SOCIEDAD

#DEFRENTE

Trabado en Diputados y con gabinete dividido, lanzan campaña por la ley de etiquetado frontal

La Cámara de Diputados de la Nación todavía tiene pendiente la sanción del proyecto de ley de etiquetado frontal de alimentos, resistida por la industria azucarera y representantes de Tucumán. Pero el tema también divide aguas en el Gobierno nacional. Ante esto, la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) lanzó una campaña para que los legisladores aprueben “sin cambios ni más demoras”, el proyecto que implementa un etiquetado frontal en alimentos y bebidas con información sobre contenido de azúcares y grasas.

El martes 23/2, en el marco del período de sesiones extraordinarias del Congreso, la Cámara de Diputados intentó retomar el debate por el proyecto de etiquetado frontal de alimentos. Pero el oficialismo no logró el acuerdo con la oposición para extender el protocolo de sesiones remotas que permite también dictaminar a las comisiones, con lo cual todo quedó en una teleconferencia informativa a la espera del inicio del período ordinario.

Cabe recordar que la ley de etiquetado frontal ya tiene media sanción del Senado y obliga a las compañías alimenticias a informar los azúcares y grasas en una figura octogonal y visible al frente del producto.

En la Cámara alta se notó el rechazo de las senadoras de Tucumán y del sector azucarero.

Pero también se notaron diferencias en el gabinete nacional entre la cancillería (allí consideran que la norma choca con regulaciones del MERCOSUR) y los ministerios de Salud, Desarrollo Productivo y Agricultura.

Esas divisiones se volvieron a notar en Diputados cuando tomaron la palabra los especialistas invitados por las autoridades del plenario de comisiones.

Ante esta situación y mientras el Frente de Todos intenta dictaminar en los próximos días, la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) lanzó una campaña para que los legisladores aprueben “sin cambios ni más demoras”, el proyecto.

Para FIC Argentina, la iniciativa está basada “en los mejores estándares”.

“A pocos días del inicio de las Sesiones Ordinarias, FIC Argentina lanza la campaña #DeFrente para que la Cámara de Diputados de la Nación apruebe, sin cambios ni más demoras, el proyecto de ley que busca implementar un etiquetado frontal en alimentos y bebidas ”, anunció FIC a través de un comunicado.

“El proyecto, aprobado en octubre del 2020 en el Senado de la Nación, se basa en los mejores estándares: un sistema de advertencias con forma de octógonos negros y el sistema de perfil de nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ”, agregaron.

Y destacaron que “estos aspectos destacados del proyecto de ley cuentan con el respaldo de amplia evidencia científica libre de conflicto de interés, desarrollada tanto a nivel regional como nacional”.

A nivel local, FIC Argentina realizó una encuesta a más de 700 adultos de distinto nivel educativo donde se comparó el impacto en términos de percepción de saludable e intención de compra de tres sistemas de etiquetado frontal (advertencias, NutriScore y el semáforo) en distintos productos: galletitas dulces, yogurt bebible y queso untable.

El sistema de advertencias resultó el más efectivo para reducir la intención de compra. Asimismo, los productos que tenían este tipo de etiquetado eran percibidos como los menos saludables. Los resultados de este estudio son consecuentes con una investigación similar realizada por el Ministerio de Salud de la Nación”, concluyó FIC.

A su vez, el sistema de perfil de nutrientes de la OPS, incluido en el proyecto de ley, también cuenta con respaldo de la evidencia. Dos estudios independientes, uno desarrollado por el Ministerio de Salud de la Nación y otro por FIC Argentina, donde se evaluó el nivel de acuerdo de los distintos perfiles nutricionales implementados en la región con las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA), concluyeron que el perfil de la Organización Panamericana de la Salud es el más adecuado para ser considerado en una política de etiquetado frontal en Argentina por presentar el mayor nivel de acuerdo con las GAPA”, añadieron.

“La evidencia disponible es contundente y ya no hay motivos para continuar aplazando la aprobación de este proyecto en la Cámara de Diputados. El proyecto debe convertirse en ley para poder garantizar el derecho a la salud y el derecho a la información de la población”, declaró Leila Guarnieri, investigadora de FIC Argentina. “Contar con un etiquetado frontal de alimentos que informe a las y los consumidores, de forma clara y sencilla, sobre el contenido real de los alimentos y bebidas es una deuda pendiente en la Argentina”, puntualizaron.

El etiquetado frontal es central en la prevención del exceso de peso. A su vez, es una medida fundamental para promover un conjunto de políticas como los entornos escolares saludables, la restricción de marketing de alimentos de baja calidad, entre otras medidas tendientes a mejorar los entornos y prevenir el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades crónicas no transmisibles”, concluyeron.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario