CGT BALCARCE

UOMgate: Imputaron a Caló por lavado y pidieron inhibir sus bienes

Sorpresiva resolución de la Justicia sobre la cúpula de la UOM y el líder de la CGT oficialista. Antonio Caló y otros dirigentes fueron imputados por ?aparente daño patrimonial a miles de trabajadores de la UOM durante más de veinte años (1987-2008) y el manejo indiscriminado y hasta inmoral de fondos en principio provenientes de delitos? en una causa por presunto lavado de dinero donde además se apunta al titular del gremio y de la CGT oficialista además de a otros dirigentes de la Unión Obrera Metalúrgica. El caso comenzó en agosto de 2011 cuando personal de la Aduana descubrió que en el automóvil BMW de Córdoba, que iba a embarcarse en un Buquebús hacia Montevideo, había 800.000 dólares. El abogado de la UOM reveló que el dinero era para la compra de propiedades en Uruguay y confesó cuál su origen: pagos en negro del Instituto de Seguros.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Sorpresiva imputación a Antonio Caló y a la cúpula de la UOM en momentos en que al líder de la CGT oficialista se lo ve muy cerca de Daniel Scioli mientras negocia la reunificación de la entidad fabril con el moyanismo. La Justicia imputó a Caló por lavado de dinero y pidió la inhibición de sus bienes. Según la investigación judicial, el gremialista habría cobrado 20 mil dólares por mes del Instituto del Seguro.

Según consignó este miércoles (30/9) la agencia de noticias DyN, la representante del Ministerio Público requirió una investigación penal porque los imputados habrían cobrado 20 mil dólares mensuales de 1987 a 2008, que correspondían al 20 por ciento de la recaudación de seguros de vida y sepelios a los afiliados de la UOM. El requerimiento de la fiscal fue hecho ante el juez en lo penal económico Pablo Lladarola.

La Justicia investiga por presunto lavado de dinero a Antonio Caló y otros dirigentes de la UOM, en una causa en la que fue condenado a un año y nueve meses de prisión a Segundo Pantaleón Córdoba, ex jefe del área jurídica del gremio metalúrgico, y en la que el fallo del Tribunal Oral Penal Económico N° 2 alude a los sindicalistas en duros términos al vincularlos con el “aparente daño patrimonial a miles de trabajadores de la UOM durante más de veinte años (1987-2008) y el manejo indiscriminado y hasta inmoral de fondos en principio provenientes de delitos”.

El caso comenzó el 2 de agosto de 2011 cuando personal de la Aduana descubrió que en el automóvil BMW de Córdoba, que iba a embarcarse en un Buquebús hacia Montevideo, había 800.000 dólares.

Tras su detención, Córdoba denunció que él y otras 13 autoridades de la UOM se repartieron durante 20 años 280.000 dólares por mes, en "prolijos sobres marrones", que provenían del 20% de la recaudación que los afiliados metalúrgicos le pagan al Instituto de Seguros SA en concepto de seguros de vida y sepelio.

Días atrás, los jueces Claudio Gutiérrez de la Cárcova, César Lemos y Luis Losada del Tribunal Oral Penal Económico N°2 condenaron a Córdoba a un año y nueve meses de prisión en suspenso. Y confirmaron que Caló debía ser investigado junto al secretariado de UOM por lavado de dinero.

Clarín indica que en su defensa, el abogado de la UOM reveló que el dinero era para la compra de propiedades en Uruguay y confesó cuál su origen: provenían de pagos en negro del Instituto de Seguros, presidido por Julio Raele, estrecho allegado a Lorenzo Miguel. Agregó que “pactó con la UOM y el Instituto una remuneración mensual, habitual y permanente de una suma equivalente a 1/14 ava parte del 20% de la recaudación, mientras mantuviere vigencia el nuevo artículo 52 del convenio colectivo de trabajo 260/75”. Y dijo que Raele liquidaba a la UOM entre 280.000 y 350.000 dólares por mes.