"QUE CUENTE CÓMO TRABAJAN LOS BOLIVIANOS"

Un senador boliviano contra Juliana Awada por "trabajo esclavo"

Tras el endurecimiento de los controles migratorios por parte del Gobierno de Mauricio Macri y el posterior pedido del diputado salteño Alfredo Olmedo de construir "un muro" con Bolivia, las relaciones con el país vecino comenzaron a tensionarse. Ahora el presidente del Senado boliviano, José Alberto Gonzáles, lanzó una dura acusación contra la Primera Dama. "Quisiera sugerirle a ese diputado que hable con la señora Awada, que le cuente cómo trabajan los bolivianos (…). Yo personalmente he estado participando en procesos donde esta señora estaba involucrada por trabajo esclavo", lanzó.

La relación bilateral con Bolivia se tensa cada día más. El endurecimiento de los controles migratorios dispuestos por el gobierno de Mauricio Macri, y algunas declaraciones -consideradas polémicas por aquel país- de la ministro de Seguridad Patricia Bullrich al respecto, ya habían generado la respuesta del país que lidera Evo Morales, quien citó al embajador argentino para que brinde "explicaciones". Luego, el mismo Evo lanzó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que pidió a los gobiernos latinoamericanos que no repliquen "las políticas migratorias del norte", en relación al flamante presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Si bien no mencionó explícitamente a Macri, el destinatario de su comentario era claro.

Luego, el diputado salteño Alfredo Olmedo sumó más tensión con su idea de construir "un muro" con Bolivia. "Yo conozco la frontera y muy bien, hay que hacer un muro", aseguró durante una entrevista con 'C5N'.
 
Olmedo insistió en que si no se podía levantar "un muro concreto" se levante "un muro virtual" en donde cumpla la función de ser "un muro de seguridad donde encause (el tránsito de gente), que se pase por un solo lado, por dos lados, por tres lados, no por donde quiera".

Y la réplica boliviana no tardó en llegar, aunque con una dura acusación hacia la primera dama, Juliana Awada.

El presidente del Senado boliviano, José Alberto Gonzáles, reveló que cuando ejerció las funciones de cónsul en Buenos Aires participó en procesos en los que Awada -que dirigió la firma de ropa Cheeky-, estuvo involucrada en acusaciones de “trabajo esclavo” por su relación con textileras que contrataban a bolivianos indocumentados.

“Voy a dar un salto al vacío, pero yo quisiera sugerirle a ese diputado (Olmedo) que hable con la esposa del señor Macri, que la señora  Awada le cuente cómo trabajan los bolivianos, eso le recomiendo a ese diputado (…). Yo personalmente he estado participando en procesos donde esta señora (Awada) estaba involucrada por trabajo esclavo. Así que, señores, antes de pensar en muros, piensen bien en su economía”, lanzó Gonzáles.

De momento, no ha habido respuesta del Gobierno argentino a esta dura acusación. Pero es evidente que la tensión en la relación bilateral va en escalada.

Gonzales informó que hay "preocupación" por la decisión asumida en Buenos Aires y que se está realizando un seguimiento permanente.

"Estamos a través de la Cancillería, de diferentes instancias del Ejecutivo y de la propia Asamblea haciendo siguiendo con mucha expectativa lo que está pasando y seguramente vamos a llevar adelante algunas iniciativas", anunció.

"Eso nos tiene preocupados porque siento, tras las declaraciones de la señora Bullrich -que más allá de la posibilidad que tienen los países de manera soberana de hacer sus reglas de juego en el tema migratoria-, creo que se han extralimitado con el hecho de salir a estigmatizar, a manifestar rasgos xenofóbicos indisimulables; ha sido lo que nos ha puesto a todos en alerta", cuestionó.

Por su parte, el embajador boliviano Santos Tito informó, según publicó hoy La Razón en su versión impresa, que los datos del Sistema Penitenciario señalan que hay 408 paraguayos, 326 peruanos y 273 bolivianos recluidos en cárceles.

“Según nuestras estimaciones, en Argentina viven un millón de bolivianos. Es decir que los 273 connacionales que están en las cárceles de este país significan el 0,02%, por tanto tenemos al 99,98% trabajando de forma honesta y contribuyendo al desarrollo de Argentina”, insistió.

Recordemos que días atrás, la cancillería de Bolivia citó al embajador argentino para pedir explicaciones sobre el nuevo régimen de controles fronterizos que lanzó el gobierno nacional como medida de seguridad.

El ministro de gobierno interior boliviano, Carlos Romero, aseguró que el funcionario argentino tiene que explicar cómo serán los cambios. “Lamentamos la estigmatización a los ciudadanos bolivianos en Argentina, que coincide con el discurso de Trump. No quisiera pensar que mis colegas sigan esta línea”, expresó.

La ministro de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo que Bolivia deberá respetar las decisiones soberanas del Estado argentino y en caso de existir alguna inquietud la deberán canalizar a través de vías diplomáticas.

Bullrich añadió que su ministerio trabaja para mejorar los controles migratorios en la triple frontera de la provincia de Misiones, donde coinciden los límites de Paraguay, Uruguay y Argentina, o La Quiaca, en la provincia de Jujuy, que separa el país de Bolivia.

Al respecto, el ministro Romero dijo que las apreciaciones de Bullrich fueron "desafortunadas" y aseguró que la Cancillería boliviana convocó al embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez, para "pedirle una explicación".

"Cuando se hace una afirmación -y mucho más cuando puede afectar al sentimiento de ciudadanos extranjeros- lo importante sería respaldarlo con datos oficiales, estadísticas, casos, referencias que pudieran objetivar estas afirmaciones que las consideramos graves", afirmó el ministro boliviano.

 

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario