"HOY ESTARÍA MUERTA"

Desfigurada: Belén apenas puede hablar por los golpes e irá por la tentativa de homicidio

Belén Torres, la joven de 20 años desfigurada por el anestesista Gustavo Billiris en un departamento del barrio porteño de Palermo, agradeció a través de un video por la preocupación. Casi sin poder mover los labios y los parpados por los golpes del profesional, celebró: "A pesar de todo, no tengo nada grave". Desgarrador relato de la víctima e impactantes imágenes:

"Hoy Belén podía estar muerta", disparó el abogado Fernando Burlando, quien defiende a Belén Torres, la joven de 20 años víctima del ataque del anestesista de Palermo, Gustavo Billiris.

El padre de la víctima adelantó en diálogo por TN que el mediático Burlando irá por la tentativa de homicidio: "Mi hija no puede ni hablar de los golpes que recibió", afirma Rubén.

"Fue engañada por el anestesista y la salvaron los vecinos", agregó.

Según contó, ambos se conocieron a través de la red social Tinder. Él le ofreció trabajo para "cargar" a la computadora las planillas de los pacientes y un sueldo de $7.000 más el 10% de cada recaudación.

A raíz de la novedad, Rubén se acercó hasta el hospital Militar, ubicado en el barrio porteño de Las cañitas, donde trabaja el anestesista: "pero parecía normal, lo vi trabajando. Nunca me imaginé que esto podía pasar", continuó.

"Pero este hombre la desfiguró. Le destrozó la cabeza, la cara, los ojos", denunció el padre.

"Hoy, mi hija me pide perdón porque me dice: te fallé, papá", relató.

Tras la repercusión del caso, Belén publicó un video en el que agradece por la preocupación y celebra: "A pesar de los golpes, no tengo nada grave. Les mando un beso y muchas gracias".

Este jueves 2 de febrero, el profesional de la salud deberá declarar en Comodoro Py por tenencia de estupefacientes. Al parecer, en el departamento se encontraron dósis de paco y cocaína.

Según los relatos de la propia joven, "luego de 5 horas fumando crack, él tuvo convulsiones y cuando lo quise ayudar, me pegó trompadas y patadas". En medio de una situación incontrolable, ella pidió ayuda a gritos, por lo que los vecinos accionaron y la rescataron.

"Él estaba muy drogado", cerró.

Recordá que si sos víctima de violencia de género, no dudes en llamar al 144. Allí, profesionales estarán atentos para salvarte de tu traumática situación.

 

#El relato de la víctima:

En diálogo por TN (Grupo Clarín), Torres confesó:

"Estoy muy golpeada. Tengo algo en la espalda, lastimada, una fisura, y no escucho en el oído del lado izquierdo".

En cuanto a cómo sucedieron los hechos, prosiguió: "Llegue a las 20:00 por un tema de trabajo: le hacía un trabajo con las obras sociales. Él estaba bien, se fue con una amiga a cenar y cuando vuelve empieza a fumar y se va de mambo con la droga, con el crack".

Entre medio, la joven dijo que "fue la primera vez que consumía". En un momento, "él empieza a temblar, se pone de costado y empieza a pegarme muy fuerte, a pegarme, a pegarme y me dice: '¡¡¡te voy a matar!!!'".

"Estábamos los dos iguales, pero a mí no me nació la intención de matarlo. (En cambio,) a él sí. Él me empieza a pegar pero no sé con qué me corta la cara. Después supe que habían vidrios rotos", sostuvo.

"En las manos y el omóplato tengo todo cortado", denunció Belén.

Luego de contar que Billiris volvió de cenar alrededor de las 23 de este martes 31 de enero, exclamó: "Si los vecinos no me ayudaban, me moría".

El hecho ocurrió durante la mañana, tras varias horas de consumo: "Empecé a gritar casi a la mañana. (Para salvarme) fui al baño y me persiguió. Después, salgo al pasillo y me sigue pegando. Me tiro en un costado y me golpeó".

A Billiris "lo conocí a través de Tinder. Nunca pensé que me iba a cagar a palos como me pegó. Jamás pensé que era un tipo violento. Yo estaba igual de drogada que él y en ningún momento lo quise matar. Yo estaba en el piso y me seguía pegando patadas", denunció ante las declaraciones del agresor de haber sufrido el accionar de movimientos involuntarios por el consumo de crack.

"Fue todo voluntariamente. No fue así porque sí", ultimó.

Respecto de la ayuda que recibió, cerró: "Estaba en el pasillo y empiezo a gritar ayuda porque él me estaba pegando muy fuerte, pero no me acuerdo de nada sobre ese momento. Seguro alguien salió y me ayudó".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario