MENDOZA

El asesino iba a construir canchas donde enterró a las hermanas israelíes

Nicolás Gil Pereg, imputado por el asesinato de su madre Lily Pereg y su tía Pyrhia Saroussy, inició este lunes (28/1) una huelga de hambre en el Complejo Penitenciario II San Felipe, de la provincia de Mendoza, donde se encuentra detenido. En tanto, aparecieron nuevos detalles de su vida como una fotografía posando cerca de la obra en construcción donde fueron hallados los cuerpos y donde estaba haciendo canchas de pádel y fútbol. Por su parte, la familia emitió un comunicado y contó: “Apostó en Internet y perdió mucho dinero, por lo que decidió abandonar el país. Es un genio que perdió la cabeza”.

Siguen apareciendo detalles sobre el asesinato de las hermanas israelíes en Mendoza y el presunto autor: Nicolás Gil Pereg, hijo de una de ellas y sobrino de la otra.

En una serie de fotografías tomadas la semana pasada, Gil Pereg aparece sentado cerca de la obra en construcción donde fueron hallados los cuerpos y donde está levantando un predio con canchas de pádel y fútbol.

Se trata del sitio donde la policía encontró los cadáveres de las hermanas enterrados bajo piedras, con impactos de bala y empaladas con hierros.

Se cree que Pereg pretendía construir sobre los cuerpos de las mujeres para ocultar el doble crimen. Pero la obra no llegó a concluirse por el allanamiento realizado el sábado pasado, donde la policía terminó encontrando los cuerpos de las mujeres.

La fiscal del caso contó también que tuvieron que acelerar la imputación y detención de Gil Pereg porque desde varias agencias de la Terminal de Ómnibus avisaron que el acusado había consultado por un viaje a Buenos Aires para fugarse.

Ahora detenido, Gil Pereg inició una huelga de hambre en el Complejo Penitenciario II San Felipe, donde está bajo seguimiento de la Junta Interdisciplinaria -integrada por médicos, psicólogos y psiquiatras, entre otros- para analizar su estado, según reveló el portal MDZ.

En tanto, la familia de las hermanas israelíes emitió un comunicado donde calificó a Gil Pereg de “genio que perdió la cabeza”, y añadieron que las hermanas “eran almas puras que sólo querían ayudarlo".

Moshe Pereg, hermano de las víctimas y vocero oficial de la familia, en el comunicado difundido en medios israelíes expresó: "No tengo idea qué pasó, pero me cuesta creer que tenga algo que ver con la relación entre Pyrhia y Gil. Todo el tiempo no pensé que él fuera el asesino, pensaba que eran otras personas con las que estaba en contacto. La policía sí sospechó desde el principio".

"Decidimos emitir un comunicado porque no queremos exponer a los miembros más jóvenes de la familia. La hija de Pyrhia está embarazada y la exposición puede causarle daños", explicó Moshe.

Y añadió: "Gil tiene una gran inteligencia. Mi padre lo quería mucho y le sirvió como padre después de que su padre lo abandonó. Después de que mi padre murió, sufrió un cambio en el comportamiento y desarrolló un trastorno mental. Apostó en Internet y perdió mucho dinero, por lo que decidió abandonar el país. Es un genio que perdió la cabeza".

"Las cámaras mostraban a mis hermanas entrando a la propiedad, pero no se veía que la abandonaran. Nos dimos cuenta de que estaba ocultando información importante", se lamentó Moshe.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario