SALUD

Los gorditos están ganando

En personas con obesidad leve y, a la vez, diabetes del tipo 2, el tratamiento quirúrgico ya goza del aval del Consejo Federal de Medicina brasilero, que lo considera la operación una alternativa: otra novedad positiva para los gorditos, antes discriminados pero hoy valorizados, por el mercado y la cultura pop.

 

Un estudio brasileño mostró que la cirugía bariátrica puede ayudar a combatir la diabetes de  tipo 2 de en personas con obesidad leve. El trabajo, publicado en la revista Diabetes Care, de la Asociación Americana de Diabetes, evaluó a 66 pacientes durante seis años, el seguimiento más prolongado hasta la fecha. 
 
El Consejo Federal de Medicina ya se considera la cirugía bariátrica una alternativa viable en el tratamiento de las personas con diabetes combinada con obesidad severa o mórbida (es decir, índice de masa corporal superior a 35 kg / m²). 
 
El estudio de reciente publicación evaluó pacientes con obesidad moderada (índice de masa corporal entre 30 y 35 kg / m²) que recibían tratamiento en el Hospital Oswaldo Cruz, en Sao Paulo.
 
Alrededor del 88% de los participantes experimentaron una mejora de la diabetes - los médicos no suelen hablar de cura. Después de un período que oscila de 3 a 26 semanas, dejaron de usar medicamentos de vía oral y desde la cirugía, los síntomas no regresaron. En los otros pacientes, más del 11% reportó mejoría en el control de azúcar en sangre. 
 
Todos se sometieron a una cirugía conocida como bypass gástrico, el tipo más popular de cirugía bariátrica en el mundo. "Utilizamos la técnica más difundida y consolidada", explica Ricardo Cohen, coordinador del estudio y presidente de la Sociedad Brasileña de Cirugía Metabólica y Bariátrica. 
 
Cohen dice que la cirugía deber considerarse cuando otras alternativas han sido descartadas por ser ineficaces. "El paciente que no responde a otros tratamientos, puede recibir la indicación de la cirugía", señala el médico. "Pero primero tenemos que tratar de cambiar los hábitos y medicamentos". 
 
El endocrinólogo Sergio Atala Dib, coordinador del Centro de Diabetes de la Escuela Paulista de Medicina, concuerda con esa afirmación. "Los resultados (de la cirugía bariátrica) son prometedores y señalan una estrategia cuando otros métodos han fracasado", afirma. 
 
Para Cohen, estudios como el que acaba de ser publicado en los próximos años debería motivar un aumento de casos en los que la cirugía puede estar indicada en el país - para incluir los casos de obesidad moderada. 
 
Airton Golbert, presidente de la Sociedad Brasileña de Endocrinología y Metabolismo, ha seguido de cerca los resultados y también ve una tendencia similar en todo el mundo. "En 2010, la Federación Internacional de Diabetes expresó el consenso de que la cirugía puede ser apropiada en algunos casos de personas con obesidad moderada", recuerda. 
 
Pero subraya que se necesitan estudios con un mayor número de voluntarios. "Hay importantes publicaciones en revistas científicas con una docena de pacientes", señala. "Para la indicación de un nuevo tratamiento, normalmente se realizan pruebas clínicas con la participación de tres a cinco mil personas en seguimiento por un período que puede oscilar entre seis meses y dos años". 
 
Walmir Coutinho, del Departamento de Obesidad de la Sociedad Brasileña de Diabetes, considera principal una coordinación de los estudios en curso, en las diferentes instituciones para que puedan fundamentar un protocolo coherente de indicación de la cirugía. "Cada equipo suele utilizar una metodología con criterios propios", afirma. "De esa manera, es difícil poder comparar los datos".
 
Él mismo participa en un estudio que verifica la conveniencia de la cirugía para personas con diabetes y sobrepeso (índice de masa corporal superior a 25 kg / m²). "Los resultados son buenos, pero no está claro si son mejores que los del enfoque tradicional", dice Coutinho.
 
A la diabetes tipo 2 es la forma más común de la enfermedad - representa el 90% de los casos. Por lo general, afecta a personas obesas de más de 40 años de edad. 
 
A diferencia de la diabetes tipo 1, que por lo general tiene raíces hereditarias, el segundo tipo se produce como consecuencia de los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo.
 
El coordinador del estudio y presidente de la Sociedad Brasileña de Cirugía Bariátrica y Metabólica señala que el estudio no mostró una correlación directa entre la pérdida de peso y control de la diabetes. "Incluso los pacientes que no habían perdido peso, tuvieron una gran mejora en cuadro clínico", dice.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario