DECISIONES Y DEBATES

Cristóbal no es Fabián ni Fabián es Cristóbal

Quienes han trabajado/trabajan en las empresas con participación accionaria de Cristóbal López conocen que Fabián de Sousa no participa de todos sus emprendimientos. En algunos sí, en muchos no. En el marco de reordenamientos empresariales que provocan los cambios políticos, es casi 'de manual' que exista un debate acerca del horizonte común vs. el futuro disociado.

Otra vez la primicia fue de Claudio Destéfano en su newsletter Ristretto, aunque la confirmación provino de la 'mesa chica' de los protagonistas: Destéfano lo hizo más taxativo, el interlocutor fue más cauteloso. Lo concreto es que Grupo Indalo sólo tiene en común con Casino Club, por ejemplo, al accionista Cristóbal López, pero hay otros accionistas, bien diferentes en cada negocio.

También es verdad, otro ejemplo, que siempre hubo un enfoque bien diferente sobre la inversión en medios de comunicación: Fabián De Sousa tiene una visión más participativa en esa actividad que López.

Pero sucede algo más importante: De Sousa no es un empleado de López sino que tiene una participación accionaria cuyo mandato no siempre coincide con el López.

En este punto cabe preguntarse: ¿seguirán juntos sus negocios o resultaría más apropiado reordenar los intereses de cada uno?

Si bien Destéfano afirma que ya hay una decisión tomada, desde adentro del holding se afirma que sólo es motivo de debate porque es bastante más complejo cualquier trama empresarial, con documentación, activos y dinero, que la verborragia de una mesa de café.

Pero el tema existe porque tampoco es lógico, para Cristóbal, un holding con intereses demasiado diversos: del juego de azar a los medios de comunicación, desde el dulce de leche a la metalurgia, desde el cordero congelado al petróleo, desde las estaciones de servicio a la construcción pública.

En el caso de Fabián De Sousa, hay un cierto deseo de especialización: medios y petróleo

Hay antecedentes de socios que, en medio de cambios de época, decidieron ir cada uno por su lado. Un caso famoso fue el de Eduardo Elsztain y Marcelo Mindlin. Elsztain se quedó con IRSA y Cresud, y Mindlin se fue con su fondo Dolphin, inicio de Pampa Energy. Y cada uno es exitoso en lo suyo, sin dramas.

Otro caso fue el de Eduardo Eurnekian y Ernesto Gutiérrez: Eurnekian continuó con sus emprendimientos, donde hoy sus colaboradores principales son Rafael Bielsa y Guillermo Nielsen, y Gutiérrez se radicó entre Miami y Panamá con sus propios negocios aunque en la Argentina mantiene el control de una cadena de indumentaria muy conocida en el mundo del polo.

Por ahí, se debate mucho y al final no pasa nada: ¿cuántas veces se especuló conque Grupo Clarín y Fintech acabarían su sociedad en Cablevisión, pero la convivencia continúa?

¿Y sobre Daniel Vila y José Luis Manzano que concluirían sus vínculos que, sin embargo, se mantienen?

Pero también es cierto que el propio presidente Mauricio Macri un día separó sus intereses de su padre Franco Macri porque quería construir su propio destino.

Habrá que seguir con atención el desenlace de la historia.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario