Amia (parte 2): Irán y Siria

(...) Tras varios años de guerra civil en el Líbano, y en territorios libaneses bajo el control y responsabilidad de Siria, vimos como se fue estableciendo el Hezbollah como organización, bajo el auspicio del sistema clerical de Irán y con la ayuda directa de contingentes del Pasdaran iraní (...)"

VI- La Revolución Islámica Iraní; su exportación; la posición asumida frente a los procesos de paz árabe-israelíes; y la persecución de personas contrarias al regimen.

No es intención del presente ítem efectuar un pormenorizado análisis de la Revolución Islámica Iraní que tuvo lugar a fines de la década de 1970, y que dio lugar al derrocamiento de la monarquía Pahlevi. Pretender abarcar en su totalidad este interesante fenómeno social y político-religioso, llevaría a analizar aspectos que excederían el marco de este pronunciamiento, que por otra parte son de fácil consulta en la abundante bibliografía existente.

Por tal motivo, en forma sucinta se expondrán los aspectos esenciales de la misma, que servirán para realizar una mejor comprensión de los hechos bajo estudio en este resolutorio.

Para que una revolución tenga lugar deben confluir una serie de hechos y ciruncunstancias que la hagan propicia, encontrándose en un lugar privilegiado el descontento y frustración de la gran mayoría de la población para con sus gobernantes o sus sistemas de gobierno. En este sentido, bien nos ilustra Gilles KEPEL en su libro "La Revancha de Dios" (Anaya y Mario Muchnik, Madrid, 1991, Págs. 50/52), en cuanto sostiene que "...La situación político-económica del Irán del sha presentaba, en primer lugar, carácterísticas únicas y paradójicas. La fabulosa riqueza acumulada gracias al petróleo había permitido dotar a un país muy poblado de infraestructuras de todo orden con un amplio apoyo financiero... las univerdidades iraníes de antes de 1979 no eran aparcamientos pasajeros para los desempleados del mañana... pudieron formarse élites capacitadas... Obstáculos estructurales, no obstante, impidieron a esas élites bien formadas desempeñar el papel que habría correspondido a sus capacidades y aspiraciones. La pesada losa de la dictadura, acompañada de una represión salvaje, prohibía toda libertad de expresión, y el monopolio de la renta petrolera y sus beneficios por parte de los negociantes de la corte imperial frustraba considerablemente a los jóvenes diplomados mantenidos al margen. Por lo demás, atraídas por la riqueza, ingentes masas rurales habían recalado en las periferias urbanas... En términos ideológicos, la doctrina shií considera que quien ejerza el poder carecerá de legitimidad hasta el advenimiento del Imán oculto, el Mehdi...y a quienes los shiíes deben obediencia aunque, por razones de comodidad, puedan hacer al gobernante de turno concesiones pasajeras y formales que el clero, si lo desea, se abstendrá de denunciar. La ilegitimidad fundamental del detentor del poder proporcionó a Jomeini una invalorable base doctrinaria para llamar a luchar contra el régimen del sha. El detonante de la revolución iraní fue la alianza entre una parte del clero influida por Jomeini y las élites islamistas frustradas en su ascenso social y formadas en un sistema educativo de excelente nivel. Esta alianza se puso a la cabeza de un movimiento cuya tropa serían los "desheradados" de las abarrotadas periferias, galvanizados por unos mulahs que dieron su aval a la revolución..."

Menciona KEPEL en su otro libro "La Yihad: Expansión y declive del islamismo (Círculo de Lectores, II edición, Barcelona, 2001), que ya en el año 1971 "...el ayatollah Jomeini, desde su exhilio en la ciudad santa chiíta de Nadjaf, en Irak, había recopilado en un volumen titulado 'Hacia un gobierno islámico' una serie de conferencias que contenían la esencia de las disposiciones que tomó la república islámica a partir de 1979. Esta obra, que pasó casi desapercibida en el momento de su publicación, en aquella época supuso una revolución intelectual sin equivalente entre los musulmanes...: un clérigo chiíta de rango elevado retomaba unas ideas elaboradas por intelectuales islamistas de formación moderna y les proporcionaba el aval de un doctor de la ley... Jomeini abogaba por una estrategia de ruptura con el régimen establecido. Fue capaz de movilizar redes de seguidores y discípulos, algo que no consiguieron los intelectuales con una formación moderna. Esta fue una de las causas del éxito de la revolución islámica en Irán... El genio político del ayatollah consistió en hacer suyas las aspiraciones de los jóvenes militantes, lo que le permitió ampliar su influencia entre las clases medias urbanas y modernas e instruidas, sin lo cual éstas habrían mostrado una actitud reticente respecto a una personalidad que consideraban demasiado tradicional e incluso retrógada..."

"....Nacido en 1902... Jomeini, a partir de 1962, encabezó una facción minoritaria del alto clero chiíta que, contrariamente a la actitud quietista de la mayoría de los clérigos, manifestó su disidencia respecto de la dinastía de los Palevi. Hasta aquel momento se había dedicado a la enseñanza en Qom, una de las ciudades santas del chiismo, manteniéndose al margen de los disturbios políticos y entregado a escribir tratados doctrinales de carácter conservador. Tomó entonces posición contra los proyectos...del sah, cuyo programa, además de una reforma agraria que perjudicaba al clero, un gran terrateniente, preveía conceder el derecho de voto a las mujeres, la prestación del juramento de los diputados sobre un libro santo que no tenía que ser necesariamente el Corán, y más tarde un referendum que apoyara éstas medidas. Las declaraciones de Jomeini que criticaban sobre todo estos últimos puntos, galvanizaron a los oponentes; éstos convirtieron la conmemoración del martirio de Hussein, en junio de 1963, en una manifestación contra el poder. Al año siguiente, denunció violentamente la inmunidad jurídica que el sah había concedido a los consejeros militares américanos en Irán, acusándole de haber vendido el país por unos dólares, tras lo cual fue deportado. Tuvo que establecerse en...Nadjaf...hasta octubre de 1978, momento en que se trasladó a Neauphle-le-Chateau, en la región parisina antes de su regreso triunfal a Teherán el I de febrero de 1979..."

"...Hasta 1970, su oposición al sah se expresó sobre todo en el ámbito moral y propiamente religioso, sin ningún mensaje revolucionario que implicara un llamamiento para derrocar el régimen en nombre del Islam..."

Agrega Keppel que, "...La fusión entre jóvenes intelectuales islamistas y clérigos revolucionarios (bajo la dirección de estos últimos) hizo nacer una ideología de movilización: sus consignas aglutinaron a los bazaris y a las capas populares en la espera común del advenimiento de la República islámica y de la aplicación de la shari'a , sin que se expresaran las representaciones tan diversas que proyectaban en ellas sus respectivos intereses de clase. La dinámica de esta alianza entre la burguesía piadosa y la juventud urbana pobre bajo la égida de Jomeini, arrastró a las clases medias urbanas laicas que, incapaces de afirmar su identidad cultural, tuvieron que aceptar el discurso islamista dominante para poder ocupar un espacio en el barco de la revolución"

"...El carácter único de la revolución iraní residió en su capacidad de aglutinar a clases sociales diferentes, incluso antagónicas, para conseguir la conquista del poder, y en convertir el discurso político islamista en el instumento por excelencia de esta movilización, en detrimento de cualquier ideología que compitiera con él. Las diferencias sociales sólo aparecieron después del derrocamiento del antiguo régimen; los antiguos aliados fueron destruidos uno tras otro por el grupo que resultó vencedor: la burguesía piadosa..."

Otro aspecto importante que debe considerarse es el papel desempeñado por las Fuerzas Armadas iraníes, consideradas en ese entonces como una de las más poderosas del Golfo Pérsico, ya que fueron inteligentemente absorvidas por KHOMEINI para el logro de sus fines revolucionarios.

"...Las fuerzas armadas se encontraban en la cumbre de su poder y por todos los medios eran capaces de eliminar cualquier amenaza al Shah, si él les daba instrucciones para hacerlo. En efecto, "se consideraba como el menos probable de todos los escenarios aquel en el que las fuerzas militares del Shah bien entrenadas y con complejos equipamientos, no lograrían en la décimo primera hora salvar a la monarquía o al menos estar en la vanguardia de su reemplazo". Pero la revolución iraní triunfó no solo a pesar de las fuerzas armadas, sino debido a ellas. Más específicamente, el régimen de Khomeini fraguó con ventura la revolución iraní a pesar de las fuerzas militares y luego las incorporó a su régimen. Una vez que hizo esto, utilizó las fuerzas militares como su brazo coercitivo para consolidar su poder eliminando cualquier tipo de competencia potencial (minorías étnicas, grupos de oposición política y minorías religiosas) y se estableció como poder supremo dentro de Irán...Una vez que asumió el poder, Khomeini incorporó a las fuerzas armadas, que garantizaron que contaba con los medios para ejercer el poder en primer lugar y posteriormente para consolidarlo. Durante el proceso, el gobierno de Khomeini dejó intacta la infraestructura básica de las fuerzas armadas a la vez que eliminó a los monárquicos de los rangos más altos. Tras reemplazar a los monárquicos con oficiales "ideológicamente puros", utilizó a las fuerzas armadas como su herramienta principal para consolidar el poder sobre los demás elementos de la sociedad. Fue durante esta etapa que se introdujo el Pasdaran, o la Guardia Revolucionaria como un brazo de la República Islámica. Una posterior "depuración ideológica" garantizó la lealtad de las fuerzas militares al nuevo gobierno. De este modo, la revolución iraní fue exitosa, no solo a pesar de las fuerzas armadas sino debido a ellas..." (Mark Roberts en "La Incorporación de las Fuerzas Militares por parte de Khomeini", Institute for National Strategic Studies, McNair Paper 48, National Defense University, obrante a fs. 4.760/787 y traducido a fs. 5.293/339 del Legajo n° 263).

Asimismo, es de destacar otra circunstancia que desde un primer momento formó parte de la prédica revolucionaria de KHOMEINI, y es el rechazo a toda influencia occidental, primordialmente estadounidense. Hasan TURABI en el artículo "La recuperación del Islam", que luce en la selección de textos de la edición española de la obra "Genealogía del Islamismo" de Olivier Roy (Biblioteca del Islam Contemporaneo, Ed. Bellaterra 2000, Barcelona 1996, Pags. 137/142), también nos ilustra al respecto: "...En Irán la presión occidental era muy fuerte. El Sha identificaba sus intereses a los de Estados Unidos. Impuso la forma de vida occidental, consumista, banal, alcohólica, en una medida desconocida prácticamente en el mundo musulmán. La revolución iraní del ayatollah Jomeini y sus partidarios se centró desde un primer momento en esta grave situación, considerando a los Estados Unidos como el responsable último de todos esos problemas...".

Baste recordar la toma con rehenes de la Embajada Estadounidense en Teherán, ocurrida el 4 de noviembre de 1979 y que se extendió por 444 días, para comprender el significado de lo antes expuesto.

Así, y una vez establecido el triunfo de la Revolución del Ayatollah KHOMEINI en el año 1979, con la República Islámica de Irán se instauró un sistema de seguimiento a un líder o guía espiritual, legitimado para interpretar el Corán y se estableció un estado político religioso con miras a la constitución de un Estado Islámico universal, para lograr la instalación de la ley islámica en el mundo con el precepto de luchar contra las injusticias del imperialismo y del colonialismo.

"...En el plano ideológico, la primera tarea del régimen de Khomeiny en el marco de la constitución no fue otro que el de violar los derechos elementales del hombre y de exportar el integrismo con el pretexto de 'preparar la via para la continuación de la revolución en el interior y en el exterior del país, especialmente en el marco del desarrollo de las relaciones internacionales con otros movimientos islámicos y populares'; siendo el objetivo favorecer 'la emergencia de una nación universal y única..." (v. el informe del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán, aportado por el testigo Zakeri KOUCHAKSAREE, titulado "Iran: los fundamentos jurídicos y la estructura del régimen de los mollahs", traducido al castellano a fs. 637/62 del Legajo nro. 209).

Las principales características de dicho modelo se basaron en un gobierno fuertemente centralizado con "religión de Estado", una población altamente militarizada como consecuencia de los posteriores años de guerra con Irak , un aparato de desinformación y adoctrinamiento con estricto control de los ciudadanos, restricción de libertad de expresión y pensamiento, y medios de comunicación masivos en manos del Estado.

Se instauró también una política exterior paralela a través de los cuadros de organización religiosa, y una oficial a cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Irán se abocó básicamente al entrenamiento militar y a todos los aspectos de apoyo logístico a movimientos tales como Hamas, la Jihad Islámica Palestina o el Hezbollah; los que comenzaron a tener injerencia en Teherán.

Yves BONNET, quien presidió la "Direction de la Surveillance du Territoire" (DST, contra-espionaje francés) desde noviembre de 1982 a julio de 1985 y en 1995 fue diputado por el partido UDF de la Manche (Asamblea Nacional de la República de Francia), en su libro "La traición de los Ayatollhas o causa contra el integrismo" (Ed. Jean Picollec, 1995), cuya traducción obra a fs. 377/515 del Legajo 209, menciona que "...Según la doctrina de los dirigentes de Teherán, el mundo se divide entre el Dar-ol-Selamrb (el territorio de Islam o de la Paz) y el Dar-ol-Harb (el territorio de la Guerra). En tierra de Islam existe un eje principal, un poder central y único que debe imponerse al resto de los países musulmanes. En la terminología religiosa, este país central es considerado como Om-ol-Ghora (la Madre de las Patrias) del mundo musulmán. Los intereses de ese mundo pueden ser defendidos contra el Dar-ol-Harb por todos los medios, incluso el terrorismo y el chantaje. En Teherán, y para los constitucionalistas religiosos, la materialización de la "Madre de las Patrias" del Islam no es otra cosa que la Revolución Islámica. Es un sistema que se emparenta con el modelo de los Califatos que no reconocían ni fronteras, ni normas internacionales, y solo se referían a las leyes divinas, siendo interpretadas las mismas por los detentadores del poder en el sentido de los intereses del Estado... En la concepción de los mollahs, la Madre Patria significa que Irán está en el centro de todos los movimientos integristas islámicos en el mundo. Todos los musulmanes están al servicio de los objetivos de este poder que se considera como tutor del conjunto del mundo musulmán... De la afirmación de Irán como potencia dominante, incluso dirigente, del Islam, Rafsandjani ha dado por otra parte la misma versión declarando, según el Wall Street Journal del 18 de marzo de 1992: "Irán es la base del nuevo movimiento del mundo musulmán... Las miradas del mundo musulmán se dirigen hacia nosotros." (vide fs. 388 y 389/90 del Legajo nro. 209).

El hijo del Ayatollah Ruhollah KHOMEINI, Ahmad KHOMEINI, fallecido el 13 de marzo de 1995, precisaba que "La Revolución Islámica de Irán ha despertado a todos los países islámicos. No debemos en ningún caso renunciar a la exportación de la Revolución ni a la formación de los núcleos de resistencia en el seno de las organizaciones revolucionarias islámicas. El Islam no conoce frontera y, para la instauración de los poderes islámicos y de las leyes divinas, no conocemos ninguna tregua. El objetivo de la República Islámica y de sus responsables no es otro que la instauración del poder mundial del Islam... Los métodos y los comportamientos políticos pueden variar, pero el objetivo no es abandonado por ningún musulman revolucionario de la linea del Iman" (vide fs. 404/405 del Legajo nro. 209). -

El autor del libro citado agrega: "...Hay que tener en cuenta el hecho de que esta política llamada 'de exportación de la revolución' es una política elaborada. Para hacerla triunfar los dirigentes hacen uso de todos sus medios, diplomáticos, culturales, terroristas, de propaganda e incluso militares, que están a su disposición..." (v. fs. 405, Legajo nro. 209).

La teoría de la exportación de la Revolución Islámica como principio fundamental de la República Islámica de Irán, quedó plasmada en el preámbulo de la Constitución iraní en cuanto sostiene: "...la Constitución suministra las bases necesarias para asegurar la continuación de la revolución en el interior del país como en el exterior. En especial, en el desarrollo de las relaciones internacionales, la Constitución tratará de preparar con otros movimientos islámicos y populares el camino para la creación de una sola comunidad mundial... y asegurar la continuación de la lucha para la liberación de todos los pueblos desposeídos y oprimidos en el mundo..." (v. fs. 803 del Legajo nro. 209).

Uno de esos movimientos islámicos que Irán promovió y financió fue el Hezbollah del Líbano, que funcionó "...como un importante conducto para Irán en sus esfuerzos por expandir el mensaje universalista del Ayatollah Khomeini, a través de barreras étnicas, linguísticas y sectarias, en términos de diseminar las ideas políticas y educar al pueblo árabe en la ideología islámica..." (v. Magnus Ranstorp, ob. cit., fs. 3759, Legajo 263).

El Islam radical, tanto en Irán como en el movimiento pro-iraní Hezbollah, ve a los Estados Unidos de América -al que denominan el Gran Satán- y a Israel -el Pequeño Satán- y sus aliados, como sus enemigos, rechazando la cultura occidental.

Siempre situándonos en la época en que ocurrió el atentado bajo estudio, la postura del gobierno iraní frente a los pactos de paz alcanzados puede calificarse como de "oposición combativa".

El líder espiritual de Irán, Alí KHAMENEI, tres días después del acuerdo entre ARAFAT y RABIN en la Casa Blanca (septiembre de 1993), dirigió un mensaje -que se emitió por la televisión iraní en presencia de la guardia revolucionaria- a través del cual exhortó al mundo islámico a lanzar un contraataque al pacto firmado por Israel y la O.L.P., instando a la continuación de la lucha contra el estado hebreo. Fustigó al jefe de la organización, ARAFAT, con duros conceptos, desconociéndolo como representante de la Nación Palestina. Por otra parte KHAMENEI afirmó que Palestina debe ser restituida incondicionalmente a los palestinos.

La estrategia de Irán se orientó a afirmar su liderazgo sobre la oposición islámica a Israel, para lo cual a su acción diplomática agregó la continuación de su apoyo a la acción terrorista de grupos y organizaciones integristas, como así también a la resistencia del Hezbollah en el Líbano, y del Hamas en Gaza y Cisjordania.

Sobre este aspecto se explaya Yves Bonnet, en su libro antes citado, al hablar del proceso de paz Palestino-Israelí y el papel jugado por Irán en su intención de interrumpir el mismo, a través de la existencia y las conductas de grupos sostenidos por ese país.

Concretamente, dicho autor menciona que "...Los mollahs de Teherán no tienen interés en ver desaparecer un tal "marcado" foco de tensión en el Medio Oriente. Ellos han fomentado los conflictos en esta región y hay que acordarse de que el problema palestino ha constituido uno de los pilares de la propaganda de Khomeiny que se ha servido de ello para tocar a las masas árabes. De hecho, y luego de la común pertenencia al Islam, esta cuestión ha sido el vínculo principal entre el khomeinismo y el mundo árabe. No hay que olvidar que para justificar la propagación de la guerra con Irak, Khomeiny había lanzado el slogan "Liberemos a Jersualem vía Kerbala" (en Irak)" (vide fs. 398 del Legajo nro. 209).

Refiere también, que "...Sin duda hoy, a esta justificación constante del mantenimiento de una solidaridad árabe-persa, conviene agregar otra razón, interior esta vez. Aquella que explica la oposición histérica de Teherán a la paz, reside en el temor de verse transformar en el próximo polo de atención de la comunidad internacional. 'Si el problema palestino se soluciona para siempre –declara Khamenei-, los Estados Unidos se consagrarán a la tarea principal, luchar contra los movimientos islámicos ' ...Mohsen Rézaï, comandante en jefe del cuerpo de los pasdarans estimaba que "si perdemos hoy el bastión de Palestina, entonces todos los otros caerán" (diario Djomhouri bIslami, Teherán, 22 de octubre de 1991). Es con esta idea que el discurso de Rafsandjani en la "Conferencia de apoyo a la revolución islámica Palestina" que se llevaba a cabo en Teherán en octubre de 1991 (al mismo tiempo que la conferencia de paz en Madrid) adquiere todo su sentido: "Hoy, nada reviste a nuestros ojos tanta importancia como el problema de Palestina... Es central y debe ser nuestra principal preocupación" (diario Djomhouri Islami, Teherán, 20 de octubre de 1991). Como responsable ejecutivo de la República Islámica, agregó: "declaro que estamos listos para enviar soldados" (diario Keyhan, Therán, 20 de octubre de 1991). Poco tiempo después, Khamenei afirmaría que "El pueblo palestino no tiene más que una sola salida, la lucha violenta, con sacrificios tanto en el interior como en el exterior de los territorios ocupados. Es un combate islámico al cual todos los musulmanes deben contribuir" (Reuter, 27 de marzo de 1992)..." (vide fs. 398/400 del Legajo nro. 209)

Respecto de las relaciones de Irán con grupos extremistas, para la oposición al proceso de paz, Yves Bonnet relata que "...Desde 1991, las autoridades iraníes han desarrollado con paciencia y éxito sus relaciones con los grupos integristas y extremistas palestinos y controlan cada vez más el Hamas y el Djihad Islámico. Los contactos con los mollahs y el Hamas se han multiplicado en Jordania y en Europa con un apoyo financiero y logístico, particularmente por la entrega de armas. Un informe confidencial iraní en marzo de 1995 revela que para Teherán "nuestro objetivo es ocupar la atención de Israel para impedirles cercarnos e implantarse por toda la región como en Azerbaïdjan, en Oman o en la India. Cuanto más absorbido por su territorio esté Israel, menos podrá consagrarse al exterior. Es por ello que el Hezbollah en el norte y el Hamas en el interior de los territorios ocupados lo atormentan. Esto nos beneficia. Es una victoria, puesto que Irán puede así respirar y consolidar sus bases. Nuestra colaboración con Hamas suscita una fuerte presión sobre Israel. De esta forma frente a la violencia con la que nos amenaza Israel y las intimidaciones de boicot económico que nos lanza el lobby pro-israel en los Estados Unidos, Irán dispone de un serio triunfo en el interior mismo de Israel..." (vide fs. 400/401 del Legajo nro. 209).

Agrega también que "...Yasser Arafat mismo ha declarado que una conspiración que tenía como meta hacer fracasar el proceso de paz se tramaba en Irán. En noviembre de 1994, había mencionado ese "complot iraní" advirtiendo contra la amenaza de inestabilidad que debatían los mollahs contra la autoridad palestina en Gaza y Cisjordania..." (vide fs. 492 del Legajo nro. 209).

Respecto a los atentados en Buenos Aires, dicho autor sostiene que "...Los esfuerzos de Irán para neutralizar a Israel no se limitan al territorio del Estado Hebreo ni a los territorios ocupados. Las explosiones mortales de la Embajada de Israel el 17 de marzo de 1992 y del centro de ayuda mutual israelita el 18 de julio de 1994 en Argentina que han causado la muerte de 150 personas, también los atentados contra instituciones israelitas en Londres en julio de 1994, han sido directamente atribuidos a Irán por Israel. Los recientes datos recogidos efectivamente sobre estos actos de terrorismo muestran que estas operaciones extremadamente bien dirigidas solo han podido realizarse con los medios de un Estado... La diplomacia americana denuncia claramente la mano de Teherán detrás de los atentados, como lo ha hecho, muy recientemente en ocasión del viaje a Jordania de Medeleine Albright, embajadora de los Estados Unidos en la O.N.U.: "Irán amenaza el régimen y el proceso de paz de Cercano Oriente" (A.F.P., 2 de mayo de 1995)..." (v. fs. 402/403, Legajo nro. 209).

Asimismo, y en otro orden de cosas, Irán desplegó una persecución de personas contrarias al régimen imperante, lo que se ve sostenido claramente por el asesinato de disidentes. En la ponencia presentada por Steven EMERSON el 1ro. de agosto de 1994 ante la Cámara de Representantes de los E.E.U.U., hace referencia a que de acuerdo a cifras compiladas por servicios de inteligencia europeos, Irán ha sido responsable de la matanza o daño físico de más de cien disidentes iraníes y personas consideradas "enemigas" (v. fs. 2.036 y ss., causa 1156).

A modo de ejemplo, podemos citar los siguientes casos:

a) en julio de 1980, en Washington DC, Estados Unidos de Norteamérica, fue asesinado Alí Akbar TABTABAI, diplomático iraní exiliado.

b) en julio de 1989 el asesinato de Abdol Rahman QASSEMLOU, lider del Partido Democrático Kurdistan de Irán y sus compañeros en Viena, Austria;

c) el 24 de abril de 1990 fue asesinado en Suiza Kassem RADJAVI, hermano del lider del movimiento Mujahedin, y vocero del grupo ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas con sede en Ginebra, aparte de haber sido embajador de Irán en ese país;

d) el 6 de agosto de 1991 fue asesinado en París el ex primer ministro de Irán, Chapour BAKHTIAR, y su secretario;

e) en junio de 1992, el secuestro y asesinato de Alí Akbar GHORBANI, miembro del Mojahedin, en Estambul, Turquía;

f) el 17 de septiembre de 1992 ocurrió el homicidio múltiple en el bar "Mykonos" de Berlin, donde fueron asesinados miembros de varios movimientos opositores iraníes;

g) en marzo de 1993 en Roma, el asesinato del Presidente de la Sección Italiana del Consejo Nacional de Resistencia de Irán, Muhammad Hussain NAGHDI.

h) en junio de 1993 el asesinato de Mohammad Hassan ARBAB, un miembro del Mojahedin, en Karachi, Pakistán.

i) en mayo de 1996 en Creteil, cerca de París, Francia, fue asesinado el ex Ministro iraní Reza MAZLOUMAN, refugiado político desde 1982.

Sobre los casos "BAKHTIAR", "MYKONOS" y "RADJAVI", de los que se ha recopilado información de las autoridades encargadas de su investigación, volveremos más tarde, exponiendo mayores detalles. La importancia de tales casos radica fundamentalmente en los logros obtenidos por los investigadores, al determinar claramente la participación en las acciones terroristas de elementos pertenecientes o vinculados al régimen iraní o al Hezbollah libanés.

* Estructura terrorista inserta en el régimen iraní.

Luego de ocurrida la Revolución Islámica en el año 1979, miembros radicalizados del régimen iraní buscaron expandir los postulados de ese movimiento revolucionario hacia distintos países del globo. Para ello, hicieron uso de todos sus medios económicos, diplomáticos, culturales y de propaganda, incluída la ejecución de actos terroristas y el apoyo a grupos o movimientos integristas o afines que hicieron uso de este recurso.

Incluso la bibliografía y especialistas en la materia, considera la ejecución de actos terroristas como un arma más de la política exterior impulsada por elementos radicalizados del régimen.

Testimonios de relevancia como los de Abolghasem MESBAHI, Zakeri KOUCHAKSAREE, Abolghassan BANI SADR o Manoucher GANJI, los dichos de expertos como Bruce HOFFMAN o Ariel MERARI y el análisis de casos ocurridos en el exterior -v.gr. caso "Mykonos"-, indican el modo como operaría la estructura terrorista mencionada ya sea en lo que respecta a motivaciones, decisiones y forma de implementación de un atentado terrorista.

En ese sentido, el "Diagrama del Sistema de Funcionamiento de las Acciones Terroristas de Irán en el Exterior" aportado por Manoucher GANJI, y otros testimonios, indican que las actividades terroristas y el resto de las actividades clandestinas, tales como la eliminación de los opositores al régimen en el exterior, estarían bajo la dirección del líder espiritual ("Velayat Faqiyah"). Más aún, la decisión de llevar adelante la ejecución de un acto terrorista sería tomada por el Comité de Asuntos Especiales (Comité Omure Vijeh).

Este Comité, a la época de los hechos, habría sido el único habilitado para decidir sobre asuntos de gran importancia, los cuales superaban la competencia de las distintas áreas y que por su relevancia, no podrían ser comentados en la institución oficial del "Consejo Nacional de Seguridad" -en el mismo sentido ver traducción de la sentencia del denominado caso "Mykonos"- .

Esto regiría, en especial y conforme fuera expuesto por la justicia alemana al dictar sentencia en ese expediente, para los casos de matanza de opositores del régimen en el exterior. Sin embargo, se extendería este proceder a la ejecución de atentados terroristas en el exterior, como el que se investiga.

Dicho Comité de Asuntos Especiales se habría formado como producto de la "soberanía de los Hombres de Leyes", su organización y composición no estarían reglamentadas legalmente y no formaría parte de la Constitución iraní. De hecho, se ubica por sobre el Gobierno y el Parlamento -v. traducción de la sentencia del denominado caso "Mykonos y del testimonio prestado por el testigo Abolghasem MESBAHI en el curso de ese expediente-.

Habrían sido sus miembros, al año 1994: el Presidente de Estado, el Ministro de Inteligencia y Seguridad, así como representantes del aparato de seguridad y demás organizaciones, y finalmente el "Líder Espiritual" -v. declaración de MESBAHI de Abril de 1998 ante las autoridades alemanas-.

El líder Revolucionario sería quien daría la orden secreta o fatwa para la eliminación de personas o el desarrollo de operaciones similares a la que dio origen a este sumario. Su orden posibilitaría que el accionar desplegado por quienes se encuentren a cargo de la operación no tuviere una implicancia jurídica o religiosa -v. traducción de la sentencia aludida, testimonio de Abolghasem MESBAHI y Abolhassan BANI SADR.

La comisión de las operaciones terroristas sería regularmente asignada al Ministerio de Inteligencia y Seguridad de Irán, quien se encargaría de coordinar todos los organismos o elementos necesarios para la instrumentación de la operación y a su vez encomendaría a un denominado jefe de grupo la verdadera ejecución del atentado.

Entonces este Comité ocuparía un lugar central en la iniciativa, planificación y ejecución de las actividades terroristas en el exterior, y quienes lo integran serían pues los responsables de la coordinación entre los distintos ministerios en todo lo concerniente a la planificación y ejecución de actividades operativas.

Para arribar a esta decisión los miembros del Comité de Asuntos Especiales, por lo general, cumplirían los siguientes pasos: 1) análisis y elección del blanco, el que se ofrecería al comité y éste, después de confirmar el plan general, ordenaría que se prepare el plan principal; 2) un análisis de la VEVAK sobre las posibilidades de éxito; 3) finalmente un análisis en el seno del Comité en donde se analizaría el plan del atentado con la presencia de sus miembros fijos, confirmando la operación.

Resultaría entonces que el Ministerio de Inteligencia y Seguridad de Irán -MOIS- del cual depende la VEVAK, cumpliría una labor trascendente en la implementación de las decisiones del comité. Al año 1994, el responsable de ese Ministerio era Alí FALLAHIJAN.

Conforme surge del análisis de los casos "Chapor BAKHTIAR", "Reza MAZLOUMAN" y "Mykonos", del testimonio de los testigos MESBAHI, BANI SADR, GANJI o KOUCHAKSAREE y de la lectura de bibliografía publicada por expertos como Roland JAQUARD, entre otros, el Ministerio de Inteligencia y Seguridad de Irán se encuentra directamente involucrado en el apoyo a los movimientos islámicos integristas afines al régimen iraní a los que, a través de las organizaciones culturales iraníes o en forma directa, les proporcionaría un apoyo clandestino que posibilitaría la ejecución de acciones terroristas. Esta última tarea se realizaría en cooperación con elementos de la denominada "Fuerza al Qods" del Cuerpo de Guardias de la Revolución (Pasdaran), responsable de las operaciones terroristas en el exterior.

Al mismo tiempo, se valdría del apoyo de otros organismos para estatales, no gubernamentales y gubernamentales, incluídos ministerios como el de Asuntos Exteriores, lo cual facilita cobertura diplomática -v. declaración de los testigos Ali Reza Ahmadi, Hamid Reza Eshagi, Manouchehr Ganji y Zakeri Kouchaksaree que obran en el Legajo nro. 209; documentación aportada por el experto Roland Jaquard cuya traducción obra a fs. 928/955 del Legajo nro. 209, entre otras probanzas-.

De los casos "Mykonos", "Chapor BAKHTIAR", "Reza MAZLOUMAN", se desprende que agentes desplegados por la VEVAK en Alemania, Francia, Suiza y otros países del continente Europeo, han cumplido un importante papel en el control de los opositores en el exterior de Irán, ya sea mediante infiltraciones o asesinatos. De hecho, todos los movimientos opositores estarían vigilados en función de su activismo político en contra de la República Islámica.

VII- El Hezbollah

* Aspectos generales

Esta organización libanesa que agrupa a la comunidad chiíta, fue creada en la década de 1980 a instancias de los sectores revolucionarios iraníes. Resulta el primer ejemplo de la exportación de la revolución islámica iraní y se la reconoce oficialmente en 1982, uniendo bajo su bandera una constelación de grupos, asociaciones y círculos intelectuales, y profesando una ideología fundamentalista e integrista de orientación pro-iraní.

Fundamentalista, porque su precepto es netamente religioso, que se traduce en respetar el Corán desde el punto de vista chiíta y de acuerdo a la modernización de su tradición implantada a partir de KHOMEINI. Sus fines políticos son lograr la constitución de un Estado islámico universal, a través de una metodología de integración voluntaria o compulsiva; la expulsión de Israel y de toda ocupación extranjera en la región; y la liberación de Jerusalem.

Según el experto en Hezbollah Magnus RANSTORP (v. "Hizb'Allah en el Líbano...", Legajo nro. 263, Causa nro. 1156), para encontrar los orígenes del movimiento debemos trasladarnos a la década de 1960, cuando en el Sur de Irak tuvieron lugar las actividades de religiosos shiítas, especialmente en la ciudad de Najaf. Allí "...jóvenes shiítas provenientes de Irán, Irak, Líbano y otros países árabes fueron educados e influenciados por las teorías islámicas radicales de prominentes clérigos shiítas de Irak e Irán..."

Fue en Najaf donde Ruhollah KHOMEINI pasó catorce años en el exilio y creó su propia rama islámica shiíta, para luego llevar a la realidad su visión islámica a través de la revolución iraní de 1979, que sirvió como fuente de inspiración y guía para la comunidad shiíta del Líbano y la mayoría de los movimientos islámicos contemporáneos en todo Medio Oriente.

Menciona el autor que, "...aparte de una extensa campaña de represión antireligiosa contra los clérigos shiítas y las instituciones en Irak, el régimen Ba'th siguió una política que llevó a que los clérigos extranjeros fueran masivamente deportados... Otros clérigos, educados en Najaf, fueron removidos por la fuerza o por su seguridad volvieron al Líbano donde formaron una organización melliza de la iraquí al-Da'wa al-Islamiyya, el partido libanés al-Da'wa. Este partido, con la guía espiritual del Jeque Muhammad Hussein Fadlallah, pasó más tarde a ser un importante componente en el establecimiento del movimiento Hizb'allah en 1982. Por lo tanto, es esencial comprender que el origen Najaf de la mayor parte de los líderes del Hizb'allah, tanto como la actividad del al-Da'wa al-Islamiyya, anterior a la creación del Hizb'allah, constituyen el origen de la base ideológica revolucionaria y de la evolución organizativa del movimiento del Líbano, como también la influencia de la estrecha amistad entre los clérigos del Hizb'allah y los miembros de la organización clerical de Irán...".

Agrega que los orígenes del establecimiento del Hezbollah también pueden atribuirse a otros factores. Uno, la exclusión social y económica de la comunidad shiíta del Líbano, lo que redundó en la aparición del Hezbollah como fuerza política y militar; a ello hay que sumarle la invasión israelí en el sudeste del Líbano en 1978 (con pérdida de vidas shiítas, lo que reforzó la imagen de Israel como enemigo del Islam), más la aparición del estado islámico shiíta en Irán en 1979, tras la revolución encabezada por el Ayatollah KHOMEINI.
Ya a partir de la invasión israelí al Líbano de 1982 se dio una colaboración directa de Irán a través del empleo de un contingente iraní del Cuerpo de Guardias Revolucionarios (IRCG o Pasdaran) en el valle de Bekaa, apareciendo el Hezbollah como una organización compuesta por una coalición de movimientos radicales bajo el liderazgo de un pequeño grupo selecto de clérigos educados en Najaf. La participación del contingente iraní, dice RANSTORP, "...fue la culminación de los primeros esfuerzos de Irán, fuertemente bloqueados por Siria, para obtener una limitada capacidad de lucha contra Israel en el Líbano".

Describe el autor citado que la fundación del Hezbollah "...ocurrió en tres fases y el movimiento dividió sus operaciones en tres zonas principales: Biq'a, Beirut y el sur..."

La primera fase contempla el ingreso del contingente Pasdaran iraní por Bekaa (o Biq'a), tornando la guerra en el Líbano en una guerra religiosa (guerra santa) contra Israel. El apoyo fue militar y no militar, ya que incluyó clérigos comprometidos en el adoctrinamiento religioso de las enseñanzas religioso-políticas del Ayatollah KHOMEINI, reclutamiento, fondos para otorgar a la comunidad shiíta para bienestar social y servicios financieros. Identificados como fundadores del Hezbollah están Sayyid Abbas al-MUSAWI y el Jeque Suhbi al-TUFAYLI, considerados líderes espirituales en Baalbek.

La segunda fase se da con la expansión del Hezbollah en Beirut, siendo una de sus principales figuras el Jeque Hassan NASRALLAH, miembro de al-Da'wa. La ayuda provino del Pasdaran iraní que se trasladó también a Beirut, y del apoyo logístico y económico brindado por los representantes diplomáticos de Irán a través de las embajadas de Irán en Beirut y Damasco. En el año 1983, en Beirut tuvieron lugar los ataques suicidas contra contingentes de los Estados Unidos y Francia de la Fuerza Multinacional (MNF), donde murieron casi trescientas personas, con el nombre de guerra al-Amal al-Islami. El posterior abandono de los Estados Unidos y Francia del Líbano fue considerado la mayor victoria del Hezbollah.

La tercera fase que describe el experto Magnus RANSTORP tiene lugar en el sudeste del Líbano, donde se desafió la presencia de Israel a través de operativos de mártires propios. Aquí también quedó en claro la ayuda iraní, y se dieron logros como el retiro de Israel de la zona en el año 1985. Apareció un ala nueva militar del Hezbollah denominada Resistencia Islámica (al-Muqawama al-Islamiyya) -v. ob. cit., fs. 3741/749 del Legajo nro. 263, Causa nro. 1156-.

Para el establecimiento de un estado islámico, el Hezbollah utilizó como táctica el hostigamiento directo o indirecto contra blancos enemigos, entendiendo por tales a aquellos que expresaban una ideología capitalista, comunista, sionista o todo aquello que pudiera constituirse como opositor del Islam.

Proponiendo inicialmente un programa "simple" -la instalación de una república islámica en el Líbano- el Hezbollah pudo asentar considerablemente su posición en el citado país y se transformó en un mecanismo esencial de la difusión de los ideales khomeinistas a través del mundo.

El Hezbollah demostró poseer una infraestructura de alcance mundial, operando en lugares tan distantes como la Triple Frontera en América del Sur, Canadá o Suecia. A modo de ejemplo, es en éste último país donde se constató en el año 1993 que había organizado dos grupos en las ciudades de Malmö y Trollhättan. En 1994 se comprobó que los mismos constituían una amenaza para la seguridad sueca, lo que en definitiva determinó la expulsión al Líbano de los líderes de dichos grupos, llamados ALI BERJAOUI, FAISAL ATTAR y ALI REDA ABDALLAH -v. respuesta brindada por las autoridades suecas al exhorto librado por este Juzgado, de fs. 88/9, con traducción a fs. 113/14 del Legajo 284, causa 1156-.

Con relación al uso de la violencia para alcanzar sus fines, desde su aparición oficial en 1982, el Hezbollah se convirtió en una de las organizaciones más radicales con respecto a Occidente, multiplicando las operaciones espectaculares y alcanzando una gran cantidad de objetivos.

En sus inicios, el teatro de operaciones de brazos armados del Hezbollah se limitó al Líbano; luego a Europa Occidental, sur de Asia y seguidamente se constató que facciones vinculadas a este movimiento alcanzaron otro teatro alternativo, como América Latina (v.gr. responsabilidad atribuída por la Corte Suprema de Justicia de la Nación a la Jihad Islámica, como brazo armado del Hezbollah, por el atentado contra la Embajada de Israel en Buenos Aires).

El número considerable de atentados donde se sospecha o se ha podido comprobar la responsabilidad de elementos pertenecientes a organizaciones extremistas fundamentalistas islámicas y la multiplicidad de reivindicaciones relativas a los mismos, son factores perturbadores para la comprensión de la estructura de un aparato terrorista de estas características. Ello encuentra justificación, ya que se pretende evitar presiones y represalias de carácter internacional.

Así se justifican actos terroristas, entre otros, en nombre de la "Jihad Islamica", "Oprimidos de la Tierra", "Organizacion de la Justicia Revolucionaria", "Comite de Solidaridad a los Prisioneros Politicos Arabes", "Moujahidines para la Libertad", y, como viéramos antes, otro de los nombres utilizados sería "Ansarallah".

Varios son los ataques atribuidos al Hezbollah que se pueden mencionar -desde los comienzos de esta agrupación-, que denotan un modus operandi similar, utilizando un camión cargado con explosivos y en algunas ocasiones un conductor suicida:

a) contra los Cuarteles Militares israelíes de Tiro, Líbano el 11 de noviembre de 1982.

b) contra la Embajada de los Estados Unidos en Beirut, Líbano, el 18 de abril de 1983.

c) contra el Cuartel General de los Marines de Estados Unidos en el Líbano, ocurrido el día 23 de octubre de 1983.

d) contra el contingente francés de la MNF en Beirut, Líbano, el 23 de octubre de 1983.

e) contra dos escuelas usadas como guarniciones policiales israelíes en Tiro, Líbano, el día 2 de noviembre de 1983.

f) contra una unidad francesa de la Legión Extranjera en el barrio Khandak el Ghanik, en el Líbano, el 17 de noviembre de 1983.

g) contra siete objetivos en Kuwait el 12 de diciembre de 1983:
contra la Embajada de los Estados Unidos;
contra la Embajada de Francia;
contra el conglomerado de la Raytheon Corporation;
contra los cuarteles de la Raytheon Corporation;
contra la torre de control del aeropuerto de Kuwait;
contra el Ministerio de Electricidad;
contra una refinería de petróleo.

h) contra la Embajada de los Estados Unidos en Beirut el 20 de septiembre de 1984.

i) contra tropas israelíes en Metulla, Líbano, el 10 de marzo de 1985.

j) contra el Emir de Kuwait, Sheik Jaber Al Ahmad Al Sabah, el 25 de mayo de 1985.

k) contra la Embajada de Israel en Buenos Aires, el día 17 de marzo de 1992.

l) el intento contra la Embajada de Israel en Bangkok, Tailandia, el 11 de marzo de 1994. Sobre estos dos últimos casos volveremos más adelante.

Sin embargo, sin entrar a analizar si se trata de un movimiento terrorista o de resistencia contra la ocupación ilegítima del Líbano por parte de Israel y frente a la presencia extranjero-occidental en el territorio de aquel estado, resulta pertinente dejar en claro las distancias existentes entre lo que era el Hezbollah antes y después del llamado Acuerdo Ta’if, a raíz del cual se advierte claramente la inserción de esta agrupación en la arena política del Líbano, obteniendo una amplia base de movimiento político y social materializada en su participación en elecciones.

Luego de muchos años de guerra civil, ocupación israelí y presencia militar extranjera, la celebración del Acuerdo Ta’if o Documento de Reconciliación Nacional, en 1989, y su aplicación en 1990-1991, marcó el fin de la guerra interna, estableciendo la extensión de la autoridad del estado libanés sobre todo su territorio reconocido por la comunidad internacional. Provocó también el desarme de los ejércitos civiles y la realización de reformas dentro del sistema confesionalista para alcanzar un estado de equilibrio.

Declaró que habrían de tomarse todos los recaudos para liberar al territorio libanés de la ocupación israelí en el sur del país, basándose en una resolución de las Naciones Unidas, la resolución 425, que establece el retiro incondicional de Israel de territorio libanés.

Respecto al Hezbollah, al sostener que no se trataba de "un ejército de civiles" sino una "resistencia" contra la ocupación israelí, se le permitió mantener su presencia armada en el sur del país, dirigida exclusivamente contra los israelíes que ocupan la franja de seguridad del sur del Líbano.

Asimismo, el acuerdo trajo aparejado estabilidad interna y mayor seguridad. Sentó las bases para impulsar reformas constitucionales y la distribución de las bancas en el parlamento pasó a ser un tema de equilibrio: tanto cristianos como musulmanes recibieron el cincuenta por ciento de las bancas cada uno, a diferencia de la proporción de seis a cinco que anteriormente beneficiaba a los cristianos.

Por último, reconoció también las relaciones "fraternales" entre Siria y el Líbano, y la necesidad de lograr una colaboración más estrecha entre ambos Estados, lo que se materializó con la firma del "Tratado de la Hermandad sirio-libanes" en mayo de 1991.

Por otra parte, la aplicación del Acuerdo de Ta’if supuso para el Hezbollah un cese de fuego con el grupo islámico AMAL, con el que mantenía enfrentamientos armados desde hacia tiempo.

Con relación a la decisión de participar de las elecciones parlamentarias, ello provocó diferencias entre los miembros con opiniones intransigentes dentro del movimiento, que se oponían por cuanto, según su criterio, se alejaban de la meta interislámica de establecer una República Islámica en el Líbano. A pesar de estas opiniones, el Hezbollah apoyó el acuerdo por cuanto consideraba que el mismo era un acuerdo temporario y produjo logros positivos como: el fin de la guerra civil; reformas para eliminar la dominación por parte de los cristianos maronitas; el establecimiento de la necesidad de finalizar la ocupación israelí del Sur; y posibilitó que el movimiento se establezca como una fuerza política, militar y social legitimamente reconocida en el escenario libanés (v. Mediterranean Politics, Volumen 3, Nro.1 -1998-, páginas 103-134, Londres, cuya traducción luce a fs. 2972/3014, del Legajo nro. 263).

* Relación Hezbollah-Irán-Siria

Al año 1982, para Irán el Líbano representaba el lugar ideal para exportar la Revolución Islámica, teniendo en cuenta la anarquía de la guerra civil que sumía a ese país, exacerbada por la continuada ocupación de Israel, la crisis económica que golpeaba muy fuerte a la comunidad chiíta libanesa y los lazos históricos y personales que existían entre el sistema clerical iraní y los clérigos shiítas del Líbano (conforme Magnus Ranstorp, ob. cit., fs. 3743 del Legajo nro. 263, Causa nro. 1156).

La situación de anarquía que vivía el Líbano dio a Irán un foro para extender su influencia a otras áreas de la política regional, mientras que abría el camino al Hezbollah para establecer un estado islámico en el Líbano. Por su parte el Hezbollah cumplió un papel fundamental para Irán, ya que fue el traductor, conductor y más estricto exportador de la revolución, extendiendo el mensaje revolucionario a la masa del mundo árabe (v. ob. cit., fs. 3843vta. del Legajo nro. 263).

Es en este contexto en el que Irán expandió su posición dentro de la comunidad chiíta libanesa, proyectando con éxito su política exterior de exportación de la Revolución, y utilizando al Hezbollah para tal cometido, al que le proporcionó adoctrinamiento ideológico y militar y persuasión material, enviando cuantiosos e inmediatos fondos para la ejecución sostenida de campañas y el mantenimiento de sus estructuras de organización, todo lo cual visualizó Irán con la presencia de contingentes de Guardias de la Revolución Iraní –Pasdaran- en el Líbano (conforme Magnus Ranstorp, ob. cit., fs. 3755 del Legajo nro. 263).

El apoyo iraní se ve claramente reflejado, a modo de ejemplo, en el reportaje realizado a Hassan NASRALLAH -Secretario General del Hezbollah-, que luce a fojas 24.417 de la causa 1156 y fuera publicado por la Revista "Al-Wasat" del día 11 de Marzo del año 1.996, en el cual aquel manifestó que "...en cuanto a nuestros hermanos en Irán, nos hemos comunicado con ellos y demostraron su disposición y dieron su apoyo y este es un asunto que no ocultamos, y no hay necesidad de negar que nosotros conseguimos apoyo financiero y político de Irán...".

Otro reportaje que resulta de interés es el realizado en Beirut por el Diario Clarin al Jeque Sohby TUFAYLI del Hezbollah, publicado en la segunda sección de la edición del 28 de agosto de 1994. Allí refiere que "...en lo que se refiere a nuestras relaciones con Irán, ambos creemos en el Islam. Por eso nuestras relaciones son estrechas. Si creemos en el Islam, estamos obligados a ayudar a los menos pudientes o a los pobres. Por eso es un deber de Irán ayudar a Hezbollah. Tenemos demasiados problemas, ya sea por las agresiones israelíes o en el interior del país. Irán está ayudando a Hezbollah en lo que se refiere a servicios, construcción de sus hospitales, en las familias de los mártires y en las operaciones en el sur... La mayoría de las ayudas iraníes son para las operaciones anti-israelíes y también para financiar las reconstrucciones después de las agresiones israelíes. Nos dan dinero..."

El Tribunal Regional Superior de Berlín en la causa criminal seguida contra "Youssef Amin y otros por homicidio y complicidad para la comisión de homicidio" (sentencia Mykonos), sostuvo que el Hezbollah puede ser considerado ampliamente como una extensión de la política exterior iraní, puesto que fue creado a instancias de Irán y básicamente fue financiado, provisto de tropas y armamentos y entrenado por él. Éste, a su vez, lo utilizó no sólo para extender la Revolución Islámica al Líbano, sino para combatir a los opositores al régimen islámico –conforme página 34 de la traducción de la sentencia arriba indicada, reservada en Secretaría- y a aquellos estados que disputan con Irán.

Corresponde también traer a colación las conclusiones a las que arribó el orientalista profesor STEINBACH en relación al vínculo que existe entre Irán y la organización en cuestión, por cuanto afirmó que el Hezbollah depende ideológica, financiera y militarmente del Irán y trabaja para el Irán como herramienta para la difusión del bien ideológico de la Revolución Islámica y la lucha contra los opositores del régimen (conforme páginas 318/319 de la traducción de la sentencia arriba aludida).

Que lo señalado precedentemente es referido también por el experto Ariel MERARI , quien sostuvo a fojas 36.719/23 de la causa S.143 del registro de la Secretaría Especial de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (causa seguida por el atentado contra la Embajada de Israel en Buenos Aires en 1992, cuya copia obra reservada en Secretaría), que el Hezbollah ve a Irán como la fuente de autoridad política e ideológica. Logísticamente depende absolutamente de él por cuanto lo financia con aproximadamente entre 50 y más de 100 millones de dólares por año, proveyéndolo, también de armas y explosivos; dijo además, que desde el año 1.982 miembros de la denominada Guardia de la Revolución –Pasdaran- se estacionaron en el Líbano con el objeto de brindarles a los miembros de dicha organización entrenamiento militar mientras que, en algunos casos, algunos integrantes de dicha organización viajaron hacia Irán en donde fueron sometidos a entrenamientos especiales. Que los principales ataques terroristas realizados o atribuidos al Hezbollah se llevaron a cabo con la autorización de Irán y en algunos casos, a solicitud de éste; destacando, en este sentido, que en la Asamblea Consultiva del Hezbollah hay un miembro iraní permanente.
En cuanto a la vinculación entre el organismo de decisión del Hezbollah y autoridades iraníes también hizo alusión el experto Magnus RANSTORP, expresando que "...La República Islámica de Irán, también estaba representada en el Majlis al-Shura por uno o dos militares iraníes y representantes diplomáticos del Pasdaran o de las embajadas de Irán en Beirut o Damasco. La presencia de los funcionarios iraníes en el Majlis al-Shura subraya la estrecha cooperación y supervisión de actividades entre Irán y el Hizb'allah..." (v. "Hizb'allah en el Líbano...", fs. 3752/vta. del legajo nro. 263).

Sobre el vínculo entre la organización aludida y el Estado iraní se explayaron también las personas que a continuación mencionaré, a cuyas apreciaciones en honor a la brevedad me remito: Manouchehr GANJI (v. fs. 63/9 del Legajo nro. 352, causa 1156); Kenneth TIMMERMAN (v. fs. 76/80 legajo citado); Hadi ROSHANRAVANI (v. fs. 113/22, traducida a fs. 129/36 del Legajo nro. 209, causa 1156); el testigo Abolghasem MESBAHI (ver declaraciones obrantes en el Legajo nro. 204, causa 1156); el Testigo de Identidad Protegida Letra "A" (v. declaraciones obrantes en el Legajo correspondiente a dicho testigo); el ex Embajador argentino en Irán Norberto Augusto Pedro AUGE (v. fs. 104.342/350 de la causa nro. 1156); el ex Embajador argentino en el Líbano Juan Angel FARALDO (v. fs. 104.445/470 de la causa nro. 1156); y el ex Embajador argentino en Israel José Maria Valentin OTEGUI (v. fs. 104.538/544 de la causa nro. 1156) .

Por otro lado tenemos el papel de Siria en su relación con el Hezbollah y con Irán, que no puede dejar de tenerse presente al realizar un análisis de la cuestión.

Nuevamente resulta conveniente citar el estudio realizado por Magnus RANSTORP, donde se ocupa del tema en profundidad. Menciona que "...las relaciones sirio-iraníes estuvieron marcadas por animosidad en el periodo pre-revolucionario... las hostilidades entre el régimen sirio de Ba'ath y el Sha de Irán se basaban fundamentalmente en la estrecha relación de Irán con Israel, proclamado por Siria como archi-enemigo, en el contexto del conflicto árabe-israelí, y las relaciones amistosas del Sha con los gobiernos árabes pro-occidentales hostiles a Siria. Por lo tanto, era natural que Siria cultivara lazos con los emergentes movimientos de oposición shiíta liderados por el Ayatollah Khomeini... la Revolución Islámica de Irán, en 1979, dio a Siria la oportunidad ideal para reponerse de los desequilibrios de sus relaciones inter-árabes, rejuvenecer el campo repudiado en el conflicto árabe-israelí y asegurar lazos más estrechos e influencia continua en la comunidad shiíta del Líbano..." (v. ob. cit., fs. 3793vta./794, Legajo nro. 263).

Que "...la relación entre Irán y Siria no puede considerarse monolítica, sino marcada por momentos de cooperación y fricción, proyectados en la arena del Líbano. Si bien Irán y Siria encontraron algunos puntos en común para la cooperación operativa contra enemigos comunes, especialmente contra Irak e Israel, la alianza iraní-siria también ha estado marcada por diferencias irreconciliables en sus intereses y aspiraciones sobre el futuro del Líbano. No obstante la ambición siria de lograr la hegemonía local en los asuntos del Líbano se opone a la visión ideológica de Irán y el Hizb'allah de una República Islámica del Líbano, toda concesión en su relación se opone a las contrarias ideologías políticas de los dos regímenes. A pesar que la naturaleza inter-islámica, más allá de lo nacional, del régimen de Irán es intrínsecamente incompatible con el inter-arabismo secular con orientación socialista expuesto por el líder político Alawite de Siria, el nexo iraní-sirio es un matrimonio por conveniencia contra enemigos comunes, en una atmósfera de crisis y aislamiento político en Medio Oriente..." (v. ob. cit., fs. 3793, Legajo nro. 263).

Tras varios años de guerra civil en el Líbano, y en territorios libaneses bajo el control y responsabilidad de Siria, vimos como se fue estableciendo el Hezbollah como organización, bajo el auspicio del sistema clerical de Irán y con la ayuda directa de contingentes del Pasdaran iraní.

Si bien el Hezbollah representaba el único real desafío a los intentos sirios de resucitar el difunto sistema político del Líbano, se le permitió actuar fundamentalmente en las tres áreas anteriormente detalladas (Bekaa, Beirut y sur del Líbano), a raíz de un acuerdo arribado entre Siria e Irán, y debido a la amenaza que representaba Israel. Siria no solo asistió a la actuación del Hezbollah como movimiento de resistencia, ya que permitió su expansión y actuación en áreas bajo su control, sino que apoyó activamente acciones terroristas concretas, como las llevadas a cabo por el Hezbollah contra los cuarteles de los Estados Unidos y Francia (v. ob. cit., fs. 3757).

Agrega RANSTORP que "...Como consecuencia del retiro de los Estados Unidos e Israel del Líbano, la cooperación operativa de Irán y Siria contra los enemigos comunes, a través del Hizb’allah como su apoderado, continuó con el secuestro de ciudadanos extranjeros, con el fin de influenciar la política Occidental en el Líbano y como forma de explotar el tema de sus propias agendas de política exterior en el contexto regional... la decisión de iniciar el secuestro de rehenes se basó fundamentalmente en los cálculos e intereses de la política exterior de Irán, la que en la mayoría de los casos coincidía con la del Hizb’allah. Así, Irán y el Hizb’allah fueron capaces no solo de quitar los obstáculos políticos y militares para la creación del estado islámico en el Líbano, sino también de usar el tema de los rehenes contra los enemigos comunes para una gran cantidad de propósitos políticos. A pesar de que la toma de rehenes del Hizb’allah y su militancia contra objetivos occidentales fue motivada por la propia agenda del movimiento en el Líbano, Irán usó los rehenes extranjeros como instrumento útil para conseguir concesiones políticas, militares y financieras del mundo Occidental."

En similar sentido opina Gilles Kepel en la obra antes citada "La Yihad. Expansión y declive del islamismo", al sostener que "...el Hezbollah se involucró, a través de grupúsculos que servían de pantalla en los secuestros a gran escala a partir del verano de 1982, pero por sobre todo entre 1984 y 1988, de originarios de países a los que Teherán quería presionar. Algunos secuestros tuvieron un carácter crapuloso o estuvieron ligados a retos locales, pero la mayoría obedecían a una lógica en la que el partido no era más que el subcontratista de iniciativas iraníes. Esto explica el hecho de que "oficialmente" no asumiera nunca los actos perpetrados por los grupos de nombres variados que firmaban los comunicados (el resaltado me pertenece) pidiendo rescates, haciendo chantaje con la ejecución de los rehenes, o anunciando las "ejecuciones"... Estos secuestros constituyeron la forma exacerbada, aunque fuera dando un rodeo, del enfrentamiento entre la República islámica y sus enemigos a mediados de los años ochenta. Esto permitió a Teherán aflojar las tenazas de la guerra iraquí y de la hostilidad de los Estados árabes y occidentales, que fueron así advertidos de que cualquier iniciativa que tomaran contra Irán corría el riesgo de saldarse con actos de terrorismo..."

Ranstorp continúa su análisis indicando que "El consentimiento de Siria con la práctica del Hizb’allah de toma de rehenes, ya que controlaba la zona de Biq’a donde el Pasdaran Iraní y el Hizb’allah operaban, estaba basado fundamentalmente en su relación con Irán. A pesar de que la actividad del Hizb’allah servía indirectamente a la ambición de Siria de una hegemonía local, debido a la expulsión de la presencia militar y política exterior del Líbano, el tema de los rehenes también demostró ser un riesgo para Siria. En sus grandes esfuerzos para establecer una Pax Syriana en el Líbano, la estrecha identificación de Siria con el Hizb’allah disminuyó la posibilidad de atraer apoyo económico del mundo Occidental y aumentó su aislamiento regional e internacional. Además, el secuestro de rehenes extranjeros del Hizb’allah, junto con los ataques del movimiento a Israel, no solo dañaron la posibilidad de Siria de controlar la actividad dentro del territorio del Líbano, sino que amenazaron con llevar a Siria a un enfrentamiento armado con Israel dentro y fuera del Líbano. Como resultado, la protección y apoyo de Siria a Amal fueron usados para oponer toda militancia del Hizb’allah no controlada contra Israel y en la lucha por el control de la comunidad shiíta en el sudeste del Líbano. Esta lucha intra-shiíta por el control de regiones shiítas en el Líbano culminó en febrero de 1988, después del secuestro del Marine de los Estados Unidos, Coronel William Higgins, y continuó hasta enero de 1989 cuando Irán y Siria arbitraron un acuerdo entre Amal y el Hizb’allah..."(v. ob. cit., fs. 3757vta./3758).

En su estudio, RANSTORP analiza a lo largo del mismo el caso de la toma de rehenes extranjeros manifestando que ocurrieron dentro de determinadas fases, que van desde julio de 1982 hasta diciembre de 1992. De esta manera describe la inter-acción entre el Hezbollah, Irán y Siria, pudiendo advertirse que el rol de éste último país fue variando. Por el control que ejerce sobre el territorio libanés, sus intereses declarados en ese país, y la oposición al colonialismo israelí, siempre permitió operar al Hezbollah y al Pasdaran iraní en áreas bajo su control, con fricciones cuando determinadas acciones de estos y aquellos menoscababan sus intereses.

Se advierte que en la década del '80 Siria participó de operaciones de secuestro de rehenes extranjeros, y apoyó acciones para lograr la expulsión de la presencia occidental y de Israel del Líbano; sin embargo, las diferentes condiciones políticas y económicas de la región, marcadas por diferencias con Irán y el Hezbollah respecto a los respectivos intereses y aspiraciones sobre el futuro del Líbano (v. ob. cit., fs. 3841), fijaron un nuevo rumbo en la política exterior siria, ya que intentó mejorar su relación con los gobiernos occidentales y salir de su aislamiento, no solo respecto a Occidente sino también frente a los países árabes.

* Estructura del Hezbollah

En cuanto a la estructura de la organización analizada, RANSTORP señala que "...no es un cuerpo monolítico con total sujeción a Irán, sino más una coalición de clérigos, cada uno con sus propios puntos de vista y redes de seguidores, como también con lazos con el sistema clerical de Irán. Esto fue aclarado por el Jeque Nasserallah quien admitió que ‘no todos en el Hizb'allah piensan lo mismo. Los puntos de vista generalmente se exponen. Pero las diferencias son siempre resueltas por la autoridad religiosa más alta’. En este aspecto, la existencia de diferentes puntos de vista dentro del Hizb'allah y la solución de las disputas a través de los guías religiosos más importantes del sistema clerical de Irán aumentaron, a medida que el Hizb'allah evolucionó como una organización. Esto puede explicarse por el hecho de que cada individuo musulmán Shiíta practicante perteneciente al movimiento Hizb'allah en los niveles más bajos tiene siempre la libertad de elegir al clérigo de alto rango para seguir como guía... Aparte de este complejo sistema de lealtades entre las tropas del Hizb'allah, las diferencias políticas entre los líderes del Hizb'allah son también producto del hecho que cada clérigo religioso de alto rango tiene sus propias lealtades dentro del sistema clerical Iraní (en algunos casos incluso de la jerarquía clerical irakí) hacia las más altas autoridades religiosas shiítas... La concentración de los máximos poderes del Hizb'allah en manos de unos pocos elegidos, junto con el mecanismo de implantación de las decisiones a través de la delegación en un nivel más bajo, reflejan no solo la habilidad del Hizb'allah para proteger a sus líderes de la persecución y eliminación en un medio extremadamente hostil y la efectividad en sus operativos, sino también la profundidad de la relación clerical del Hizb'allah con Irán. A pesar que los clérigos líderes del Hizb'allah y los funcionarios iraníes negaron que el movimiento tenía una clara definida estructura organizativa, el Hizb'allah estaba gobernado secretamente, a nivel nacional y local, por el supremo liderazgo político- religioso, compuesto por un pequeño y selecto grupo de uluma libaneses. Los cuerpos que tomaban las decisiones supremas del Hizb'allah estaban divididos en Majlis al-Shura (Asamblea Consultiva), liderada por doce miembros clericales antiguos con responsabilidad sobre las decisiones tácticas y la supervisión de toda la actividad del Hizb'allah en el Líbano, y el Majlis al-Shura al-Karar (Asamblea de Decisiones), liderada por el Jeque Muhammad Hussein Fadlallah, y compuesta por once clérigos más, con responsabilidad sobre todos los asuntos de estrategia... " -v. traducción del libro "Hizb'allah en el Líbano...", fs. 3751/52-.
Más abajo manifiesta que "...Mientras la estructura del Hizb'allah está basada en un tejido cerrado y liderazgo secreto y tiene una amplia base de movimiento político, que lo hace capaz de comprometerse en operaciones secretas exitosas protegiendo a los líderes de la eliminación, el método de organización refleja claramente los principios ideológicos de la revolución islámica iraní. Especialmente, la estrecha identificación ideológica y la adhesión del movimiento a la autoridad del Ayatollah Khomeini, quedó claramente demostrada por la adhesión del movimiento al principio de gobierno de just jurisconsult (al-wali al-fuqih). Khomeini durante su exilio en Najaf y amparándose en la constitución de la República Islámica de Irán de 1979, impuso como deber del movimiento obedecer las decisiones y la autoridad del just jurisconsult en ausencia de los doce Imam..." -v. ob. cit., fs. 3753-.

Agrega RANSTORP que "...Dentro del Majlis al-Shura hay siete comités especializados que se dedican a temas ideológicos, financieros, militares, políticos, judiciales, de información y sociales..." Que en 1989 hubo una reestructuración del movimiento, "...con el agregado de un nuevo órgano, el Shura Ejecutivo (Majlis al-Shuraq), que está por debajo del Majlis al-Shura principal como segunda autoridad, y el Politbureau (Maktab al-Siyassi), órgano de supervisión que coordina el trabajo de varios comités en el Jihad al-Bina' (Organo de Reconstrucción Santa). Estos cambios significaron una "Libanización" del Hizb'allah donde el control de toda la organización fue más abierto y extendido. El control de cada portfolio se hizo más importante y más sujeto al faccionalismo..."

Ese faccionalismo se evidencia, al decir de RANSTORP, más en los métodos que en los propósitos, tal como quedó evidentemente demostrado en la disputa de 1988 entre el Jeque TUFAYLI y el Jeque FADLALLAH sobre la factibilidad del establecimiento de una República Islámica en el Líbano. El primero sostenía que debía establecerse lo antes posible, usando todos los medios con éste fin, y el segundo no estaba de acuerdo (v. obra citada, fs. 3769 vta.).

TUFAYLI había surgido como líder indiscutido a fines de 1987 y contaba con fuertes lazos personales con Alí Akbar MOHTASHEMI -anterior Embajador de Irán en Siria y ex Ministro del Interior-, un elemento fuertemente radicalizado del sistema clerical iraní altamente relacionado y consustanciado con el Hezbollah. La posición de TUFAYLI como líder del movimiento no fue cuestionada hasta la muerte de KHOMEINI en 1989, cuando la organización enfrentó desafíos sin precedentes en el Líbano y en consecuencia se intensificó la rivalidad entre los clérigos del Hezbollah sobre la posición y dirección del movimiento (v. obra citada, fs. 3770).

Asimismo, en Mayo de 1991 asumió como Secretario General el Jeque al-MUSAWI, más cercano a la posición de RAFSANJANI y KHAMENEI, quién redujo los miembros del Majlis al-Shura de 20 durante el período de TUFAYLI a 8 clérigos. MUSAWI fue asesinado en Febrero de 1992, lo que produjo un aumento de la militarización del HEZBOLLAH y su lealtad a los clérigos más radicales de Irán. Seguidamente se anunció la elección del Jeque NASRALLAH como su nuevo líder, surgiendo dentro del movimiento integrista la rivalidad de las posiciones que apoyaban a NASRALLAH y las que apoyaban a TUFAYLI, quien se oponía a la inserción del Hezbollah en el proceso político libanés mediante la participación en elecciones parlamentarias. Los seguidores de TUFAYLI consideraban esto prueba del abandono de la meta inter-islámica del movimiento de resistir contra Israel al focalizar el movimiento hacia la política interna del Líbano. Los desafíos al liderazgo de NASRALLAH por parte de los seguidores de TUFAYLI se manifestaron en ataques de resistencia independiente contra Israel, inmediatamente después que el HEZBOLLAH obtuvo 12 bancas en las elecciones parlamentarias del Líbano.

El Jeque TUFAYLI fracasó en sus intentos por acceder a la Secretaría General del Hezbollah (años 1991, 1992, 1993 y 1995), lo que llevó a la disminución de la influencia del ala extremista radical del movimiento en paralelo con la declinación de sus más aliados iraníes, la facción revolucionaria liderada por Alí Akbar MOHTASHEMI. (v. obra citada, fs. 3769/772) .

Por otra parte, dentro de la estructura del Hezbollah y dependiente del Majlis al-Shura central, existe un cuerpo separado llamado Aparato de Seguridad Especial (SSA), responsable de los asuntos de inteligencia y seguridad, que a su vez está dividido en tres subgrupos: el aparato de seguridad central, el aparato de seguridad preventivo y el aparato de seguridad en el exterior. El aparato de seguridad central está dirigido por Imad MUGHNIYA y Abd Al-Hadi HAMADI. Otros miembros importantes son Hamze ZAKARIA y Hassan IZZELDINE, encargado de relaciones internacionales del Hezbollah, quien estuvo estrechamente involucrado en los secuestros aéreos del TWA 847 en 1985 y el KU 422 en 1988 y en las negociaciones sobre los rehenes occidentales.

Las decisiones del mencionado SSA de proceder al secuestro de ciudadanos extranjeros fue generalmente tomada en los niveles más altos del Majlis al-Shura central, tras consultar con los principales clérigos y dos representantes permanentes de Irán -v. ob. cit., fs. 3766vta./67vta.-.

La S.I.D.E., en su informe obrante a fojas 764/73 del Legajo nro. 204, cuando detalla las estructuras existentes dentro de la organización, alude al SSA como la sección encargada de la realización de los trabajos en el exterior, tales como la conformación de infraestructura operativa y las diversas actividades terroristas, agregando que dentro de este esquema operativo se encuentran dispersos por el mundo distintos grupos de apoyo que son los encargados de contactar a los extremistas islámicos y tienen como tarea crear las condiciones para que se puedan efectuar actos terroristas.

Sobre el Jefe de Seguridad Exterior, quien es designado directamente desde IRAN, recae la responsabilidad de la planificación, implementación y confirmación de las operaciones terroristas en el exterior. Esta sección operativa, se encuentra bajo la esfera de influencia del Ministerio de Informaciones iraní.

Así las cosas, previa adentrarnos en el análisis de la actividad del integrismo islámico detectada en Argentina, corresponde rememorar la situación imperante en la zona de conflicto del Medio Oriente, ya que de seguro ilustra sobre aspectos a ser tenidos en cuenta indefectiblemente al juzgar la responsabilidad de personas o grupos provenientes de esa región, al dar por probado que el atentado contra la A.M.I.A./D.A.I.A. constituyó un acto de terrorismo internacional enmarcado en dicho conflicto, trasladado a este país.

VIII- Información proveída por nuestro cuerpo diplomático en el exterior sobre la situación existente en Oriente Medio. Escalada del conflicto en el Sur del Líbano a la época del atentado

En forma previa al atentado existió un recrudecimiento del conflicto entre israelíes y grupos de apoyo a las causas libanesa y palestina, paralelamente a que se estaba desarrollando el proceso de paz en Medio Oriente. Nos ilustran en tal sentido el contenido de los cables enviados por las representaciones diplomáticas argentinas en los países de la región.

Esta situación resulta similar a la que tuvo lugar en forma inmediatamente anterior al atentado contra la Embajada de Israel en Buenos Aires.

El Líbano, situado geográficamente entre Israel al Sur y Siria al Norte y Este, con un 15% de su territorio ocupado militarmente por Israel, controlado en forma directa por Siria al tener desplegadas sus tropas en amplias regiones y en forma indirecta por la influencia de este país sobre el gobierno libanés a raiz del Acuerdo Taif -ya aludido en el punto VII-, en 1994 se encontraba en plenas negociaciones de paz, coordinando su posición con los países árabes participantes (v. cable nro. 010080/94, Embajada en Líbano, 4/marzo/1994).

Ya había transcurrido la guerra civil y se buscaba la consolidación nacional y el desarrollo económico y social. En las negociaciones por la paz resultaba primordial para el Líbano la aplicación de la Resolución 425 de la ONU, en punto al retiro israelí del territorio libanés (v. cable nro. 010011/94, Embajada en Líbano, 6/enero/1994).

Habían demostrado su apoyo al cumplimiento de dicha Resolución, entre otros, Gran Bretaña, Francia y España (v. cables Embajada en Líbano nros. 010005/94 del 4/enero/1994; 010285/94 del 27/junio/1994; 010131/94 del 8/abril/1994, respectivamente). Los Estados Unidos de América auspiciaban el proceso de paz, apoyando la soberanía, unidad e independencia del Líbano (v. cable misma Embajada nro. 010020/94 del 19/enero/1994). Por supuesto que la Liga de Estados Arabes también estaba a favor de la paz, una paz global y justa, y del cumplimiento de la Resolución 425 (v. cable nro. 010138/94 del 11/abril/94 Embajada en Líbano). Inclusive Su Santidad Juan Plablo II estaba a punto de visitar el Líbano, lo cual se traducía -según el análisis del momento- en la continuación irreversible del proceso de paz y el mensaje al Líbano respecto de su identidad nacional, soberanía e integridad (v. cable nro. 010052/94 del 15/febrero/94, Embajada en Líbano).

La O.L.P., el reino de Jordania y Siria eran otros de los actores involucrados en el proceso de paz.

Sin embargo, algunos sectores demostraban su oposición a tales acuerdos, postura que se vio reflejada en distintas situaciones y atentados.

Muestra de ello resulta el asesinato a balazos en el centro de Beirut del Primer Secretario de la Embajada de Jordania, Naeb Omran MAAYTAH, frente a su domicilio y en momentos en que ingresaba a su vehículo, el día 19 d eenero de 1994. Se descartaron las motivaciones personales por tratarse de un auténtico crimen político, declarando el Embajador de Jordania que el crimen fue dirigido contra el proceso de paz en que Jordania estaba involucrado y el proceso de estabilidad llevado a cabo por el Líbano.

La agencia de noticias libanesa recibió un llamado anónimo por el cual un grupo denominado "AL-AAJWAH" reivindicó el asesinato, señalando la oposición de esa organización a las conversaciones de paz con los enemigos sionistas.

Esto resulta aún más interesante a poco de advertir que mediante dicho anónimo se amenazaron intereses noruegos en la medida que este país siguiera albergando reuniones secretas de palestinos e israelíes.

Al poco tiempo el Presidente del Líbano anunció la detención de los asesinos y que los operativos se habían realizado en coordinación con las fuerzas sirias. Se responsabilizó al grupo de Abu NIDAL, Fateh-Consejo Revolucionario (v. cables Embajada en Líbano nros. 010033/94 del 30/enero/94; 10038/94 del 3/febrero/94; 010046/94 del 11/febrero/94; 010105/94 del 25/marzo/94).

Otro hecho interesante es el homicidio también en Beirut del Sr. Taleb SOUHEIL, dirigente de un grupo de oposición al gobierno irakí. A raiz del suceso las fuerzas de seguridad libanesas detuvieron a dos miembros de la Embajada de Irak, el Agregado Comercial llamado Khaled KHALAF y el Agregado Cultural de nombre Mohamed KADHEM, ambos acreditados en el Líbano desde 1992. Por otro lado, el Consejo de Ministros libanés decidió la ruptura de relaciones diplomáticas con Irak, decisión que en palabras del Procurador General de la Corte de Casación implicó el levantamiento de la inmunidad diplomática de las personas detenidas, para ser juzgadas en el Líbano (v. cables nros. 010144/94 del 14/abril/94; 010154/94 del 19/abril/94; 010157/94 del 20/abril/94, Embajada en Líbano).

A su vez la confrontación armada en el sur del Líbano seguía a la orden del día, incrementándose cada vez más. En efecto, hubo una escalada del conflicto armado que tuvo como protagonistas principalmente a las fuerzas armadas israelíes y al brazo militar del Hezbollah, además de otras agrupaciones que también actuaban en la zona (v. gr. ALS -pro israelí-, AMAL, Frente Popular para la Liberación de Palestina - Comando General, etc.). Todo ello generó situaciones de acción y reacción por parte de unos y otros, paralelos a las tratativas a fin de arribar a un acuerdo pacificador.

De este incremento del conflicto en su faz de lucha armada dan cuenta numerosos cables enviados a la Cancillería en Buenos Aires, que sintetizan hechos puntuales que tuvieron lugar por aquellos días (por ejemplo nros. 010023/94 del 20/enero/94; 010026/94 del 25/enero/94; 010055/94 del 17/febrero/94; 210086 del 8/marzo/94; 010097/94 del 18/marzo/94; 01014794 del 15/abril/94; 010190/94 del 12/mayo/94; 010225/94 del 1/junio/94).

Esta intensificación del conflicto dio lugar a que tanto el Jefe como el Jefe Adjunto del Estado Mayor Israelí declararan que se encontraban frente a una verdadera guerra en el Sur del Líbano contra Hezbollah (v. cables 010030/94 del 26/enero/94 y 010043/94 del 8/febrero/94, Embajada en Líbano).

Por su parte, el jeque Hassan NASRALLAH, Secretario General del Hezbollah, aludía a que solamente la lucha armada permitiría alcanzar la paz, ratificando el compromiso en llevar adelante operaciones contra fuerzas israelíes de ocupación en el sur del Líbano, y exhortando al pueblo palestino a acelerar su revolución, a revelarse y actuar seriamente contra la conducción traidora y sionista representada por su símbolo negro: Yasser ARAFAT (v. cable nro. 010050/94 del 14/febrero/94).

De hecho, efectivamente el líder de la O.L.P. en ese entonces contaba con sectores palestinos opuestos a la paz, lo que queda demostrado con las declaraciones realizadas por Mounir MAQDAH, líder de un grupo denominado "Brigadas del 13 de Septiembre Negro", quien refirió, comentando la masacre de Hebrón, que la misma había sido consecuencia de la política de ARAFAT, agregando que su grupo estaba coordinado con con el Hamas y el Jihad Islámico en Palestina, los que utilizarían los medios militares (v. cable 010072/94 del 2/marzo/94, Embajada en Líbano).

El Hezbollah organizó manifestaciones en diversas regiones del Líbano para conmemorar la "Jornada Mundial de Jerusalem", celebración realizada a partir de 1985 por indicación del gobierno iraní (v. cable 0100093/94 del 17/marzo/94, Embajada en Líbano).

Es decir, la situación para quienes buscaban arribar a un arreglo de paz era sumamente delicada. En este sentido el Primer Ministro libanés, HARIRI, reconocía que no se había alcanzado el nivel para que las fuerzas de seguridad pudieran asegurar el orden en todo el territorio, incluido el sur, en caso de retiro israelí (v. cable 010053/94 del 15/febrero/94, Embajada en Líbano). El Ministro de Relaciones Exteriores, BOUEIZ, declaraba que no se abandonaría la resistencia contra la ocupación israelí por el solo hecho de participar en el proceso de paz y que el Líbano diferenciaba las negociaciones de las presiones militares a las que se encontraban sometidos en el terreno (v. cable 010239/94 del 7/junio/94). Sin embargo, -según declaraciones del nombrado HARIRI- todas las todas las actividades del Hezbollah en otras regiones del Líbano serían reprimidas (v. cable 010108/94).

Es así que se arribó a una situación donde la importancia de los acontecimientos gravitó indefectiblemente en detrimento del marco conciliador. Veamos:

* Asesinato de Nehme Ahmed HAIDAR, responsable militar de AMAL, mediante explosivo colocado en su automóvil, producido el 21/4/94 en Nabatieh, Líbano -v. cable nro. 010162/94 de la Embajada de la República Argentina en el Líbano, de fecha 21/4/94-.

* Secuestro de Mustapha DIRANI, dirigente integrista del Hezbollah, el 21/5/94 en la región de la Bekaa, por parte de un comando israelí integrado por veinticinco soldados que llegaron a la zona mediante dos helicópteros -v. cables nros. 010207/94 y 010307/94 de la Embajada de la República Argentina en el Líbano, de fechas 21/5/94 y 4/7/94-.

* Bombardeo de un campo de combatientes del Hezbollah en la región de Kawkaba (ciudad situada a 10 km. de Baalbek y a 5 km. de la frontera siria), en la madrugada del 2/6/94, por parte de la Fuerza Aérea Israelí mediante aviones y helicópteros, produciendo un gran número de víctimas -v. cable nro. 010233/94 de la Embajada de la República Argentina en el Líbano, de fecha 3/6/94-.

En relación a este hecho hubieron versiones de que entre las víctimas se encontraban miembros del Pasdaran iraní, lo cual constituye un detalle a tener muy en cuenta. En concreto, un informe del Foreign Report cuya traducción aportó oportunamente la S.I.D.E., cita declaraciones de una fuente de seguridad libanesa en punto a que "Hezbollah ha sido herido directamente donde más cuenta, sus jóvenes reclutas... Ahora devolverán el golpe, será brutal". Agrega que Irán podría estar interesada en involucrarse, toda vez que algunos de sus Guardias Revolucionarios se encontraban entrenando a reclutas de Hezbollah, los cuales pueden haber muerto o resultado heridos -v. fs. 102.737/740, causa 1156-.

* Asesinato del dirigente del Hezbollah Mohamed Hussein Merhi MORTADA, mediante siete cargas explosivas y mientras circulaba en su automóvil en dirección a Nabatiyeh, el 23/6/94 -v. cable nro. 010284/94 de la Embajada de la República Argentina en el Líbano, de fecha 24/6/94-.

Sobre este hecho la S.I.D.E. informó que, en realidad, el nombre del dirigente es Mahmud Said MORTADA, responsable de las aldeas del sur del Líbano. Que la responsabilidad no fue adjudicada por ningún grupo islamista radicalizado -v. fs. 102.499, causa 1156-.

Estos hechos llevaron la escalada del conflicto a su máxima expresión, provocando en la dirigencia del Hezbollah un endurecimiento de su posición antiisraelí, con el apoyo explícito del gobierno de la República Islámica de Irán.

Durante los funerales por las víctimas del ataque en Kawkaba desfilaron miles de personas al grito de "muerte a Israel", participando del cortejo el Secretario General sheik NASRALLAH, el Guía espiritual sheik FADLALLAH, varios diputados y autoridades, y el Embajador de Irán (v. cable 010234/94 del 4/junio/94, Embajada en Líbano).

Resultan de interés y por demás elocuentes declaraciones realizadas por parte de los principales referentes del Hezbollah:

* Declaraciones del Sheik FADLALLAH, líder espiritual del Hezbollah:

-Ocurrido el secuestro del lider integrista Mustapha DIRANI, con fecha 28 de mayo de 1994 profirió amenazas captadas por los medios libaneses, que hicieron clara referencia al atentado contra la sede diplomática israelí en Buenos Aires. La parte pertinente del discurso habla por sí sola: "la resistencia tiene mucho oxígeno, el enemigo ha dicho que tiene la mano muy larga pero los combatientes musulmanes han probado luego del asesinato de ABBAS MUSSAUI, que sus manos pueden llegar a la Argentina. El frente se ha extendido a todo el mundo y la batalla se desarrollará a lo largo del tiempo" -v. cable nro. 010217/94 de la Embajada de la República Argentina en el Líbano, de fecha 28/5/94-.

-El mismo FADLALLAH, aludiendo al secuestro de DIRANI y en referencia al estado de Israel dijo "...que su mano es larga pero que la mano de los Mujahidin es más larga y ha llegado a la Argentina. Los Mujahidin han desafiado la seguridad de Israel" -v. traducción oficial del artículo publicado por el diario Al Hayat de fecha 30/5/94, obrantes, respectivamente, a fs. 30624vta. y 30625, causa nro. 1156-.

-Al declarar testimonialmente quien se desempeñara al año 1994 como Embajador de la República ante el Líbano, Sr. Embajador Juan Angel FARALDO, refirió en alusión al secuestro de DIRANI que "...hubo una serie de intercambio de dichos entre los musulmanes-libaneses y los israelíes, del que puede destacar lo dicho por el lider espiritual del Hezbollah, Sheik FADLALLAH. Este puntualmente señaló que si Israel tenía brazos largos, ellos también los tenían, si no que se acuerden de Buenos Aires..." -v. fs.27455/56, causa nro. 1156-.

-Luego del ataque isrealí al campamento de combatientes del Hezbollah en Kawkaba: "...la batalla contra Israel se abrió a todos los frentes".-v. cable nro. 010233/94 del 3/6/94, emitido por la Embajada de la República Argentina en el Líbano-.

-Asimismo en el funeral por las víctimas de ese ataque FADLALLAH dijo "....hay que tomar una decisión con coraje que provoque un shock porque en este mundo solamente alguien se ocupa cuando se provoca esa situación..." -v. cable nro. 010234/94 ya mencionado-.

*Declaraciones de Zakariya HAMZE, segundo del grupo "Resistencia Creyente", del cual era líder Mustapha DIRANI:

-expresó el 26/5/94 que su organización no dejará que Israel ría por mucho tiempo después de la operación de Ksarnaba (secuestro de DIRANI).

En alusión a estas expresiones, menciona el Embajador argentino Juan Angel FARALDO que ésta, junto con otras declaraciones de dirigentes islámicos, hacen prever acciones tanto de una como de otra parte en el próximo futuro, con posibles incidencias en política local que ya manifiesta un panorama complicado - v. cable nro. 010209/94 de la Embajada de la República Argentina en el Líbano, de fecha 26/5/94-.

En relación al apoyo iraní al Hezbollah ante la situación suscitada, tengo en cuenta los siguientes cables:

* La prensa local del Líbano el 5/6/94 destacó el viaje del canciller iraní VELAYATI a Damasco, Siria, donde mantuvo una reunión con el presidente Hafez El-ASSAD. Asimismo, VELAYATI recibió al Secretario General del Hezbollah, NASRALLAH, oportunidad en la que habrían evocado la situación planteada en el terreno y la conveniencia de evitar dar pretextos a Israel para una escalada militar que podría resultar incontrolable y que ocasionaría repercusiones negativas a nivel regional. El canciller iraní reafirmó el apoyo de su país a la resistencia islámica -v. cable nro. 010236/94 de la Embajada de la República Argentina en el Líbano, de fecha 5/6/94-.

* El 6/6/94 el jefe del Departamento de Medio Oriente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammed Kazem KHANSARI, mantuvo entrevistas con el presidente del Líbano, el presidente del Consejo Superior Shiita, el Ministro de Relaciones Exteriores libanés, el Secretario General del Hezbollah, y el lider espiritual de dicha agrupación. Luego declaró a la prensa: "Iran apoya al Líbano así como el derecho del pueblo libanés a hacer frente a los ataques barbaros llevados a cabo por los enemigos del Líbano, especialmente el estado hebreo" -v. cable nro. 010238/94 de la Embajada de la República Argentina en el Líbano, de fecha 7/6/94-.

* KHANSARI se entrevistó con miembros del grupo "Resistencia Creyente" -v. cable nro. 010242/94 de fecha 8/6/94, emitido por nuestra Embajada en el Líbano-.

*El presidente del Consejo Superior Chiita, Sheik CHAMSEDDINE, viajó a Irán y se entrevistó con el canciller VELAYATI y consideraron las operaciones militares israelíes en el sur del Libano contra los movimientos de resistencia, y el secuestro de DIRANI. Declaró que el pueblo libanés combatirá las agresiones sionistas hasta el último aliento. Por su parte, VELAYATI reafirmó el apoyo de Irán al pueblo libanés valiente que lucha por la defensa de los valores islámicos -v. cable nro. 010307/94 de la Embajada de la República Argentina en el Líbano, de fecha 4/7/94-.

(sigue)

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario