PAPELÓN, DENUNCIAS Y TRUMP

"Fuera OMC", la otra resistencia que hace temer a Macri por otro muerto

Para la Conferencia Ministerial de la OMC que se realizará la semana que viene en Buenos Aires, el Gobierno establecerá un perímetro de seguridad en el barrio de Puerto Madero, epicentro de la cumbre. Pero no sólo ello, además, decidió en una medida insólita, censurar la participación de entidades y personalidades acreditadas al evento lo que acerca al país a un escándalo. Ocurre que la Cancillería le ordenó a las embajadas y consulados del país a lo largo del mundo, que denieguen los visados para ingresar al país a representantes de organizaciones de la sociedad civil, por instrucción del Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich y la Agencia Federal de Investigaciones de Gustavo Arribas. Y en el listado no sólo figuran organizaciones activistas defensoras de derechos humanos y civiles, sino también entidades profesionales y reconocidos especialistas a nivel internacional. Incluso, la OMC se ocupó de tomar distancia de la medida atribuyéndole la responsabilidad al gobierno y aclarando, además, que esta organizaciones "participan habitualmente" de estos encuentros para hacer oír su voz disidente. Pese a ello, la cartera que conduce Bullrich, que justifica sus decisiones con los episodios violentos de años pasados, demuestra que no confía tanto, como sostiene públicamente, en el accionar de sus fuerzas de Seguridad.

 
 
Son varias las organizaciones sociales, sindicales y políticas que ya anunciaron que realizarán acciones contra la Conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio, que se reunirá en Buenos Aires entre el 10 y el 13 de diciembre.
 
Desde el espacio #FueraOMC 'Construyendo Soberanía' señalaron que existe censura a delegaciones que no son afines al modelo neoliberal. Según la denuncia pública, el gobierno argentino denegó la acreditación a "un número sustancial de delegadas y delegados de la sociedad civil local e internacional, quienes a su debido tiempo habían sido acreditados por la OMC".
 
"También es objeto de preocupación la decisión de su gobierno de denegar visas de entrada a otras personas debidamente acreditadas y, en otros casos, demorar o retardar innecesariamente la tramitación de las mismas", agregaron. Ambos párrafos forman parte de una carta dirigida al presidente Mauricio Macri, que fue leída en la conferencia de prensa realizada el jueves 30 de noviembre, en el Centro Cultural de la Cooperación, según el sitio 'América Latina en Movimiento'.
 
Las organizaciones consideraron el hecho como "un papelón internacional". Entre las representaciones vetadas se encuentran la Vía Campesina Internacional, la Confederación Sindical Internacional (CSI), Amigos de la Tierra y la Red de Justicia Global.
 
"Estos hechos resultan inauditos", señalaron. "En más de 20 años de existencia de la OMC, nunca un gobierno anfitrión ha tomado decisiones de esta naturaleza y amplitud. Muchas de las organizaciones y personas cuya acreditación se deniega han participado activamente en las Conferencias Ministeriales y otros ámbitos institucionales de la OMC desde su creación misma, así como también en espacios de discusión y movilización en diversos países del mundo entero". 
 
A los pocos minutos, la noticia se distribuyó en diversas partes del mundo a partir de la difusión que le dieron medios de alcance internacional, como la agencia 'EFE' o el 'Financial Times'.
 
A la par, se conocía un llamado de la red global Nuestro Mundo No Está en Venta (OWINFS por su sigla en Inglés), que pide a Mauricio Macri que deje sin efecto la decisión de revocar la acreditación de las organizaciones. Y a la OMC, que cancele la 11va. Reunión ministerial, "a menos que se revierta la decisión".
 
"El acuerdo estándar entre las organizaciones internacionales y el país anfitrión incluye la acreditación, los visados y la entrada de todos aquellos acreditados por la organización internacional -diplomáticos, medios de comunicación, observadores de organismos intergubernamentales y organizaciones de la sociedad civil", explica en la carta Deborah James, directora de Programas Internacionales del Center for Economic and Policy Research, con sede en Washington, quien asegura que "en otras reuniones Ministeriales previas de la OMC en Singapur, EEUU, Qatar, México, Hong Kong, Suiza, Indonesia y Kenia no vimos nunca semejante medida represiva".
 
La Fundación GEP comunicó que se le negó la Visa de entrada al país a la especialista en Acceso a Medicamentos Kajal Bhardwaj, de nacionalidad india, quien fuera invitada a participar del Foro sobre Soberanía Sanitaria de la Cumbre de los Pueblos, que se realizará paralelamente a la reunión de OMC. 
 
Abogada especialista en Acceso a Medicamentos y Propiedad Intelectual de India, Kajal Bhardwaj iba a hablar de los capítulos de propiedad intelectual y de inversión que se negocian en los Tratados de Libre Comercio, como el de Mercosur y Unión Europea, y los obstáculos que generan esas medidas para el acceso a la Salud. Bhardwaj vino al país el año pasado y no tuvo inconvenientes.
 
"Desde FGEP estamos muy preocupados frente a una notificación que recibió Kajal Bhardwaj, experta en propiedad intelectual de nacionalidad india, en la cual se le negó la Visa de entrada al país. Entendemos que esto constituye un hecho de censura muy grave para la libertad de expresión, lo consideramos un boicot al evento y a la posibilidad de debate de las organizaciones argentinas", señala Pablo García, Presidente de la Fundación GEP.
 
Hay más de 63 expertos de diferentes nacionalidades y miembros de organizaciones internacionales que tampoco pueden entrar al país, todos ellos recibieron un correo electrónico en el que se les "recomienda" no viajar a la Argentina. "Los casos que no se aceptaron son porque tenían vocación más disruptiva que constructiva", indicaron a la prensa los funcionarios del gobierno argentino vinculados a la organización del evento.
 
"Nos sorprenden los argumentos inéditos en un evento internacional de tal magnitud. El gobierno argentino está llevando adelante rechazos de Visas con total arbitrariedad, lo que entendemos se trata de un boicot a la realización de la Cumbre de los Pueblos. Por su trabajo como abogada especializada en derecho internacional, nuestra compañera india Kajal Bhardwaj es consultada por las organizaciones de sociedad civil pero también por Naciones Unidas; ella viaja permanentemente por todo el mundo sin problemas y no tiene ningún antecedente negativo. Con lo cual, estamos consternados por su situación", dijo Lorena Di Giano, Directora Ejecutiva de la mencionada fundación.
 
Además, a cuatro miembros argentinos del equipo de Fundación GEP, entre los que se encuentran su Directora Ejecutiva y su Secretario, José María Di Bello, se les revocó la acreditación ya otorgada en el mes de septiembre de 2017 para participar de la 11ª Conferencia Ministerial mediante un correo electrónico. El e-mail firmado por Bernard Kuiten, Jefe de Relaciones Exteriores de OMC argumenta: "Cancelación de la acreditación para la Undécima Conferencia Ministerial. La OMC ha acreditado debidamente a su ONG para que pueda participar en la Undécima Conferencia Ministerial de la OMC, que se celebrará en Buenos Aires del 10 al 13 de diciembre de 2017. Sin embargo, el país anfitrión nos ha informado que, por razones sin especificar, las autoridades argentinas encargadas de la seguridad han decidido denegar su acreditación".
 
"El accionar del gobierno argentino, presidido por el Ing. Mauricio Macri, viola todos los principios internacionales de la democracia y la pluralidad. Claramente ha demostrado no encontrarse a la altura de la realización de un evento mundial de esta relevancia. Repudiamos este accionar", declara José María Di Bello, Secretario de Fundación GEP.
 
Luciana Ghiotto de la Confluencia 'Fuera OMC' dijo en una entrevista con el sitio 'Rebelión': "En primer lugar lo que estamos planteando en Argentina es parte de la resistencia global contra la OMC, es decir, que a cada lugar donde ha ido la OMC con su reunión ministerial, lo que ha pasado es que ha habido organización de resistencia a nivel mundial y regional, donde sea que haya sido porque el mensaje contra la OMC no es algo de los argentinos, es un mensaje de todos los pueblos y distintos movimientos de todo el mundo".
 
Como anfitrión de la undécima conferencia ministerial de la OMC, el Gobierno sostiene un discurso de férrea defensa del sistema multilateral de intercambio de bienes y servicios, y del organismo con sede en Ginebra que, además de fijar reglas comunes, actúa como juez y mediador en las controversias entre países.
 
Aunque en los casi dos años de gestión macrista, y pese al cambio de administración, el Gobierno continuó elevando observaciones al tráfico de bienes a un ritmo similar al del kirchnerismo. Según recuerda hoy el diario 'El Cronista', entre 2016 y 2017, la Argentina interpuso 18 "medidas comerciales correctivas" para frenar, de modo unilateral, la importación de productos que se encuentran sospechados de dumping.
 
"Las medidas restrictivas aplicadas por el gobierno de Macri alcanzaron a unos 12 países y a más de 30 productos cuyos valores podrían estar subvencionados. También el kirchnerismo, en sus dos últimos años, procedió de igual modo en 16 ocasiones, contra siete países", recuerda el matutino porteño.
 
Los datos se desprenden de un reciente informe de la OMC en el que se observa que los países del G20 -el foro que la Argentina preside desde el pasado viernes, con la reunión de viceministros de finanzas y bancos centrales en Bariloche- colocaron en el último semestre más medidas restrictivas que facilitadoras del comercio. 
 
Según información a la que accedió ese medio, la Argentina ocupa el quinto lugar del G20 entre los países que más trabas colocó al comercio, en los dos últimos años, después de Estados Unidos (68 barreras), India (56), la Unión Europea (20) y Brasil (19). Este puesto, vale aclarar, lo comparte con Australia y China.
 
En los últimos 24 meses, la OMC recibió 28 observaciones argentinas, contenidas en 18 causas. Doce de esas demandas fueron contra China, el gigante asiático al que la comunidad internacional aún no reconoce como economía de mercado, y al que se acusa de intervenir en formación de los precios de su economía, alterando los costos de producción.
 
De las 18 causas, dos se cerraron a los pocos meses, sin medidas sancionatorias, y otras tres ya motivaron la fijación de aranceles provisionales. El segundo más observado por su actividad comercial fue Brasil, con cuatro expedientes.
 
Las embestidas de Trump
 
A un año de la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, el magnate inmobiliario populista está cumpliendo su promesa de sacudir el sistema internacional. Desde el punto de vista de Washington, el futuro del comercio mundial ahora parece consistir mayormente en la destrucción de su pasado glorioso.
 
Poco después de asumir el cargo en enero, Trump retiró a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, un ambicioso pacto con Japón y otras 10 economías que su predecesor Barack Obama había negociado minuciosamente como respuesta estratégica al ascenso de China.
 
Exigió la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y de un acuerdo de 2012 con Corea del Sur apuntado a ayudar a consolidar una de las relaciones estratégicas más delicadas e importantes en Asia. Dejó en claro que cualquier socio comercial con el que EE.UU tenga un déficit comercial, empezando por China, debe esperar duras conversaciones sobre cómo lograr un comercio más equilibrado.
 
Pero Trump también manifestó que va a ir tras un trofeo mayor. Justamente, la OMC, que, como sucesora del GATT desde la década de 1990, se ha desempeñado como el árbitro del comercio mundial. 
 
"La OMC se estableció en beneficio (de) todos excepto de nosotros. No se puede creer cómo se aprovecharon de este país", Trump dijo a 'Fox' en una reciente entrevista. "Perdemos los casos, casi todos los casos ante la OMC".
 
La opinión de Trump no se basa en los datos, señalan los expertos. EE.UU. ganó más del 90% de las diferencias que presentó en Ginebra, aunque perdió casi el mismo porcentaje de las planteadas en su contra. Si bien Norteamérica se frustra ante el proceso consensuado de toma de decisiones de la institución, que exige el acuerdo de sus 164 miembros para que suceda algo, también ha mostrado una extraña capacidad para darle forma al debate en la OMC como su miembro dominante.
 
Pero estos hechos poco importan a un gobierno que ha tomado la victoria electoral de Trump basada en una campaña anti-inmigración y anti-comercio que le proveyó suficientes votos de los estados del "cinturón de óxido" para ganar como una excusa para presentar las quejas de EE.UU.
 
La embestida contra la OMC, para ser justos, está en sus inicios y en Ginebra adoptó una forma tecnocrática. Norteamérica ahora obstaculiza los nombramientos para dos vacantes en el Órgano de Apelación de siete miembros que tiene la última palabra en materia de diferencias comerciales, lo cual socavaría al árbitro del comercio mundial.
 
En diciembre se abrirá una tercera vacante y en septiembre de 2018, una cuarta; esto dejará solo tres miembros en ejercicio: China, India y Estados Unidos. La costumbre de que los paneles de tres personas que examinan las apelaciones no incluyan representantes de los países involucrados en dichos casos haría que al Órgano de Apelación le resulte difícil dictaminar en casos donde estén implicados los tres países referidos, lo cual neutralizaría de hecho al Órgano de Apelación.
 
No está claro qué espera Estados Unidos. Pero Robert Lighthizer, el representante comercial de Trump, hace tiempo que manifestó su desdén hacia el sistema de solución de diferencias de la OMC.
 
El ataque del gobierno de Trump a la OMC puede ser incipiente, pero ya generó preocupación a los defensores del sistema multilateral tanto dentro como fuera de Norteamérica.
 
Cecilia Malmström, la comisionada de Comercio de la Unión Europea, advirtió que la postura de EE.UU. hacia el órgano de solución de diferencias de la OMC supone el riesgo de "matar a la OMC desde adentro".
 
Días antes, Roberto Azevêdo, el director general de la OMC, hizo una advertencia igualmente sombría. "Si ponemos en peligro este pilar, estaremos arriesgando el sistema en su totalidad. No hay duda de eso", reveló a 'Financial Times'.
 
Hace pocos días, Diana Tussie, una referente del comercio internacional que cree que esta vez habrá negociaciones con poca pimienta y bajo impacto, describió en diálogo con 'Clarín': 
 
"Existe en el mundo una puja entre la política y los mercados, hay un ambiente proteccionista encarnado por el America First de Trump, el Brexit en el Reino Unido y las elecciones en Europa con un clima muy anti libre comercio. También se refleja en las manifestaciones contra las Cumbres. A su vez, los mercados presionan porque las multinacionales buscan cadenas globales de valor que les permitan desplazarse a lugares de bajo costo de mano de obra, acceso a insumos y libertades impositivas. Eso genera tensión con los votantes preocupados por el empleo, la calidad de los puestos de trabajo y su localización. Es una tensión importante".
 
Tussie lo atribuye a la enorme cantidad de países que ingresaron como los europeos del este, muchos de Asia y de Africa. Hoy totalizan más de 160. "Eso hace que las cosas sean lentas. Cada país tiene su propia agenda y se van armando coaliciones de países sobre distintos temas. Así, hay coaliciones sobre pesca, salida al mar, entre tantos otros. Los debates son intensos y hay que acostumbrarse a negociaciones que no tienen grandes destellos de luz", dice. En su visión, son difíciles los puntos de coincidencia entre países: "Donde uno toca un arancel, el otro se enoja y coloca una medida para arancelaria. Hay que acostumbrarse al amesetamiento de las negociaciones".
 
En este marco explicó el rol de la Argentina: "Juega una carta fuerte por estar en el mundo, es una acción necesaria políticamente, pero es ingenua. Se hizo un diagnóstico que no es demasiado acertado, va a haber tensión y puede desilusionarnos, como pasó con los limones o el biodiésel. Está la ilusión de que si me porto bien, voy a ser premiado. Pero chocamos con la Real politik", sentenció y afirmó que sobre esta cumbre, "no hay que tener grandes expectativas, es una agenda burocrática con muchos países moviéndose, con cambios en la letra fina en subsidios a la pesca que Argentina busca que se eliminen. Y la economía digital, que está desregulada, ocupará buena parte de la agenda".
 
 
Perímetro de seguridad para "evitar el posible accionar de grupos violentos"
 
A través de la resolución 1286-E/2017, publicada en el 'Boletín Oficial' el jueves pasado, con la firma de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, la cartera también instruyó a la Policía Federal, Gendarmería, Prefectura y Policía de Seguridad Aeroportuaria a "que dispongan los elementos necesarios a los efectos de asegurar el orden público dentro del perímetro (…) y sus adyacencias".
 
La zona protegida, detalla la resolución, parte desde Estados Unidos, Avenida Ingeniero Huergo, Rosario Vera Peñaloza, Doctor Tristán Achaval Rodriguez, Avenida Intendente Hernán M. Giralt, calle Cecilia Grierson, Avenida Eduardo Madero, Avenida Corrientes, Leandro N. Alem, Presidente Juan Perón, Avenida Eduardo Madero, Avenida Huergo hasta Estados Unidos.
 
El texto recuerda que del 6 al 14 de diciembre solo podrán circular por esas calles quienes residan en la zona o aquellos que desempeñen allí sus tareas laborales. En los últimos meses el Ministerio avisó que las personas habilitadas para circular debían registrarse en una base de datos con sus huellas dactilares.
 
La decisión que se conoció hoy se adoptó "a los efectos de evitar el posible accionar de grupos violentos que puedan poner en riesgo la seguridad de los asistentes a la Conferencia, la de las personas que habitan o desarrollan sus actividades en la zona en la que se realizarán actividades vinculadas a la misma, los bienes públicos y privados y el orden público en general en dichos lugares", argumentó el Ministerio.
 
La cartera recordó que las cumbres de la OMC han sido escenario de graves alteraciones al orden público, como en Seattle, Estados Unidos, en 1999; Doha, Qatar, en 2001; Cancún, México, en 2003; Hong Kong, China, en 2005; Ginebra, Suiza, en 2009; y Bali, Indonesia, en 2013.  Estos hechos, consideraron, "obligan a extremar los recaudos de seguridad tendientes a asegurar la seguridad de los asistentes a la Cumbre Ministerial, así como el resguardo del orden público en toda el área donde se realizará el evento y las actividades a él vinculadas".
 
La medida, agregó el Ministerio, "es la que mejor concilia el interés de seguridad nacional comprometido en la realización del evento y los derechos de las personas que habitan o desarrollan sus actividades habituales en la zona".
 
 
La agenda de la semana anti OMC del 7 al 13/12
 
 
El programa completo se encuentra en el sitio web www.fueraomc.org. Allí se destacan, entre otras, las siguientes actividades:
 
- la participación en la Marcha de la Resistencia de la Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora (el jueves 7); 
- un Festival cultural en la plaza de los Dos Congresos (el domingo 10) y 
- la Cumbre de los Pueblos, entre el lunes 11 y el miércoles 13, donde se organizarán foros simultáneos sobre diversas temáticas.
- el martes 12 se realizará una movilización popular que seguramente tenga un carácter masivo. Entre las muchas organizaciones convocantes -más de 100- se encuentran la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC) – Vía Campesina, los movimientos hacia el ALBA y la Asamblea Mejor sin TLC.
 
 
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario