), del ruso Aleksandr Baladin (15.666), del brasileño Arthur Nabarrete Zanetti (15.166), del ruso Denis Ablyazin (15.500) y del puertorriqueño Tommy Ramos (15.500); y por delante del bulgaro Iordan Iovtchev.
 
La definición de la disciplina será el lunes 06/08.
 
Casi 9 horas tuvo que esperar Molinari para confirmar algo que desde temprano, cuando terminó la subdivisión 1 de la clasificación de gimnasia artística, se especulaba: él había conseguido una clasificación olímpica.
 
A los 28 años, aguradó con gran nerviosismo la definición de la última ronda acompañado por su novia, Paula, y su entrenador, Vladimir Makarian.
 
Pero antes había estado más relajado:
 
“Ya entrar ahí al estadio te afloja todo, así que demasiado bien salió, era impresionante. Encima yo entro y cuando entro, prenden las luces y veo para allá (la tribuna) y la veo a ella (en referencia a su novia, quien lo acompaña a todos lados) con la bandera y ya empiezo a llorar antes de empezar a competir. Después, fui caminando y tomé una buena decisión al hacer suelo, como para entrar en torneo, sacarme los nervios y entrar también en calor. En suelo hice una muy buena serie, que me sirvió para relajarme. Si no hacía suelo por ahí en anillas iba a tener mucha más presión”.
 
Pese a que bajó al séptimo puesto por las actuaciones de los rusos Balandin (15.666) y Ablyazin (15.500), y ante cada nueva performance trataba de no mirar y se tapaba la boca, hubo tranquilidad -según el mismo lo contó al abandonar el estadio North Greenwich Arena- cuando, en la última ronda, el alemán Fabian Hambuchen no pudo llegar a los 15. Y, entonces, se fundió en un abrazo con su novia. 
 
“Me relajé 100% cuando vi a los dos alemanes que estaban en la última rotación porque me di cuenta que matemáticamente estaba. No quise festejar hasta el final porque es la cábala”, contó después.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario

Te puede interesar