"MEDIDA PROVISÓRIA"

La reforma previsional de Bolsonaro va por decreto

Si bien Jair Bolsonaro había anunciado que haría en capítulos la reforma previsional, luego su gente deslizó que enviaría al Congreso la reforma del sistema jubilatorio durante el 1er. semestre de 2019, ahora se afirma que será por decreto de necesidad y urgencia o MP (medida provisória). Él ya dijo que lo que más le interesa es la edad mínima para jubilarse.

 

En 2017 Michel Temer fracasó en lograr la mayoría de dos tercios del Congreso para aprobar la reforma previsional que propiciaba.

En 2019, Jair Bolsonaro se especuló que podría alcanzar los 308 votos necesarios en Diputados, sobre 513 bancas, para reformar la Constitución y así concretar la reforma.

Por ese motivo y para lograr ser expeditivo y sin mucho debate, todo indica que Brasil lanzará una reforma al sistema de pensiones a través de un decreto de necesidad y urgencia.

De acuerdo el diario Folha de S. Paulo, citado por la agencia Reuters, el superministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, ya redactó un decreto ejecutivo para una reforma al sistema de pensiones que podría generar ahorros por hasta 50.000 millones de reales (US$ 12.900 millones) en la próxima década.

"Un equipo del ministro Guedes ya redactó una MP (medida provisória) que resulta una amplia revisión de las reglas jubilatorias", fue la afirmación de un funcionario.

Bolsonaro debería firmar el decreto en los próximos días, de acuerdo al reporte de Folha.

Un portavoz del Ministerio de Hacienda dijo que Guedes asume oficialmente el mando de la cartera en la tarde del miércoles 02/01, y luego entrará en acción.

La reforma al enorme sistema de pensiones de Brasil deberá ser ratificada por el Congreso y así pondrá a prueba la base de apoyo al nuevo Presidente.

Para entrar en vigencia como ley, los decretos necesitan ser aprobados por el Legislativo.

Guedes afirmó durante la ceremonia de transmisión del cargo que hay que profundizar en reformas para resolver el problema fiscal.

"Esa insistencia en el Estado como motor de crecimiento produjo esa expansión de gastos públicos, corrompiendo la política y estancando la economía. Son dos hijos bastardos del mismo fenómeno. Brasil ha dejado de crecer por el exceso de gastos", dijo el ministro Guedes.

También dijo que Brasil es un paraíso para los rentistas: "Brasil dejará de ser el paraíso del rentista y el infierno de los emprendedores. Quien legisla tiene las mayores jubilaciones, quien juzga las mayores jubilaciones, y el pueblo las menores. Vamos a tener que hacer la reforma previsional", advirtió.

Guedes afirmó que la reforma del Estado es la clave para corregir los crecimientos del gasto público.

"La máquina del gobierno se volvió una gigantesca máquina perversa de transferencia de ingresos. No fue con microcrédito que los bancos públicos se perdieron", reflexionó.

Para el ministro, es necesario descentralizar los recursos: "Vamos de la dirección de la democracia liberal. Vamos a descentralizar los recursos para estados y municipios".

Guedes dijo que la clase política necesita reasumir el control del Presupuesto: "El capitán (el presidente Bolsonaro) puede ser el camino para la rehabilitación de la clase política, asumiendo el Presupuesto, las cargas y bonos".

Recorte

En el intento de reducir costos y acelerar el ajuste fiscal, el gobierno de Bolsonaro decidió que todos los ministerios disminuyan los contratos con empresas tercerizadas.

La orden es cortar "drásticamente" en esos gastos. Se realizó una exploración en estos contratos durante el período de transición.

Varios ministerios, incluso, ya recibieron la lista con todos los contratos que deben ser revisados y los valores que deben ser reducidos.

En la mañana del miércoles 02/011, ocupantes de cargos tercerizados fueron licenciados tan pronto llegaron a sus trabajos.

En total, el gobierno gasta R$ 25.000 millones al año con contratos, y podría gastar el 20% con profesionales contratados. Además de costar caro, los contratos son irregulares.

Las áreas que más contratan tercerizados son: Educación, Salud, Turismo, Deporte (incorporado por el Ministerio de la Ciudadanía) e Integración Nacional (ahora, Desarrollo Regional), además de la Secretaría de Comunicación, absorbida por la Secretaría de Gobierno.

Están en la mira tercerizados que trabajan en áreas tales como limpieza, administrativos, mantenimiento, prevención, transporte y vigilancia. El nuevo gobierno cree que hay un exceso de aditivos en los contratos, varios de ellos con vigencia hasta julio de 2019.

La mayoría de los contratos, dice un integrante del gobierno, pasó por un amplio 'peine fino' en los últimos 2 meses. "No hay necesidad de tantos gastos. Podemos reducir significativamente los R$ 25.000 millones", insisten cerca del ministro de Economía, Paulo Guedes.

Sergio Moro

El ministro de Justicia y Seguridad, Sergio Moro, presentó a sus colaboradores y las medidas que pretende ejecutar en los próximos 4 años, a partir de una "relación de cooperación" entre su ministerio y el Poder Judicial.

"No se hace un buen trabajo sin un buen equipo, he seleccionado a personas en vista de su currículum profesional, de competencia y de bravura", dijo el ex juez que instruyó el caso Lava-Jato..

Entre las medidas principales está la presentación de un proyecto de ley "anticrimen", que ayude a frenar los crímenes de corrupción y estableza transparencia en normas tales como la prisión tras condena en 2da. instancia.

Moro citó además al Consejo de Control de Actividades Financieras (Coaf), antes ligado al Ministerio de Hacienda y ahora parte del Ministerio de Justicia. Moro prometió libertad al Coaf, autor del informe que exhibió movimientos atípicos en cuentas de Fabrício Queiroz, ex asesor de Flávio Bolsonaro, uno de los hijos del Presidente.

Además, Moro pretende organizar un banco de datos con el perfil genético de todos los condenados por crímenes dolosos en el país y establecer un rígido control de las comunicaciones en las cárceles federales, para impedir que el narcotráfico siga dando órdenes desde los presidios.

"Es necesario recuperar el control del Estado en las cárceles brasileñas", dijo. Las altas tasas de homicidios y robos armados que crean la sensación de inseguridad, dijo, también tendrán su atención.

"He aceptado la invitación de nuestro Presidente ,dejando 22 años de magistratura y una cómoda carrera", dijo Moro, justificando su decisión en que el país continúa con una puntuación baja en los rankings sobre percepción de la corrupción. "Un juez en Curitiba poco puede hacer, pero en el gobierno federal la historia puede ser diferente", agregó.

"No hay una respuesta o una tarea fácil aquí, pero existe la promesa de concentrar esfuerzos para iniciar un ciclo virtuoso de disminución del crimen, preservando legados anteriores, todo ello con una esperada asociación con estados y municipios, en especial con sus fuerzas militares, las policías militares y civiles", completó Sérgio Moro.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario