CLAVES

SE FUNDE LA GRIETA

Antipolítica: Urge no subestimar el riesgo latente

Crece día a día la percepción de un crecimiento importante del rechazo a la dirigencia política. Cae Alberto Fernández, Mauricio Macri y hasta Horacio Rodríguez Larreta. El grado de apatía viene desde el año pasado cuando comenzaron a detectarse los primeros signos de enojo, escepticismo y rechazo, y hoy ya es mayor. Ahora es el fantasma del "Que se vayan todos" el que resume una poderosa imagen negativa que crea el riesgo latente, aún más grave en un año electoral: el de la antipolítica.

"El instrumento de medición certificado por ellos mismos, el que dice que un metro mide un metro, ha expresado en cifras, variables y estadísticas aquello que pasa en la calle. A partir de ahora, ya no habrá dudas de que Chile es un país fracturado y en decadencia. Se lo han dado por escrito.

Un deterioro que tiene responsables. Y lo ha dicho también el instrumento de medición. Los culpables del estallido social son los políticos...".

El fragmento pertenece a un artículo publicado en enero, que anticipaba lo que ocurriría este fin de semana en Chile, donde las elecciones no mostraron más que descontento. 

Los candidatos electos para la Convención Constituyente —que tendrá la misión de redactar la nueva Carta Magna—, y para los cargos de gobernadores, alcaldes y concejales, dan cuenta de un cambio importante en sociedad chilena.

Para los analistas fue un "castigo" a las fuerzas políticas tradicionales, y, en efecto, ya han aparecido algunos mea culpa de varios de sus expositores.

La Argentina, tarde o temprano, celebrará también elecciones y acá el panorama no es mucho mejor. Quizás aún peor.

En estas tierras, el fantasma del "Que se vayan todos" comienza a dominar el escenario, e inclusive parece comerse la grieta, destruirla. Porque una grieta separa dos lados, y en alguno de ellos permanece la esperanza de la supervivencia. Pero si ambos se hunden ahora en el gran pozo, el riesgo es la antipolítica, donde todo es igual de negro.

Nosotros ya vivimos el rechazo total a la clases política. Las consecuencias no fueron buenas, pero el contexto era otro.

Esta vez, se trata de la mala gestión económica del gobierno de Mauricio Macri, sumada a la pésima capacidad de Alberto Fernández y su gabinete frente a una sociedad golpeada por la recesión más larga en años, una cuarentena interminable y el avance de un virus, que nos obliga a contar muertos todos los días.

Malestar, sin dudas, bronca, pero también mucha tristeza son la base sobre la que se eleva el escepticismo y el rechazo a la clase política.
 
Y la mayoría de los encuestadores coinciden en la percepción del crecimiento de este rechazo. En efecto, desde el año pasado y principios de este comenzaron a detectar los primeros signos de enojo frente a la dirigencia política. Y hoy, la mayoría tiene más imagen negativa que positiva.

Pasó el verano, y todo empeoró: y apenas transcurrieron 2 meses. En el diario 'Mdz Online', hacen un recuento de lo que vienen captando distintas consultoras:

- El analista y encuestador Lucas Romero, de Synopsis, comenta que en sus sondeos está notando "niveles altos de no voy a votar o no votaría, un claro síntoma de rechazo a la clase política", además agrega que " venimos observando un fenómeno llamativo en la imagen agregada de los dirigentes políticos: hasta mediados de 2019 si caía el oficialismo de turno, subía la oposición, ahora vemos una caída generalizada de todos los dirigente s". Si meten a todos juntos el derrumbe demuestra que la imagen negativa supera en 24 puntos a la positiva.

- Hugo Haime destaca que hace tiempo que percibe el mal momento de la clase política. "El único dirigente que aún conserva una imagen positiva superior a la negativa es Horacio Rodríguez Larreta, aunque en las últimas semanas estamos detectando una caída en el jefe de gobierno porteño", explica el encuestador. 

- También Germán Esponda viene anticipando desde enero se viene deteriorando la imagen y la credibilidad de la dirigencia política. "Si solo Rodriguez Larreta mantiene un diferencial positivo, esto demuestra que la mayoría de los políticos tienen más imagen negativa que positiva, hay un descontento general más allá de lo mal que está el gobierno, la oposición tampoco se recupera", agrega el titular de la consultora G y C Comunicaciones.

- El encuestador Cristian Buttie señala que "claramente notamos un rechazo importante de abril a mayo en todos los dirigentes nacionales, todos cayeron más de lo que subieron en todas las provincias del país". Agrega que "cayó Fernández, Macri y hasta Rodríguez Larreta, el grado de apatía es muy grande". El director de CB Consultores que mide todos los meses a la dirigencia nacional y a cada uno de los gobernadores sostiene que " un dato para destacar es que hay rechazos en los dos frentes principales, los kirchneristas critican a Alberto, los votantes de Fernández desencantados con Cristina y en Juntos por el Cambio los macristas duros critican a Larreta, y los votantes del jefe porteño enojados por los ataques de los 'halcones' a la gestión de CABA".

- la consultora Shila Vilker coincide en el rechazo y el escepticismo con la clase política, aunque sostiene que la representación aún no está en crisis. De todas formas, advierte que "estamos percibiendo una igualación de las dos partes de la grieta, el son lo mismo, una fracción de los jóvenes, segmento de 16/24, predominantemente masculino, ha adoptado ese discurso duro contra el FTD y JxC".

El periodista Iván Schargrodsky en el sitio 'Cenital' dijo que "fue la propia Cristina Fernández de Kirchner que se sorprendió por un crecimiento de casi 20 puntos en la opción 'ninguno' en un populoso municipio de la Provincia de Buenos Aires. El deterioro en la aceptación del oficialismo y la oposición no había sido capitalizado ni siquiera por las opciones de los márgenes". 

La vicepresidenta coincide aquí con la líder de la CC, Elisa Carrió, en que el deterioro político y social puede generar una ruptura como la del 2001.

En un reportaje en 'La Nación', Carrió explicitó la inquietud que la une con Cristina: "La Argentina está inmensamente triste. Las personas mayores están como si les hubiera pasado un tractor por encima. Es terrible. En segundo lugar, hay bronca. Entonces, tristeza y bronca no son una buena combinación".

Volviendo al caso de las elecciones locales y constituyentes en Chile, vale recordar que la participación en la histórica elección apenas superó el 40% de los habilitados a sufragar. 

Y no es el único ejemplo: la crisis de representación se refleja también en Perú, donde dos candidatos percibidos como ubicados en los extremos del sistema disputarán la segunda vuelta tras una elección donde ninguna candidatura superó los 20 puntos; en Ecuador, el balotaje entre izquierda y derecha se topó con un 16,3% de votos activamente nulos, y asumirá un presidente con menos del 10% de legisladores propios, y Colombia ha enfrentado las mayores manifestaciones sociales en años. 

El clima no es el mejor, sobre todo, cuando las elecciones legislativas en la Argentina, están a la vuelta de la esquina. Por eso urge no subestimar el riesgo latente: otra vez, el de la antipolítica.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario