Leído

CARGOS CLAVE

Comenzó un (rancio) desfile: El futuro de la AFIP que programa Alberto

Mar, 22/10/2019 - 3:36pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Pese a los pedidos y presiones de empresarios de mantener en su cargo, entre otros, al titular de la AFIP, Alejandro Cuccioli, en nombre de la "institucionalidad", se sabe que Alberto Fernández, de resultar electo, tiene otros planes. Incluso, que ya habría designaciones y políticas delineadas. Ello no quita la aparición de "nuevos" pretendientes para el cargo. Aunque en la política, lo de "nuevo" suele oler a rancio. El desfile comenzó.

Contenido

Si de algo no quedan muchas dudas es que pese a los pedidos de la Asociación de Bancos Argentinos (ABA), la entidad que reúne a las principales entidades de capital extranjero, el Foro de Convergencia, el Club Político Argentina organización que preside Graciela Fernández Meijide, el Instituto para el Desarrollo Empresarial de Argentina, y cualquier otro que así lo pretenda, Alberto Fernández, de resultar presidente electo, no mantendrá en sus cargos ni a Guido Sandleris ni tampoco a Leandro Cuccioli.

Su intención es que ambos funcionarios cesen sus tareas el mismo 10 de diciembre, y que personas de su confianza asuman esos cargos. En efecto, sostienen que ya están delineadas ambas designaciones, y con ellas también las políticas monetarias y financieras que deberá desarrollar el próximo titular del Banco Central, así como la estrategia de recaudación impositiva del responsable de la AFIP. 

Sandleris continúa el mandato de su antecesor, Luis Caputo, y tiene cargo hasta 2022. Cuccioli, en tanto, asumió en 2018 luego de la renuncia de Alberto Abad.

Pero frente frente a todos los que piden continuidad de funciones en nombre de la "institucionalidad del país", el Frente de Todos cuenta con el antecedente de diciembre de 2015 cuando tanto el titular del Banco Central de entonces, Alejandro Vanoli, como el del organismo recaudador, Ricardo Echegaray, hubieran tenido la posibilidad de continuar en sus cargos, y sin embargo, a poco de llegar al poder, el propio jefe de Gabinete, Marcos Peña, les manifestó a ambos que su tarea había terminado y que se les requería la renuncia. 

Vanoli renunció inmediatamente. Echegaray hizo algún tipo de protesta, pero fue la decisión de Cristina Fernández de nombrarlo al frente de la Auditoría General de la Nación (AGN) lo que terminó de impulsar su salida del organismo recaudador. En agosto de 2016, renunció ante la embestida judicial que comenzaban en su contra.

Dicen que incluso ahora Echegaray busca recuperar posiciones en la AFIP, al menos en las segundas líneas. Sin embargo, desde el Frente de Todos prometieron no volver a nombrar a un jefe como él, acusado de ayudar a amigos y perseguir enemigos.

Y no es solo para el caso de este organismo. A ningún funcionario de primera línea del segundo mandato de Cristina, le resultará sencillo volver a tener cargos importantes.
 
Volviendo a Cuccioli, su caso es más complejo que el de Sandleris, ya que el titular de la AFIP mantiene la autonomía en su puesto y permanece en el cargo durante cuatro años; luego de una designación directa del Presidente. El funcionario llegó al organismo en mayo de 2018, y debería permanecer manejando a la AFIP hasta 2022. 

Una de las versiones que corre dice que el albertismo esperará a que se retire voluntariamente, aclarándole que no está en los planes de la próxima administración para la cual la AFIP será, sin dudas, un tema clave.

Para Alberto, el hombre ideal para comandarla sería nada menos que Claudio Moroni, su número dos al frente de la Superintendencia de Seguros y a quien Alberto, como jefe de Gabinete, puso en el cargo en el 2003. 

Además de Moroni, suena también para la agencia tributaria Julio Vitobello, ex jefe de la Oficina Anticorrupción K, Claudio Ferreño, ex asesor de Fernández en la Jefatura de Gabinete y amigo del candidato a presidente desde la primaria; y Carlos Sánchez, un hombre del chaqueño Jorge Capitanich y ex mandamás de la Aduana kirchnerista. 

A ellos se sumó hace poco Santiago Montoya. Fue al búnker de la calle México para llevarle a la mesa chica de Alberto un plan que impulsan el presidente de Arcor, Luis Pagani, y su par de Fiat-Chrysler, Cristiano Rattazzi.

Montoya fue titular de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) durante la gestión de Felipe Solá y luego continuó en el gobierno de Daniel Scioli, hasta que dejó su cargo en 2009, y desembarcó en el Banco Provincia.

En 2017 apoyó públicamente a Florencio Randazzo, quien regresó ahora kirchnerismo y le dio su aval a este pretendiente. Pidió además a Marcelo Fernández para la Aduana. 

Pero, sin lugar a dudas, nadie pasará por alto a Cristina Fernández a la hora de definir el gabinete. Y la ex mandataria tiene al organismo de Leandro Cuccioli en la mira.