CLAVES

Ir primero contra Macri o contra la Corte Suprema, es el dilema K

Con la excusa de "aliviarles" el trabajo, el kirchnerismo busca quitarle competencias a la Corte Suprema en una iniciativa propuesta en la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, donde circula también otro proyecto entendido por la oposición como una embestida política del kirchnerismo contra el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri. El dilema será la lucha interna por imponer prioridades.

Un proyecto de ley que presentó el diputado oficialista Jorge Yoma y que propone quitarle a la Corte Suprema de Justicia la competencia para entender en sentencias arbitrarias, es decir, en aquellos fallos que provienen de instancias inferiores y que fueron apelados ante la Corte por vicios en su formulación, provocó polémica en el Congreso.

Lo que propone el presidente de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados es asignarle esa competencia a un Tribunal Nacional de Casación por Arbitrariedad, por crearse. Y fundamentó su proyecto en la necesidad de aliviarle el trabajo a la Corte.

Pero el jefe del bloque radical de Diputados, el jurista Ricardo Gil Lavedra, rechazó la iniciativa al considerar que la definición sobre esas sentencias deben seguir en manos del máximo tribunal.

El proyecto dispone que la nueva instancia judicial -con sede en Córdoba- se abocaría a las sentencias arbitrarias emanadas no sólo de los tribunales inferiores federales, sino también nacionales, provinciales y de la ciudad autónoma de Buenos Aires.

El diputado oficialista fundamentó su propuesta en la necesidad de aliviarle el trabajo a la Corte Suprema, hoy saturada de causas que arribaron a su consideración por invocación de arbitrariedad.

Sin embargo, en el máximo tribunal la iniciativa fue recibida con cierto recelo; si bien no se la objeta desde el punto de vista técnico, fuentes del alto tribunal temen que este proyecto sea el puntapié inicial de una avanzada oficialista para socavarle poder a la Corte, admitieron fuentes del máximo tribunal.

"El Poder Ejecutivo no tiene interés en avanzar sobre la Corte", dijo una alta fuente del gabinete de Cristina Fernandez al diario 'La Nación', que caracterizó al proyecto de Yoma como una iniciativa de un diputado, no del Gobierno.

En ese mismo sentido, encumbrados miembros del oficialismo parlamentario adelantaron que si bien se dará tratamiento legislativo al proyecto del diputado Yoma "sólo llegará al recinto si la Casa Rosada así lo autoriza". "Todavía no se recibieron instrucciones al respecto", deslizaron.

Desde la oposición, el jurista y jefe del bloque de diputados de la UCR, Ricardo Gil Lavedra, se mostró crítico del proyecto. "Las sentencias arbitrarias son aquellas que no aparecen fundadas en la ley o carecen de requisitos constitucionales en su formulación. En el último tiempo, la Corte fue restringiendo progresivamente las causales para que este tipo de sentencias sean apeladas ante esa instancia máxima. Por eso creo que las sentencias arbitrarias que quedaron fuera de esas restricciones deberían seguir libradas al buen juicio y la prudencia de la Corte", sostuvo Gil Lavedra.

El diputado Yoma, sin embargo, está decidido a seguir adelante con su proyecto. Hoy reunirá a la comisión que preside y propondrá iniciar una ronda de consultas con funcionarios del Poder Ejecutivo, juristas y magistrados para abordar la cuestión.

El diputado Yoma pretende darle prioridad a esta iniciativa en su comisión. Sin embargo, sus compañeros de bloque tienen otros planes e insistirán en acelerar allí el tratamiento del proyecto de ley de la diputada Diana Conti para transferir al Banco Nación los depósitos judiciales que hoy se realizan en el Banco Ciudad.

Esta iniciativa, entendida por la oposición como una embestida política del kirchnerismo contra el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, líder de Pro, también es criticada por Yoma, quien se resiste a darle un "trámite exprés" como pretenden sus pares de bloque.

En la reunión de hoy, la Comisión de Justicia definirá cuáles serán sus prioridades de agenda. No se espera una discusión sencilla. "Vamos a tratar todos los temas, pero nada se aprobará a libro cerrado", desafió Yoma.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario