ENTRE ENCUESTAS Y PRESUPUESTO

A Macri también le llegó el 'Cambio'

La crisis política e institucional que acaba de desatar la desaparición del submarino ARA San Juan, tal vez, se transforme en un antes y un después en el paso de Mauricio Macri por la Casa Rosada. El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas entendió, entonces, que la vida de los 44 tripulantes sacudió a la opinión pública, que mira con atención cada movimiento.

Hasta ahora, Macri jamás había corrido para explicar lo sucedido o, al menos, para aclarar algunos puntos. Luego de varios días de búsqueda intensa del submarino ARA San Juan y análisis de audiencia y opinión pública, el equipo del presidente entendió que era hora de ponerle su voz a una incertidumbre que no sólo repercute en lo local, sino también en el mundo.

"Esto va a requerir de una investigación seria, profunda, que arroje certezas de porqué ha sucedido lo que estamos presenciando. Esto significa entender cómo un submarino que se había llevado a reparación de media vida y estaba en perfectas condiciones para navegar, sufrió aparentemente esta explosión. Hasta que no tengamos la información completa no tenemos que aventurarnos a buscar culpables, responsables. Primero, tenemos que tener certidumbre sobre lo que pasó y por qué", definió.

"En perfectas condiciones", detalló. Una frase que responde a las especulaciones de los últimos días: si no estaba en condiciones, ¿por qué zarpó? Era la gran pregunta. El presidente pidió seriedad a la hora de "buscar responsables", pero ya tiene resuelta la mitad de la investigación, pues de no saber nada sobre lo ocurrido -así lo aseguró desde un primer momento- pasó a mostrarse activo, preocupado y ocupado en el tema, al punto tal que logró definir algunos puntos.

Pidió a la sociedad "no buscar responsables" hasta tanto avance la investigación, ¿porque eso lo pondría a él también en la mira?

Es evidente que la percepción del desempeño de Macri no es la misma que se tenía antes de la desaparición de la nave sumergible, cuya imagen rozaba los 58 puntos, según las encuestas, ayudada por el diálogo con gobernadores, senadores, diputados y sindicalistas para avanzar en las reformas que se pidieron en octubre de 2015, ratificado en octubre 2017.

Por costo político, ante una sociedad que también debe hacerse una autocrítica, las Fuerzas Armadas siempre fueron las más postergadas; las que menos presupuesto tuvieron a disposición para modernizarse. Por ese mismo motivo, hoy son las más urgentes, paradojicamente.

Por eso, desde Casa Rosada ya comenzaron a deslizarse nombres de salida y de entrada.

Así lo refleja el diario La Nación:

El Presidente cree que la actual conducción "atrasa"; para profundizar la integración de las fuerzas le darán más poder al Estado Mayor Conjunto; se busca ahorrar recursos

Se irán, así, los jefes de la Armada, almirante Marcelo Eduardo Hipólito Srur; del Ejército, teniente general Diego Suñer, y de la Fuerza Aérea, brigadier general Enrique Víctor Amrein. Más allá de los reemplazantes, la idea es fortalecer al jefe del Estado Mayor Conjunto (EMC) de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sosa, quien permanecería en el cargo, un escalón por encima de los otros jefes militares.

Si bien la situación de la Armada pone en la lupa a todos los almirantes -ya pidió su retiro el jefe de la Base Naval de Mar del Plata, contraalmirante Gabriel González-, para reemplazar a Srur es tenido en cuenta el comandante de Alistamiento y Adiestramiento, contraalmirante Luis Enrique López Mazzeo, que tiene su centro de operaciones en Puerto Belgrano. De todos modos, en la Armada la evolución de la crisis es constante y todo pronóstico tiene plazos breves de garantía.

Para el Ejército se menciona al general de brigada Claudio Ernesto Pasqualini, jefe de la II División de la fuerza, cuya comandancia central está en Córdoba, entre otros nombres.

El reemplazante de Amrein en la Fuerza Aérea surgiría de una terna que ya le llegó al Presidente: los brigadieres José Javier Videla, actual secretario general; Alejandro Gabriel Amoros, director de Planes, Programas y Presupuesto, y Roberto Andreasen, actual segundo comandante operacional del Estado Mayor Conjunto.

Hace un año, entre octubre y diciembre de 2016, los jefes militares Amrein, Srur y Suñer, en ese orden, expusieron sus planes, visiones y estrategias en la Casa Rosada, ante el propio Presidente; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; su vicejefe Gustavo Lopetegui; la conducción del área de Defensa, por entonces a cargo de Julio Martínez, y un grupo selecto de legisladores. La síntesis del Presidente fue contundente: "Atrasan", confesó en la intimidad.

La única exposición que lo convenció fue la del teniente general Sosa, titular del EMC, quien habló ante el mismo círculo en febrero. Macri coincidió en que es necesaria una reestructuración para fortalecer a este organismo y priorizar la acción coordinada en materia de planeamiento y estrategia militar. Sosa explicó que el criterio de "conjuntez" puede hacer más eficiente la conducción militar y ayudar a hacer economía de recursos, mediante ahorros, sin perder capacidades.

Por ejemplo, hoy cada fuerza tiene su propio comando en la Antártida. Para evitar dilapidar recursos, se tendería a fortalecer el papel del Estado Mayor Conjunto, principalmente en la coordinación de tareas de apoyo logístico, comunicaciones y otras actividades. La gran incógnita es si el mismo criterio de concentración y unificación se extenderá a otras áreas, como las estratégicas direcciones de Inteligencia que conserva cada fuerza.

Veterano de la Guerra de Malvinas, formado en infantería y ex director del Colegio Militar, Sosa había sido removido por Cristina Kirchner cuando dirigía el Instituto de Obra Social del Ejército (IOSE) y fue recuperado por Macri en enero de 2016, al ponerlo como titular del EMC. Sosa impulsa una renovación en las fuerzas y no es muy fluida su relación con Suñer, del arma de ingenieros, que carga con el antecedente de haber sido director general del área de administración y finanzas del ex jefe militar kirchnerista César Milani. Cerca del Presidente se le imputa a Suñer haber tenido un manejo laxo en el mantenimiento del personal en actividad, ya que por ejemplo postergó los pases a retiro de muchos coroneles que sobrepasan los años de antigüedad previstos para ese grado.

La falta de actitud y aptitud para resolver problemas estructurales de las Fuerzas Armadas llevaron a esta grave situación. Será importante, entonces, entender de una buena vez que no se puede estar corriendo detrás de las tragedias. La sociedad merece ponerse un paso adelante y un presidente al que no le tiemblen las piernas para avanzar con medidas antipáticas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario