ARCHIVO >

La furia de las Fuerzas Armadas se plasmó en los números que pidió la propia Garré

El propio ministerio de Defensa encargó la encuesta que realizó la consultora Graciela Römer & Asociados a más de 900 oficiales. La respuesta no fue distinta a la que percibe la opinión pública desde hace una presidencia K: los militares están descontentos con el Gobierno. Quieren más presupuesto y mejores salarios. La gran mayoría rechaza las profundos cambios que está introduciendo en las Fuerzas Armadas la ministra de Defensa, Nilda Garré, y el trato que reciben del Gobierno. Y los juicios a militares por violaciones a los derechos humanos ni siquiera figuran entre sus preocupaciones secundarias.

Una encuesta realizada a más de 900 oficiales en actividad, encargada por el Ministerio de Defensa a la consultora Graciela Römer & Asociados, reveló los datos mencionados, al tiempo que sorprendió con otros. Las preguntas fueron respondidas en forma anónima por 437 oficiales del Ejército, 308 de la Armada y 174 de la Fuerza Aérea. 
 
Según la misma, sólo el 4% de los consultados cree que el golpe militar del 24 de marzo de 1976 era la única solución, mientras que los restantes consideran que fue un error. A su vez, muestran un claro rechazo a la forma de combatir la subversión.
 
"Si tuviera que sacar conclusiones muy gruesas, diría que me parece muy clara la reafirmación democrática y republicana en las fuerzas", afirmó la ministra Nilda  Garré.
 
La encuesta también revela que el 70% de los militares cree que su imagen empeoró durante el Gobierno de Néstor Kirchner. Al mismo tiempo, consideran que no tienen respaldo del Poder Ejecutivo y de dirigentes políticos.
 
El 68% del Ejército, el 63% de la Armada y el 73% de la Fuerza Aérea afirmaron que la imagen pública de los militares cayó desde 2003.
 
El 39% del Ejército, el 40% de la Armada y el 46% de la Fuerza Aérea creen que, pese a la caída de la imagen pública, la sociedad sigue teniendo una visión positiva de ellos.
 
A su vez, el 86% considera que la imagen negativa que puede tener el Ejército en la sociedad se debe a la falta de apoyo dirigencial.
 
El 79% del Ejército, el 77% de la Armada y el 86% de la Fuerza Aérea afirma que se cometieron violaciones de los derechos humanos durante la última dictadura.
 
El 51% del Ejército, el 48% de la Armada y el 35% de la Fuerza Aérea rechazan las reformas impulsadas por el Ministreio de Defensa.
 
El 30% de los miembros del Ejército cree que el problema principal de la fuerza es la falta de presupuesto, el 22% el nivel de salarios, el 18% el trato del Poder Ejecutivo y el 11% la falta de misiones y objetivos.
 
Finalmente, el 45% del Ejército, el 49% de la Armada y el 57% de la Fuerza Aérea piensa que en diez años la Argentina será un país estancado, según publicó el diario ' La Nación'. Tal como la que mantiene con la Iglesia, la relación de este Gobierno con los militares es y fue complicada desde el inicio de la gestión de Néstor K, en mayo de 2003. Una de las primeras medidas que tomó Kirchner fue el paso a retiro de unos cuarenta generales, almirantes y brigadieres; llegaron luego las tensiones por la anulación legislativa y judicial de las leyes de obediencia debida y de punto final, las duras advertencias del Presidente en diversos actos y los problemas profesionales, como el incendio del rompehielos Irizar y la caída de varios aviones, entre otros temas.

Dejá tu comentario