CLAVES

Educar y bancarizar: construyendo la nueva clase media

¿Cómo se construye una nueva clase media? La Argentina no lo consigue desde hace décadas cuando la movilidad social fue la gran promesa del peronismo y de la democracia. Brasil lo está intentando. La nueva clase media brasilera ya consume US$ 500.000 millones por año y equivale a Corea del Sur. Ese mercado nuevo es la gran contribución de Luiz Inácio Lula da Silva al proceso socioeconómico de su país, y la gran esperanza del mercado interno brasilero.

 

BRASILIA/RÍO (O Glob o). Brasilia y Río. Uno de los mayores activos económicos y sociales del país para el futuro próximo, la nueva clase media brasileña, es la gran apuesta del gobierno de Dilma Rousseff para el desarrollo en las próximas décadas. 
 
Los datos sin precedentes anticipados por la Secretaría de Asuntos Estratégicos (SAE) de la Presidencia de la República muestran que ese ejército de cerca de 120 millones de brasileños ya es el 17mo. mercado más grande del mundo, consumiendo más que Holanda y tanto como Corea del Sur. Eso será fundamental para que Brasil para afirmarse en la 5ta. posición entre las principales economías mundiales, según informó O Globo en el 1er. día de la serie "El Brasil que Queremos".
 
El estudio de la secretaría indica que esta camada de la población consume anualmente no menos de US$ 500.000 millones de US$ 1 billón consumido por el mercado brasileño de manera general. Esta es la principal explicación para el hecho de que todas las grandes empresas están invirtiendo fuertemente en investigación para saber qué quiere y qué consume esta franja de población que dominará en los próximos 20 años.
 
"Es el gran activo y legado del gobierno de Lula da Silva, ya que el gobierno y la sociedad han logrado tener una moneda. Tenemos que evitar que esta nueva clase media vuelva a la situación anterior y debemos crear condiciones para su consolidación", dijo el ministro de SAE, Wellington Moreira Franco.
 
Acceso bancario sigue siendo un problema
 
A partir de septiembre, la SAE dará a conocer un conjunto de documentos, genéricamente titulados "Voces de la clase media", con un perfil de ese estamento de la población, a partir de una investigación cuantitativa y cualitativa, inédita para Brasil, que se realizará con un seguimiento de los mismos 15 grupos de enfoque cada 6 meses. La idea es entender las necesidades de esas personas, para que no sólo permanezcan donde están, sino que sigan ascendiendo en términos socioeconómicos.
 
Para el secretario de Acciones Estratégicas de SAE, Ricardo Paes de Barros, el desafío para la nueva cara de Brasil es la educación, 3ra. etapa después de la estabilidad de la moneda en 1995 (que fue la 1ra. etapa) y del incremento de los ingresos que dieron lugar a la aparición de más de 40 millones de personas a la clase media (2da. etapa). Y la calidad es la clave para este avance, según dijo:
 
"Hoy en día, un joven brasileño recibe la misma educación que tuvo un chileno en los años '50. Inclusión y educación financiera también están en la lista de los temas estudiados por el gobierno en este momento para asegurar que la nueva clase media la mantención de su nuevo estatus social y económico. De acuerdo con SAE, el 50% del consumo de la clase media hoy es financiado y la mayor parte de estos fondos está fuera del banco. Los préstamos se realizan en el mercado minorista".
 
Estas personas utilizan poco otros servicios financieros y llevarlas al sistema bancario también se considera una de las claves para que Brasil comience a tener un sistema de ahorro importante. Según los expertos, son pocos los casos de brasileños de clase media que tienen el hábito del ahorro. Datos del Banco Central muestran que, entre 2007 y 2010, más personas de todas las clases comenzaron a tener un mayor acceso al sistema financiero. Sin embargo, todavía es un lujo de las clases A y B. En esa categoría, el 70% de las personas tienen cuentas corrientes, en comparación con el 52% de la clase C y sólo el 29% de la DE.
 
"El ahorro es la clave. Y espero estar mejor y ganar mucho dinero en los próximos 20 años para reunir fondos. Pero hay que saber cómo aplicar ese dinero. Por eso, estoy diversificando mis inversiones, aplicando en la Bolsa, por ejemplo", dijo William Ávila, de 22 años, hijo de una familia de clase media en Brasilia, que acaba de graduarse en Economía pero trabaja de ilusionista (mago).
 
Los otros medios de pago (tarjetas de crédito y débito, cheque, débito y vale de alimentos) son utilizados por el 23% de la población en general, pero tiene la preferencia del 45% de las clases A/B.
 
Vanessa Petrelli Correa, presidente del Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA), afirma que los bancos públicos tuvieron un papel importante en el crecimiento con el avance de la clase media. Ella cree que pocos economistas han medido con precisión esa contribución. Y para ella, este fenómeno continuará:
 
"Brasil debe vivir un largo período de tasas de interés históricamente bajas. El impacto de este nuevo nivel está siendo conocido, pero sin duda puede ser uno de los pilares para el crecimiento con inclusión social", dijo.
 
"La infraestructura en Brasil es ineficiente e inmunda. El transporte de cargas se realiza en camiones diesel. Eso es una oportunidad que es mucho mayor que los costos. Pero no hay planificación a largo plazo", advirtió Sergio Besserman, otro economista.
 
Complementario:
 
"Un país con una economía más sustentable, una población con ingresos de distribución más uniforme y una infraestructura capaz de soportar la exigencia que el país tiene potencial para desarrollar", dijo Otavio Azevedo, presidente de Andrade Gutiérrez.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario