CRISTINA VS SCIOLI Y LAS OPERACIONES

El Reino de la Sospecha

Con el paro y movilización de Moyano y el golpe institucional a Fernando Lugo, Cristina comenzó a instalar un clima de sospechas sobre supuestas operaciones desestabilizadoras. En medio de la embestida para quitar a Scioli de la carrera presidencial, volvió la inseguridad. El sciolismo denunció operaciones en su contra. El kirchnerismo se queja de lo mismo. Ese reino de sospechas parece sentarle bien a Cristina, por muchas razones.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El repertorio kirchnerista de gobierno siempre incluyó un importante capítulo sobre las teorías conspirativas. Sembrando sospechas y señalando enemigos logró avanzar implacablemente sobre sus adversarios justificando u ocultando prácticas y falencias graves.

Cristina volvió a apelar a esa vieja artimaña para enfrentar a sus nuevos enemigos, pero remozada y aggiornada a los acontecimientos que ocurrieron en países vecinos.

El golpe institucional contra el ahora ex presidente de Paraguay, Fernando Lugo, le sirvió de ejemplo para sus teorías desestabilizadoras inauguradas con motivos del paro general y la marcha a la Plaza de Mayo, que organizó un ex aliado kirchnerista: Hugo Moyano.

El afán de Cristina de imponer sus ideas conspirativas la llevó a ‘nacionalizar’ la Cumbre del Mercosur en Mendoza. Allí tanto Ella como su Canciller, Héctor Timerman, instalaron desde la reunión del bloque comercial la sospecha sobre un intento de desestabilizar al Gobierno.

A Hugo Moyano fue al primero que se lo señaló detrás de la ‘movida’ desestabilizadora. También a los gremialista conocidos como los La Dragones, que tomaron violentamente el yacimiento de Cerro Dragón. La ‘coalición desestabilizadora’ estaría integrada, según el cristinismo, por Moyano, Clarín, Scioli, el duhaldismo residual, los gremios no oficialistas y otros.

Horacio Verbitsky lo explica mejor aquí donde señala “las operaciones de prensa que realiza el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli ”.

Scioli sabía que esta sería la semana más difícil de su administración al frente de la provincia de Buenos Aires, al menos en cuanto a lo económico se refiere.

[ pagebreak ]

Sin embargo, a las protestas de los sindicatos por la cuotificación del pago del aguinaldo se le ha sumado un imprevisto -amplificado también desde el Gobierno nacional-: dos crímenes en Cañuelas hicieron que la inseguridad vuelva a las tapas de los diarios y le sirve al kirchnerismo –que siempre soslayó a la inseguridad hasta tratarla de una “sensación”- para redoblar la embestida contra Scioli y su costado más débil; la política de Seguridad que lleva adelante el Ministro de Justicia, Ricardo Casal.

Aquí el sciolismo también denuncia una operación en su contra, al igual que el Gobierno nacional lo hace con ellos. Operación-contraoperación.

El senador provincial Alberto De Fazio denunció este lunes (02/07) una operación política cuya puesta en marcha ubicó en Cañuelas, donde se produjo el doble crimen.

"Un genuino reclamo vecinal por inseguridad se convirtió en un circo mediático animado por los peores exponentes de la derecha", dijo el legislador y agregó: “ En TN y C5n Hugo Salinas militante político de la oposición de Quilmes, en Cañuelas, arengando que se vayan todos. Sin vergüenza! ”.

Según amplía el portal La Tecla, De Fazio explicó en un comunicado: “Hugo Salinas, conocido militante de la derecha quilmeña, quien apoyó a candidatos del PRO en las últimas elecciones, es una de las caras visibles de las marchas por seguridad en el distrito. Salinas, empresario de la noche con dudosos contactos, se vio envuelto junto a familiares en confusos episodios policiales, que aún no se esclarecen judicialmente, del mismo modo que sus manejos comerciales ”.

El texto finalizó denunciando que “sin ninguna relación con la comunidad de Cañuelas, Salinas apareció como uno de los principales oradores de la protesta, al grito de ´que se vayan todos´, expresando la permanente voluntad desestabilizadora de los sectores que representa ”.

[ pagebreak ]

Si como decíamos el domingo 1 de julio, atizar la cuestión salarial-gremial ya era un riesgo también para el propio kirchnerismo, agitar la inseguridad y pretender circunscribirla solo a la provincia de Buenos Aires es una apuesta de mayor peligro.

Los ladriprogresistas pretenden desconocer que los problemas de la provincia de mayor peso del país, Buenos Aires, pueden complicar al Ejecutivo Nacional, y ayudar a agrupar a varios gobernadores en el reclamo a Cristina Fernández. Por eso, también el Reino de las Sospechas le es útil a la primera mandataria para tapar algunas cuestiones de su propia responsabilidad.

La Provincia de Buenos Aires necesitaba una asistencia financiera de $ 2.200 millones para atender el pago de salarios y el aguinaldo, pero la Nación le gira sólo $ 1.000 millones en medio de reproches y críticas a la administración de los recursos, retos encabezados por Cristina en cadena nacional.

De esta forma le transfirió a Scioli la caída en la recaudación nacional de los impuestos coparticipables, por la desaceleración de la economía, la inflación, etc. Una situación que hace varias semanas venimos reflejando en Urgente24 y que hoy explicó claramente el centro de estudios Idesa en un informe (ver nota relacionada)

Cristina cree que colisionando con Scioli e instalando el clima de sospechas, no solamente perjudica a un antagonista sino que consigue que la sociedad desconozca la debilidad del Tesoro Nacional.

Ella ha decidido no ser quien lidere el ajuste. Si Mauricio Macri consiguió el temporario refugio judicial, es el turno de intimar al otro gran adversario político para 2015: Daniel Scioli.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario