CUESTA ABAJO

La citricultura entrerriana, otro fracaso del gobierno K

La situación que atraviesa una de las empresas más grande del sector, Citrícola Ayuí SA, es el fiel reflejo de lo que está ocurriendo con una de las actividades tradicionales de la economía entrerriana. También es una muestra más de la impostura del relato K y de la incapacidad del gobierno de Sergio Urribarri.

PARANÁ (U24 Entre Ríos). Un enorme camión estacionado en la explanada de la Casa de Gobierno en Paraná, llamó la atención a los primeros transeúntes que pasaban a la madrugada por ese lugar. Más tarde la incógnita se desentrañó: Era el camión del Programa “Citrus Entrerriano para Todos”. A eso de las 10:00 ya habían descargado cajones y bolsones para vender al público. Es la forma que tiene el gobierno provincial de ayudar a la producción y la industria citrícola de Entre Ríos: ¿¡!?

La mayoría esperaba, en ese contexto, que aparecieran el gobernador Sergio Urribarri, y el ministro de la Producción, Roberto Schunk, vestidos de feriantes... pero no aparecieron ni siquiera a comprar algún bolsón de mandarinas.   

“Lo mejor que nos puede pasar es retroceder tres años y posicionarnos a inicios del mes de junio de 2011 cuando desde el gobierno nos prometieron de todo después de las históricas heladas de ese año”. La contundente afirmación pertenece al presidente de la Asociación de Citricultores de Concordia, Enrique Cecil Taylor, quien en declaraciones al programa televisivo X-Más, reflejó el descontento y preocupación por el futuro del sector.

Taylor se refería al desinterés o la inutilidad del Ejecutivo provincial para cambiar el contexto de una economía regional decisiva en la estructura productiva entrerriana. Es muy grave la situación de los productores cítricos de Entre Ríos, quienes en muchos casos debieron cambiar de actividad (tal como sucede también con cientos de tamberos), provocando una fuerte caída en la producción y la pérdida de cientos de puestos de trabajo.

En tanto, el gobierno provincial, a través de su ministro Roberto Schunk dilapidó millones de pesos en apoyar emprendimientos falsos como el de las cosechadoras, o en estatizar empresas que luego vendió a precios muy inferiores.

La falta de financiación a plazos y tasas competitivas, y la tremenda carga fiscal, han provocado la caída de más del 50% de la producción en los años siguientes a las heladas de 2011, llegándose en 2014 a una situación muy complicada para el sector: si bien se incrementó levemente la producción respecto a 2013, el producto ha perdido mercados. Precisamente lo que pretendía era que el gobierno provincial ayudara en la recuperación de mercados a través de una estrategia de marketing y promoción, por lo menos.

Por ejemplo, la prometida apertura del mercado japonés fue otro cuento chino: nunca se concretó. “Sabíamos que en el mercado de Japón había un potencial de demanda de nuestros cítricos dulces, principalmente mandarinas”, había afirmado en una oportunidad el gobernador Urribarri...

La Paradoja de Salto Grande  

La represa de Salto Grande tuvo en los departamentos Concordia y Federación dos firmes opositores durante los años en que se proyectaba el complejo hidroeléctrico. El argumento que terminó por convencer a los habitantes de la región fue la promesa de tener en el futuro la energía más barata del país y la conexión a los establecimientos productivos de corriente trifásica.

Sin embargo, nada de eso sucedió. Hoy los precios que se pagan por la energía eléctrica son de los más altos del país a pesar de generar buena parte de la energía que consume la Argentina.

El riego diario de 50 hectáreas cuesta US$200 (a precio de dólar billete, no oficial). Es imposible utilizar equipos alimentos a gasoil y las quintas o chacras que tienen electrificación rural son pocas. Entonces, hay muchos equipos de riego que están parados y con muy poco uso. En la actualidad esa zona tiene la energía más cara del país, con una tarifa que equivale al doble de la que se paga en Ciudad de Buenos Aires y GBA, pero ninguno de los dirigentes de la región que han estado en el directorio de la represa binacional hizo algo al respecto durante todos estos años.

Tampoco los legisladores que representan a la provincia se han preocupado por el tema, tal como sí lo hicieron los de otras regiones, quienes acompañando a los productores han logrado conquistar mercados internacionales que fueron perdiendo los entrerrianos. 

Un caso muy interesante es el de Rusia: no se puede ingresar a causa de los aranceles vigentes en ese país pero nadie ha negociado algún acuerdo bilateral específico, aprovechando que en estos días hay buena relación con Vladimir Putin. Por ejemplo, en una situación similar Uruguay logró entrar a Brasil y a USA. En cambio, el citrus argentino no consigue entrar a esos mercados.

Así, en 2014 hay un excedente de fruta bastante importante y a Urribarri y su ministro Schunk, lo único que se les ocurre es implementar el programa “Citrus Entrerriano para Todos” vendiendo fruta frente a la Casa de Gobierno entrerriana...

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario