ACTUALIDAD crisis > Gobierno > beneficios

MALAS COSTUMBRES

La crisis no toca a los amigos del poder, los beneficia

Mientras el país está sumergido en una crisis económica, social y política que preocupa, la llamada "casta política" resguarda a su círculo.

Desde que Alberto Fernández asumió como presidente, han sido más los errores que aciertos por parte del Gobierno, situación que hoy por hoy tiene al país sumergido en una profunda crisis de la que a simple vista y en un futuro cercano, parece que no va a salir.

Argentina registró en 2021 una inflación del 50,9% y el índice de pobreza es de 40.6%. La crisis sin duda golpea a la mayoría de los ciudadanos, que le piden a la dirigencia política soluciones concretas para que su calidad de vida mejore. Sin embargo, esto no ocurre y el panorama se torna cada vez peor.

Aún así, la crisis no golpea a todos de cerca, y aunque la mayoría de los argentinos hacen malabares para llegar a fin de mes, quienes están cerca del poder se resguardan de toda turbulencia, porque ser amigo o aliado de "la casta" en Argentina sale bien.

En ese sentido, el gobierno de Alberto Fernández ha demostrado a lo largo de su mandato que les encantan los privilegios, el trato vip, los lujos y los jugosos sueldos, pero además, han sabido meter en "la rosca" a sus amigos cercanos. Y aunque en último caso se trata del adiestrador de Dylan, esta administración tiene varios antecedentes sobre los beneficios que tienen los amigos del poder.

Para empezar, este Gobierno eliminó el decreto que impedía nombrar familiares como funcionarios, ya que dentro del oficialismo hay muchos familiares de funcionarios ejerciendo cargos públicos. Un claro ejemplo es el de Lisandro Bonelli, ex jefe de gabinete en el Ministerio de Salud y sobrino de Ginés González García, que tuvo que renunciar a su cargo cuando estalló el escándalo del vacunatorio VIP.

Como estos casos hay muchos más: cuando Felipe Solá era Canciller, tenía a su cuñado, Guillermo Justo Cháves como su mano derecha. También Francisco Cafiero, primo de Santiago Cafiero, quien en 2019 asumió en el Ministerio de Defensa, o Sergio Rossi, primo de Agustín Rossi, quien cuando era ministro de Defensa nombró a su familiar como secretario de Estrategia y Asuntos Militares.

Pero estos casos son solo algunos, ya que además de familiares, los amigos del poder también gozan beneficios que no tiene el ciudadano de a pie. Solo basta con recordar el escándalo de Olivos Gate, que generó indignación colectiva: mientras el Gobierno decretó cuarentena estricta y nadie podía salir de sus casas, la primera dama festejó su cumpleaños junto a 10 amigos en la Quinta de Olivos.

Y hablando de amigos, quien quedó envuelta en ese escándalo y tomó relevancia mediática fue Sofía Pacchi, quien era modelo pero que cuando asumió Alberto Fernández pasó a tener un cargo en el Estado como asesora de la primera dama.

Gracias a un pedido de acceso a la información pública realizado por TN, se corroboró que Sofía Pacchi se desempeñaba -al menos hasta el año pasado- como asesora de Fabiola Yañez en materia de comunicación, y según un bono de sueldo expedido en febrero del 2021 cobraba $77.308 pesos por mes, aunque con la actualización salarial del 10% que se efectivizó meses después, la modelo pasó a cobrar más de 85.000 pesos.

Sofía Pacchi tiene el cargo de asistente especializada en comunicación y protocolo, pero curiosamente solo cuenta con estudios secundarios. Sin embargo, es amiga de la primera dama desde hace años, lo que seguramente la hizo merecedora del cargo.

Otro escándalo que dejó claro los beneficios que tienen no solo los políticos y dirigentes, sino los cercanos a ellos, fue el del novio de la titular del PAMI, Luana Volnovich.

Se trata de Jorge Martín Rodríguez Alberti, quien es el segundo al mando del PAMI y viajó junto a Volnovich de vacaciones a una paradisíaca isla del Caribe en México.

A pesar de haber dejado al PAMI sin jefes a cargo, no hubo sanciones para Luana Volnovich ni su novio, quien además de ser novio de la funcionaria tiene una carrera dentro de La Cámpora y el kirchnerismo, por lo que se le considera uno de los tantos protegidos.

Pero eso no es todo: Luana Volnovich y sus familiares más cercanos se acercan a los $2 millones por mes en sueldos del Estado.

Así consta en los registros de la ANSeS, haciendo un seguimiento de los salarios mensuales de la titular de PAMI, de su novio, Martín Rodríguez, de su hermano, Guido Volnovich y de su ex pareja, Jorge Ariel Romero.

Ahora, el último nombramiento que llama la atención pero que reafirma el concepto y malas costumbres del Gobierno respecto a los beneficios que otorga a sus familiares y amigos, lo protagoniza el adiestrador de Dylan, el perro del Presidente.

En ese sentido, el Gobierno decidió nombrar como director dentro del Ministerio de Seguridad de la Nación de Ariel Zapata, quien es médico veterinario y adiestrador del perro presidencial.

En concreto, Zapata recibirá el cargo de Director de Planificación Operativa y Centro de Monitoreo de la Subsecretaría de Intervención Federal de la Secretaría de Seguridad y Política Criminal del Ministerio de Seguridad de la Nación, un cargo considerado de Nivel A dentro del escalafón estatal. Su jefe directo será Aníbal Fernández.

La designación tendrá lugar de manera temporal, por el plazo de seis meses y percibirá un sueldo de $279.649,32, mientras que un argentino promedio no percibe un sueldo mayor a los $50 mil.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario