Leído

PANDEMIA, VIRTUALIDAD Y COMUNICACIÓN NO VERBAL

Hablar sin palabras

Lun, 18/05/2020 - 9:21pm
Enviado en:

Con la pandemia llegó la gran oportunidad de las videoconferencias, los webinar, el streaming, tecnologías multimedia que ahora sí alcanzan a multitudes. Pero el medio sigue siendo el mensaje, en especial porque los seres humanos hablamos sin hablar en todo momento. Por ese motivo, al lanzarnos alegremente a realizar un webinar o una charla virtual, consideremos el desafío: es la invitación del siguiente contenido:

Zoom producto del coronavirus
zoom.jpg
"La comunicación digital minimaliza el registro analógico de nuestra comunicación personal, y en algunos casos, lo anula. Lleva la interacción a un plano homogéneo, con un mismo tono y color. Por eso tantos equívocos, tantas miradas aburridas y saturadas frente a la pantalla de la computadora."
Contenido

Indudable: una de las grandes narrativas que ha atravesado a nuestra cultura durante los últimos cincuenta años es  la tecnología. Con paso firme y sostenido, el desarrollo tecnológico atravesó, indemne, las múltiples crisis culturales, sociales, políticas y económicas del mundo moderno. Inclusive en Argentina, el sector tecnológico fue próspero, aún en tiempos de corralito financiero, devaluación y cinco presidentes en once días.

Hoy, la vida en la pandemia no es excepción: las plataformas de comunicación son la manera de sortear el distanciamiento obligatorio y preventivo. Según la consultora Comscore, en algunos países como Paraguay, Brasil o Chile se registra un aumento de hasta un 50% en el uso de redes sociales. Clases, cumpleaños, capacitaciones, reuniones sociales,  entrenamiento físico, consultas piscológicas. Todo se produce bajo la cálida protección del pixel en la pantalla; en este sentido Internet y al telefonía celular han sido la mejor profilaxis contra el virus invisible. 

Pero, ¿qué perdemos y que ganamos al comunicarnos sólo por estos medios?

Promesas y colores

WhatsApp, Videoconferencia, redes sociales, telefonía celular, cumplen con los fundamentos del “ser digital”:, eficiencia, registro, edición. 

En la autopista global de la información, todo dato es comprimido al mínimo, registrado por los sistemas informáticos. Y es susceptible de edición y almacenamiento, logrando una eficiencia sin precedentes en la historia de la tecnología. Esto ha brindado un empoderamiento y capacidad única al usuario para elegir el momento y la forma en que desea conectarse con el resto de los integrantes de la red. Una enorme ganancia y la promesa del control total.

Pero existe también una pérdida: la dimensión de nuestra comunicación analógica. Y que explica el denodado esfuerzo que docentes y maestros deben realizar hoy para captar la atención e interés de los alumnos. Los gestos, las pequeñas inflexiones de la voz, la posición del cuerpo, el movimiento de las manos. Todo ello comunica sin palabras. 

Porque los seres humanos hablamos sin hablar en todo momento: con nuestra mirada, los brazos, hasta con nuestra respiración. Lo hacemos,  inclusive sin quererlo, porque nuestra palabra puede mentir, pero en general, el cuerpo no lo hace. La comunicación digital minimaliza el registro analógico de nuestra comunicación personal, y en algunos casos, lo anula. Lleva la interacción a un plano homogéneo, con un mismo tono y color. Por eso tantos equívocos, tantas miradas aburridas y saturadas frente a la pantalla de la computadora.

Por eso, al lanzarnos alegremente a realizar un webinar o una charla virtual, consideremos el desafío. La necesidad de redoblar el esfuerzo para transmitir mediante el volumen, tono, velocidad, la emoción que se pierde con la sincronicidad digital. Al menos, mientras la cuarentena siga postergando cada semana, los abrazos que todos deseamos dar.