Leído

CATAMARCA

La asfixió, la quemó en la parrilla, la descuartizó y tiró los restos

Lun, 02/03/2020 - 11:53am
Enviado en:
Por Urgente24

Un joven de 19 años mató a su novia de 24 y luego intentó ocultar el cuerpo quemándolo en una parrilla y desmembrándolo para luego esparcir los restos en la ruta y en un contenedor de basura. El asesino se terminó entregando a la Policía tras confesarle el crimen a su padre. La autopsia realizada a la mujer asesinada reveló que murió asfixiada con un trapo en la boca y no por las lesiones sufridas al supuestamente caer por una escalera, como había dicho el joven en un primer momento.

Contenido

La provincia de Catamarca está conmovida por el femicidio de Brenda Micaela Gordillo, a manos de su novio un joven de 19 años que se entregó a la Policía tras confesar el asesinato.

Gordillo, de 24 años, fue asfixiada y luego quemada en una parrilla y sus restos esparcidos a la vera de una ruta catamarqueña y en un contenedor de basura.

El hecho sucedió este domingo (1/3) entre las 4 y 8 de la mañana, en un departamento situado en la calle Ayacucho norte, frente a la Universidad Nacional de Catamarca, en la capital provincial, donde se encontraban Brenda Micaela Gordillo y su novio Naim Vera, hijo del  reconocido cirujano  Oscar Vera y la kinesióloga Marcela Menem.

De acuerdo al relato de los voceros, el joven se presentó junto a un abogado en la Brigada de Investigaciones de la capital provincial y confesó que había mantenido una violenta discusión con Gordillo, en medio de la cual ella murió al caer por unas escaleras.

Tras ello, dijo el joven, decidió deshacerse del cuerpo, lo quemó en una parrilla y, desmembrado por el fuego, esparció los restos en un contenedor de basura situado cerca de su casa y a la vera de la ruta provincial 4, a la altura de la quebrada del río "El Tala".

Acto seguido, le contó lo sucedido a su familia y en horas de la tarde se presentó junto a su abogado en la sede policial, donde quedó detenido a disposición del fiscal de turno Hugo Costilla.

El funcionario judicial dispuso entonces diversas diligencias, entre ellas la autopsia al cuerpo de la víctima, de la cual surgió este lunes (2/3) que la joven murió asfixiada con un trapo en la boca y no por las lesiones sufridas al supuestamente caer por la escalera.

Además, Brenda presentaba signos de haberse defendido ya que se encontraron restos de piel de Vera debajo de sus uñas.

Además, el estudio forense descartó que Gordillo estuviera embarazada, como se había informado en un primer momento.

El fiscal Costilla ordenó además un allanamiento a la casa de Vera en busca de evidencias y el traslado del sospechoso a un centro asistencial para que sea cometido a análisis de sangre con el fin de constatar si estaba bajo el efecto de las drogas.

En tanto, desde el colectivo Ni Una Menos de Catamarca se convocó a una marcha para pedir Justicia por Micaela, que se realizará a las 18 en la plaza 25 de Mayo, de la capital provincial.

Según el diario catamarqueño El Ancasti, tras matar a Gordillo, Naim envolvió el cuerpo en una frazada y prendió fuego en una parrilla.

Puso el cuerpo de la joven sobre ella y como no se habría consumido decidió desmembrarlo.

Lo separó, en una caja puso el torso y las partes superiores y en una canasta o bolsa habría colocado las partes inferiores que tiró en un contenedor ubicado en las inmediaciones de la cuadra del departamento.

Tras eso colocó la caja en la camioneta en la que se trasladó hacia ruta provincial Nº4. Llegó hasta el kilometro 11 y dejó la caja semienterrada en el lugar.

Alrededor de las 8.10 las cámaras del Puesto Caminero lo filmaron.

Fue detenido cuando regresaba. El personal policial le pidió los papeles y controló sus documentos. Según el testimonio del policía no se notó nada extraño en su accionar.

Así, regresó al departamento y alrededor de las 12 se presentó en la División Investigaciones en compañía de un amigo suyo, un abogado de apellido Bertorello. En las afueras en un auto habría estado su padre.

Ahora la justicia evaluaba si Naím Vera tuvo ayuda para intentar deshacerse del cuerpo de Brenda ya que en el teléfono celular del femicida hay actividad de llamadas y mensajes entre la noche del sábado y la hora que se entregó a la justicia.