Leído

REPRIMEN PROTESTAS EN BIELORRUSIA

Los manifestantes rechazaron otro mandato del actual presidente

Dom, 09/08/2020 - 9:07pm
Enviado en:
Por Urgente24

La policía lanzó granadas de estruendo y detuvo a opositores tras reprimir las protestas que se desataron contra un nuevo gobierno del presidente, Alexander Lukashenko, quien se adjudicó la victoria electoral. Serias dudas sobre los resultados.

Bielorrusia, violencia, policías
bielo.jpg
Alexander Lukashenko, Presidente de Bielorrusia
Contenido

La agencia de noticias Reuters informó el domingo (09/08), que miles de personas salieron a las calles de Minsk, la capital de Bielorrusia, para protestar por lo que consideran, fraude electoral, el posible triunfo del actual primer mandatario, Alexander Lukashenko.

La policía bloqueó calles y al menos 10 personas fueron detenidas dijo un testigo, mientras los medios locales reportaban arrestos y choques entre policías y manifestantes en la capital y otras ciudades.

Exdirector de una granja colectiva soviética, Lukashenko gobernó el país desde 1994 pero enfrentó una oleada de indignación por su manejo de la pandemia del COVID-19, de la economía y los derechos humanos.

Los sondeos a boca de urna aprobados por el estado mostraban que ganaría con el 79,7% de los votos, mientras que su principal opositora, Svetlana Tikhanouskaya, una exprofesora de inglés desconocida hasta que hace unas pocas semanas lideró protestas contra él, recibió 6,8%.

Tikhanouskaya entró a la carrera después que su esposo, un bloguero opositor al gobierno que quería competir en los comicios, fue encarcelado.

A todo esto los observadores extranjeros no verifican elecciones libres y justas en Bielorrusia desde 1995.

“Espero que las fuerzas del orden entren en razón y se pongan del lado de la gente, de forma que la madrugada en Minsk termine sin derramamiento de sangre”, dijo Veronika Tsepkalo, esposa de un candidato vedado que respaldó a Tikhanouskaya.

Una dura respuesta a nuevas protestas podría perjudicar los intentos de Lukashenko para acercarse a Occidente ante las tensiones con su aliado tradicional, Rusia, que trató de presionar a Bielorrusia para una unión económica y política más estrecha.