Leído

ENCUESTA

Una sociedad que se suicida: 63% de los chicos toman alcohol en sus casas sin control parental

Jue, 17/10/2019 - 1:52pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Según la “Encuesta sobre consumo de alcohol en niños, niñas y adolescentes” elaborada por el Observatorio de adicciones y consumos problemáticos de la Defensoría de la Provincia de Buenos Aires, los adolescentes consumen más alcohol en ámbitos privados como el hogar o la casa de amigos que en ámbitos públicos en una relación de: público 37% y privado 63%. La Defensoría alertó que “siendo un hecho que la mayor parte del consumo de alcohol se produce en ámbitos privados, llama la atención que no exista un control y responsabilidad parental que impida dicho consumo”. Además, el trabajo determinó que en los jóvenes de 12 a 18 años “la intoxicación por consumo excesivo de alcohol es buscada”.

"Al alcanzar los 18 años de edad, casi la totalidad de los jóvenes escolarizados han consumido alguna vez en la vida alcohol (98,5%)"
Contenido

Alarmantes conclusiones de la encuesta realizada por el Observatorio de adicciones y consumos problemáticos de la Defensoría de la Provincia de Buenos Aires acerca del consumo de alcohol entre los menores de 12 y 18 años.

La encuesta se realizó en la Ciudad de La Plata y el Gran La Plata en julio pasado sobre un universo de “niños, niñas y jóvenes de 12 a 18 años. Escolarizados, de nivel secundario, que cursan sus estudios en establecimientos educativos, públicos y privados, en la Ciudad de La Plata”.

Según la Defensoría, el objetivo principal del estudio fue “estimar el nivel de consumo de alcohol en niños, niñas y adolescentes estudiantes de nivel secundario de la Ciudad de La Plata, estimando la prevalencia de consumo y el consumo problemático, a los efectos de diseñar y evaluar políticas públicas de prevención, promoción y asistencia de consumo de alcohol”

Entre los principales resultados del extenso estudio al que tuvo acceso Urgente24, la Defensoría determinó los siguientes:

* Al alcanzar los 18 años de edad, casi la totalidad de los jóvenes escolarizados han consumido alguna vez en la vida alcohol (98,5%);

▪ La mayor parte de los adolescentes escolarizados (8 de cada 10) han consumido bebidas alcohólicas durante el último año;

▪ Más de la mitad de los adolescentes escolarizados

(55,8%) han consumido bebidas alcohólicas el último mes;

▪ El consumo de alcohol no presenta mayores diferencias de género, consumen alcohol en igual proporción tanto mujeres como hombres;

▪ El 89% de los adolescentes iniciaron su consumo

entre los 12 – 15 años de edad, el 20,2% tuvo su primera experiencia de consumo de alcohol a los 12 años;

▪ El 11,4% de los adolescentes manifiestan consumir alcohol durante la semana, se ignora que efecto especifico produce este consumo de alcohol en su rendimiento escolar, pero podemos presumir que lo afecta negativamente;

▪ El 25,5% de los adolescentes declaran que el consumo lo realizan el fin de semana;

▪ El 22,4% de los adolescentes, 1 de cada 5, manifiestan consumir 5 o más tragos en una misma ocasión, este volumen los ubica dentro del patrón de consumo denominado “Binge Drinking” o “Consumo Episódico Excesivo de Alcohol” el cual implica siempre una intoxicación por consumo de alcohol. La buena noticia es que el patrón de consumo registrado presenta una prevalencia menor al registrado a nivel nacional en el año 2014 el cual fue de 65% contra los 22,4 registrados en la Ciudad de La Plata en 2019;

La intoxicación por consumo excesivo de alcohol es buscada, no se manifiesta como subproducto secundario no intencional de un consumo social de alcohol. Los adolescentes presentan una recurrencia en esta conducta, por lo tanto conocen las consecuencias de ese nivel de consumo, no se intoxican por error sino que buscan deliberadamente experimentar los efectos que produce el consumo abusivo en sus organismos.

▪ En la conducta de consumo episódico excesivo de alcohol las mujeres presentan una leve mayoría, ya que significaron el 57% de los casos y los hombres el 43%.

▪ El 45,7% de los adolescentes piensa que el consumo de alcohol es menos peligroso que el consumo de drogas ilegales como marihuana o cocaína;

Existe facilidad de acceso al alcohol, 3 de cada 10 adolescentes declaran comprar ellos mismos las bebidas alcohólicas que consumen en comercios y kioscos sin que los comerciantes restrinjan la venta de alcohol a menores de edad pese a que existe expresa prohibición legal de hacerlo, lo cual es público y notorio.

Pese a ello comerciantes inescrupulosos le venden alcohol a menores a plena luz del día. Esta conducta, ilegal e ilegítima, solo puede explicarse por la falta de controles y sanciones ejemplificadoras. Similar conducta ilegal e ilegítima se reproduce en los boliches en donde 2 de cada 10 adolescentes manifiestan tener acceso a consumiciones gratuitas de alcohol.

▪ El 77,8% de los adolescentes manifiesta haber recibido información sobre los peligros para la salud que generan el consumo de alcohol y drogas ilegales. Pero persisten un 22,2% que manifiesta no haber recibido información al respecto. Teniendo en cuenta que la población en estudio se trata de personas escolarizadas llama la atención que exista esta falta de información en 2 de cada 10 adolescentes cuando la prevención de las adicciones es uno de los objetivos establecidos en las leyes de educación nacional y provincial.

▪ Los adolescentes consumen más alcohol en ámbitos privados (hogar o casa de amigos) que en ámbitos públicos (bares, boliches, esquina, plaza, club, etc.) en una relación de: publico 37% / privado 63%. Siendo un hecho que la mayor parte del consumo de alcohol se produce en ámbitos privados, llama la atención que no exista un control y responsabilidad parental que impida dicho consumo.

▪ Un 8% de los adolescentes manifestó sentir preocupación por su nivel de consumo de alcohol, mientras que un 8,8% declaro haber sentido alguna vez un deseo muy fuerte de consumir alcohol. Es necesario implementar mecanismos sociosanitarios proactivos dirigidos a satisfacer esta demanda y prevenir el agravamiento del cuadro.

▪ El 36,3% de la muestra manifestó que consumía bebidas alcohólicas porque “le gusta su sabor”. Una hipótesis de trabajo que explica esta respuesta sería el uso de energizantes mezclados con el alcohol que enmascaran el sabor fuerte del mismo y facilitan su ingesta.

El 45,1% de los adolescentes consume bebidas energizantes mezcladas con alcohol. En el caso de los jóvenes de 18 o más años de edad este porcentaje trepa al 93%.

▪ El 93% de los adolescentes adquiere las bebidas energizantes en supermercados y kioscos, dado que

se trata de productos de venta libre, y el 6,6% declara que compra las bebidas energizantes en boliches, lo cual infringe el artículo 5° de la Ley Provincial N° 14.050, hecho que requeriría de un mayor control de las autoridades y de sanciones ejemplificadoras para los comerciantes inescrupulosos que ejecutan la conducta citada.

▪ Dada el rol que desempeñan las bebidas energetizantes como facilitadoras del consumo de alcohol, hecho demostrado en gran número de estudios, el Estado debería regular y eventualmente restringir su comercialización y acceso como una medida que colabore con la morigeración del consumo abusivo de alcohol.

▪ Los adolescentes en una proporción de 1 cada 2, conocen a personas que presentan problemas por el consumo de alcohol los cuales son en un 52% familiares, en un 30% amigos y en un 18% vecinos. Es decir, el fenómeno social del consumo problemático de alcohol está muy presente en los barrios e invade la vida de los adolescentes como una cuestión social irresuelta.

▪ El 54,4% de los adolescentes manifestó que en caso de tener problemas por su consumo de alcohol

acudiría a sus padres en busca de ayuda. Esta alta

proporción nos está indicando que la familia nuclear es un gran aliado en la lucha contra las adicciones. También surge la necesidad de informar debidamente a las familias sobre los efectos en la salud y sociales del consumo problemático de alcohol, para que puedan contener a sus hijos, y además, la necesidad de establecer canales confiables y conocidos para que los padres acompañen a sus hijos hacia el sistema de tención sociosanitaria especifico vinculado con la prevención y atención de las adicciones.

▪ El resultado final arroja que el 46,8% de la muestra presenta indicios de consumo problemático de sustancias psicoactivas.

ENCUESTA SOBRE CONSUMO DE ALCOHOL EN NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES by Urgente24 on Scribd