Leído

EDITORIAL

El 1er mes de Alberto F. según The Economist: "Gana tiempo, lo mismo que metió en problemas a Macri"

Dom, 19/01/2020 - 12:02am
Enviado en:
Por Urgente24

La prestigiosa revista británica analizó lo que va del gobierno del Frente de Todos y le reconoció al Presidente haber "comenzado haciendo más o menos lo que dijo que haría". La "política fiscal dura". La "opaca política monetaria". Los riesgos de los controles. La moderación de Fernández contra "el populismo de izquierda" de Cristina.

Contenido

"Los controles de cambio y de precios, y la calma del verano del sur se han combinado para que el nuevo equipo gane tiempo. ¿Pero lo usarán sabiamente? Fue tratar de ganar tiempo para reformar la economía lo que metió en problemas a Macri".

La comparación que en la Casa Rosada calificarían como odiosa forma parte del editorial publicado por la prestigiosa revista británica The Economista a propósito del 1er mes de Alberto Fernández en el gobierno. 

El artículo titulado "La Argentina se enfrenta a la economía", no obstante, le reconoce al Presidente que tras haber "heredado un difícil situación" (incluido un "default virtual") "ha comenzado haciendo más o menos lo que dijo que haría"

"Adoptando el enfoque casi opuesto a su predecesor, ha presentado una política fiscal dura y una política monetaria laxa y aún no ha dicho mucho sobre cómo manejará la deuda", afirma.

La publicación destaca entre las medidas del nuevo gobierno, de corte "principalmente fiscal", el aumento de las retenciones, el impuesto que encarece el dólar, el congelamiento de tarifas, las modificaciones en el sistema previsional y los aumentos de salarios por decreto. 

"Esto ha sido compensado por una opaca política monetaria", sostiene. En este sentido, remarca que si bien el Banco Central declaró que quiere mantener tasas de interés reales positivas, "en la práctica, está impulsando las tasas de interés hacia territorio negativo".  Y cita a un economista que "trabajó en una administración peronista anterior" que afirma que la entidad monetaria se convirtió en "la imprenta del gobierno", en alusión a los niveles de emisión monetaria. 

"Los funcionarios piensan que esta expansión monetaria revivirá el consumo y, por lo tanto, la economía. Confían en los controles de precios para mitigar su impacto inflacionario. Los críticos creen que simplemente ampliará la brecha entre el tipo de cambio oficial de 60 pesos por dólar y el tipo de mercado libre (en 77 esta semana). Esto aumentará la inflación", relata. 

"A menos que sean estrictamente temporales, los controles crearán grandes distorsiones del tipo que se acumularon bajo Cristina Fernández de Kirchner, la poderosa vicepresidenta, que ocupó el cargo principal de 2007 a 2015. El gobierno aún no ha vinculado sus medidas de emergencia a un plan macroeconómico. Esto puede deberse a que Fernández, un moderado pragmático, debe negociar no solo con los acreedores sino también con su vicepresidente, un populista de izquierda", agrega la publicación. 

Sobre el tema de la deuda, The Economist recuerda la voluntad de pago del Gobierno. El pedido de un mayor tiempo para cumplir con las obligaciones "es ampliamente aceptado" por los acreedores, agrega. También caracteriza al ministro de Economía, Martín Guzmán, como "un estudioso de las crisis de la deuda sin experiencia en el mercado financiero o el gobierno".

En otro pasaje, The Economist define la postura de Fernández como "ambigua". "Por un lado, ha enfatizado acertadamente que Argentina necesita impulsar sus exportaciones, y ha pedido un consenso nacional sobre un plan a largo plazo. Por otro lado, en referencia al FMI , arremetió contra "recetas que siempre han fallado""

Y culmina: "De hecho, siempre han fallado solo en Argentina, que siempre ha querido jugar según sus propias reglas".