Leído

CRISIS POR PANDEMIA

USA no está en la lista de "países generosos" pero China sí, según el FMI, muy inquieto por los emergentes

Lun, 20/04/2020 - 5:59pm
Enviado en:

"Gracias a la generosidad del Reino Unido, Japón, Alemania, los Países Bajos, Singapur y China, podemos proporcionar ayuda inmediata a nuestros miembros más pobres", escribió Kristalina Georgieva, directora-gerente del FMI en su más reciente comunicación. También afirmó "Me alientan las promesas de compromisos prometedores de Japón, Francia, Reino Unido, Canadá y Australia". En ninguna de las listas está USA, el mayor accionista del Fondo Monetario y que presionó en su momento, con riesgto de desequilibrio financiero del organismo multilateral, para prestarle a Mauricio Macri. Georgieva dijo que hay que imaginar otras soluciones porque no a todos les servirá el endeudamiento.

georgieva.jpg
Kristalina Georgieva.
Contenido

He estado diciendo durante un tiempo que esta es una "crisis como ninguna otra". 

 **  Es más compleja, con choques interrelacionados con nuestra salud y nuestras economías, que han detenido casi por completo nuestra forma de vida;

 **  Más incierta, ya que estamos aprendiendo poco a poco cómo tratar el nuevo virus, lograr que la contención sea más efectiva y reiniciar nuestras economías; y

 **  Realmente global. Las pandemias no respetan las fronteras, tampoco los choques económicos que causan.

El panorama es terrible. Esperamos que la actividad económica mundial disminuya en una escala que no hemos visto desde la Gran Depresión.

Este año, 170 países verán caer el ingreso per cápita; hace solo unos meses estábamos proyectando 160 economías para registrar un crecimiento positivo del ingreso per cápita.

Acciones tomadas

Tiempos excepcionales requieren una acción excepcional. En muchos sentidos, ha habido una ' respuesta como ninguna otra ' de los miembros del FMI.

Los gobiernos de todo el mundo han tomado medidas sin precedentes para combatir la pandemia: salvar vidas, proteger sus sociedades y economías. Las medidas fiscales hasta ahora han ascendido a unos US$ 8 billones y los bancos centrales han realizado inyecciones de liquidez masivas (en algunos casos, ilimitadas).

Por nuestra parte, el FMI tiene una capacidad de préstamo de US$ 1 billón, 4 veces más que al comienzo de la crisis financiera mundial, al servicio de sus 189 países miembros. Reconociendo las características de esta crisis, global y de rápido movimiento, de modo que la acción temprana es mucho más valiosa e impactante, hemos tratado de maximizar nuestra capacidad para proporcionar recursos financieros rápidamente, especialmente para los miembros de bajos ingresos.

En este sentido, hemos fortalecido nuestro arsenal y tomado medidas excepcionales en solo estos dos meses.

Estas acciones incluyen:

 **  Duplicar la capacidad de emergencia y desembolso rápido del FMI para satisfacer la demanda esperada de alrededor de US$ 100.000 millones. 103 países nos han solicitado financiamiento de emergencia, y nuestra Junta Ejecutiva habrá considerado aproximadamente la mitad de estas solicitudes para fin de mes.

 **  Reformando nuestro Fideicomiso de Contención y Alivio de Catástrofes, para ayudar a 29 de nuestros miembros más pobres y vulnerables, de los cuales 23 están en África, a través del alivio rápido del servicio de la deuda, y estamos trabajando con los donantes para aumentar nuestros recursos de alivio de la deuda en US$ 1.400 millones. Gracias a la generosidad del Reino Unido, Japón, Alemania, los Países Bajos, Singapur y China, podemos proporcionar ayuda inmediata a nuestros miembros más pobres.

 **  Con el objetivo de triplicar nuestra financiación en condiciones favorables a través de nuestro Fideicomiso de reducción de la pobreza y crecimiento para los países más vulnerables.

 **  Estamos buscando US$ 17.000 millones en nuevos recursos de préstamos y, a este respecto, me alientan las promesas de compromisos prometedores de Japón, Francia, Reino Unido, Canadá y Australia por un total de US$ 11.700 millones, lo que nos lleva a alrededor del 70%o de los recursos necesarios para este fin. objetivo.

 **  Apoyar una suspensión de los pagos oficiales de la deuda bilateral para los países más pobres hasta fines de 2020, un acuerdo innovador entre los países del G20. Esto vale aproximadamente $ 12 mil millones para las naciones más necesitadas. Y pidiendo que los acreedores del sector privado participen en términos comparables, lo que podría agregar otros $ 8 mil millones de alivio.

 **  Establecer una nueva línea de liquidez a corto plazo que pueda ayudar a los países a fortalecer la estabilidad económica y la confianza.

 **  Apoyar la suspensión de los pagos oficiales de la deuda bilateral para los países más pobres hasta fines de 2020, un acuerdo innovador entre los países del G20. Esto vale aproximadamente US$ 12.000 millones para las naciones más necesitadas. Y pidiendo que los acreedores del sector privado participen en términos comparables, lo que podría agregar otros US$ 8.000 millones de alivio.

 **  Establecer una nueva línea de liquidez a corto plazo que pueda ayudar a los países a fortalecer la estabilidad económica y la confianza.

Este es el paquete de acciones que el Comité Monetario y Financiero Internacional aprobó la semana pasada en nuestras Reuniones virtuales de primavera.

Representa una poderosa respuesta política. Sobre todo, le permite al FMI obtener apoyo inmediato "aquí y ahora" para los países y las personas que lo necesitan desesperadamente. Hoy.

Prevenir una recesión prolongada

Pero hay mucho más por hacer y ahora es el momento de mirar hacia adelante. Para citar a un gran canadiense, Wayne Gretzky: "Patina hacia donde va el disco, no donde ha estado".

Tenemos que pensar mucho hacia dónde se dirige esta crisis y cómo podemos estar preparados para ayudar a nuestros países miembros, teniendo en cuenta tanto los riesgos como las oportunidades. Así como respondimos fuertemente en la fase inicial de la crisis para evitar cicatrices duraderas para la economía global, seremos implacables en nuestros esfuerzos para evitar una recesión dolorosa y prolongada.

Estoy particularmente preocupada por los mercados emergentes y los países en desarrollo.

Han experimentado la inversión de flujo de cartera más aguda que hayan conocido, de aproximadamente US$ 100.000 millones. Los que dependen de los productos básicos se han visto aún más conmocionados por la caída de los precios de exportación. Los países que dependen del turismo están experimentando un colapso de los ingresos, al igual que los que dependen de las remesas para obtener ingresos.

Para las economías emergentes, el FMI puede participar a través de nuestros instrumentos de préstamo regulares, incluidos los de carácter precautorio. Esto puede requerir recursos considerables si surgen nuevas presiones del mercado. Para evitar que se propaguen, estamos listos para desplegar toda nuestra capacidad de préstamo y movilizar todas las capas de la red de seguridad financiera global, incluso si el uso de los DEG podría ser más útil.

Para nuestros miembros más pobres, necesitamos mucho más financiamiento en condiciones favorables. Con el pico del brote aún por delante, muchas economías requerirán desembolsos fiscales significativos para hacer frente a la crisis de salud y minimizar las quiebras y la pérdida de empleos, mientras enfrentan crecientes necesidades de financiamiento externo.

Pero más préstamos no siempre es la mejor solución para cada país. La crisis se suma a las altas cargas de la deuda y muchos podrían encontrarse en un camino insostenible.

Por lo tanto, debemos contemplar nuevos enfoques, trabajando estrechamente con otras instituciones internacionales, así como con el sector privado, para ayudar a los países a superar esta crisis y emerger más resilientes.

Y el FMI, como nuestros países miembros, puede necesitar aventurarse aún más fuera de nuestra zona de confort para considerar si podrían ser necesarias medidas excepcionales en esta crisis excepcional.

Preparándose para la recuperación

Para ayudar a sentar las bases de una fuerte recuperación, nuestro asesoramiento sobre políticas deberá adaptarse a las realidades cambiantes. Necesitamos comprender mejor los desafíos, riesgos y compensaciones específicas que enfrenta cada país a medida que reinician gradualmente sus economías.

Las preguntas clave incluyen cuánto tiempo mantener el estímulo extraordinario y las medidas de política no convencionales, y cómo desenrrollarlas; lidiar con un alto desempleo y tasas de interés "más bajas por más tiempo"; preservar la estabilidad financiera; y, donde sea necesario, facilitar el ajuste sectorial y los entrenamientos de deuda del sector privado.

Tampoco debemos olvidar los desafíos de larga data que requieren una respuesta colectiva, como reactivar el comercio como motor del crecimiento; compartiendo los beneficios de la transformación fintech y digital que han demostrado su utilidad durante esta crisis; y la lucha contra el cambio climático, donde los estímulos para reforzar la recuperación también podrían guiarse para avanzar en una economía verde y resistente al clima.

Finalmente, en el nuevo mundo post-COVID-19, simplemente no podemos dar por sentado la cohesión social. Por lo tanto, debemos apoyar los esfuerzos de los países para calibrar sus políticas sociales para reducir la desigualdad, proteger a las personas vulnerables y promover el acceso a oportunidades para todos.

Este es un momento que pone a prueba nuestra humanidad. Debe ser recibido con solidaridad.

Hay mucha incertidumbre sobre la forma de nuestro futuro. Pero también podemos aceptar esta crisis como una oportunidad: crear juntos un futuro diferente y mejor.