Leído

PREVENCIÓN

Más efectivo y más barato: el poder del jabón blanco contra el COVID-19

Jue, 26/03/2020 - 7:48pm
Enviado en:
Por Urgente24

En plena batalla por conseguir alcohol líquido o su versión en gel, y los altos precios registrados en los pocos productos que se encuentran disponibles, los especialistas recuerdan la mayor efectividad del jabón, sobre todo, el jabón blanco que, en tiempos de cuarentena, hace prácticamente innecesaria la compra de alcohol.

Contenido


 
El virus COVID-19 tiene 3 capas, una de las cuales y la principal es grasa, por lo tanto, el único producto que lográ eliminar al casi 100% esta grasa y a su vez arrasar con las otras capas que lo componen es el jabón y más aún el jabón en pan blanco.

Si bien en el mercado, hoy por hoy, existen infinidad de opciones para luchar contra este virus lo más certero y económico para las familias es este jabón, que seguramente está presente en la mayoría de las casas ya sea para el lavado de zapatillas o alguna prenda en particular.

Es un jabón que contiene un PH casi similar al de nuestra piel, por lo que es sumamente beneficioso.

Pero aunque se sabe que los jabones blancos y los antibacteriales son los más recomendables por su calidad, y los de glicerina y los de colores, los siguen por detrás, lo cierto es que el jabón siempre es bueno en todas sus versiones: ya sea líquido, antiséptico, blanco o de tocador. Además de tener un precio accesible. 

Además, los fabricantes de jabón garantizan que pueden abastecer la demanda. Así lo hicieron cuando los citó el Gobierno para asegurar que no falte en las góndolas de todo el país.

Tampoco es la primera vez que el jabón se convierte en la estrella: en la década del '50, con la llegada de la poliomieliotis se lo recomendaba para luchar contra la parálisis infantil por una cuestión de higiene.

Según datos de la Cámara de Subproductos Ganaderos, la demanda de cebo creció fuertemente. Daniel Di Pardo, gerente general de la institución que agrupa a 35 empresas de reciclado y jabonerías del país señaló hace unos días que "por año, se venden 120.000 toneladas de cebo para producir 170.000 toneladas de jabón en Argentina, incluye el pan blanco, el jabón de tocador y los jabones en polvo. El consumo pér cápita es de 3,8 kilos de jabón por año".

La Secretaría de Comercio llamó a los principales productores y les consultó si tenían capacidad para incrementar la producción. La empresa cordobesa Guma, tanto como Unilever, Alicor y Materia contestaron que sí.

La explicación de cómo actúa el jabón

El virólogo Dr. John Williams, jefe de la división de enfermedades infecciosas pediátricas del Hospital de Niños de Pittsburgh del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh explicó en diálogo con la 'CNN' cómo algo tan simple como el jabón y el agua actúan contra los coronavirus.

Según su relato, bajo el microscopio, los coronavirus parecen estar cubiertos con agujas puntiagudas, lo que les da la apariencia de tener una "corona", de ahí su nombre. Debajo de la corona está la capa externa del virus, que está compuesta de lípidos, o lo que llamaríamos grasa.

Ahora imagina que el coronavirus es tu plato para la manteca, cubierto con grasa mantecosa.

"Intentas lavar tu plato de manteca solo con agua, pero esa manteca no sale del plato", explicó Williams. "Se necesita un poco de jabón para disolver la grasa. Por lo tanto, el jabón o el alcohol son muy, muy efectivos contra la disolución de ese recubrimiento líquido grasiento del virus".

Si pierde esa capa externa, se "inactiva físicamente el virus, por lo que ya no puede unirse y entrar en las células humanas", dijo Wllliams.

La forma en que el jabón logra esta hazaña es una ciencia bastante extraña y fascinante.

Se trata de cómo se forman las moléculas de jabón: cada una se parece mucho a un pequeño espermatozoide, con cabeza y cola. La cabeza se adhiere al agua pero la cola la rechaza, prefiriendo el aceite y la grasa.

Tratando frenéticamente de escapar del agua, la cola del jabón se hunde en la capa externa grasa del virus y comienza a abrirla, al igual que podríamos usar una palanca para separar dos pedazos de madera.

Una vez que el virus o la bacteria se abre, derrama sus tripas en el agua jabonosa y muere o se destruye.

El agua y el lavado con las manos son importantes para este proceso porque la combinación crea más burbujas de jabón, que interrumpen los enlaces químicos que permiten que las bacterias, virus y otros gérmenes se adhieran a las superficies.