Leído

DIPUTADOS

Massa se desmarca de la agenda de Cristina pero Máximo activa el impuesto a las fortunas

Vie, 03/07/2020 - 12:19pm
Enviado en:
Por Urgente24

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, tuvo gestos de empatía con el campo por los ataques a silobolsas mediante un proyecto de su autoría que tuvo respaldo de organizaciones rurales. Esta semana acordó con la oposición seguir sesionando de manera remota con temas consensuados antes de cada sesión, a diferencia del Senado donde Cristina impone directamente su agenda mediante la mayoría numérica del interbloque del Frente de Todos. En diputados, la bancada homónima que conduce Máximo Kirchner no tiene quorum propio y depende de bloques minoritarios para impulsar leyes, algunos de los cuales se dice que responden a Massa. El titular del cuerpo tomó distancia de temas como Vicentin y las escuchas telefónicas, que impulsó CFK desde el Senado y que quedaron empantanadas en la Cámara baja.

Sergio Tomás Massa.
massa.jpg
Contenido

Es notoria la diferencia en la dinámica parlamentaria que han venido mostrando el Senado y Diputados en las últimas sesiones telemáticas.

En la Cámara alta que preside Cristina Fernández con quórum propio del Frente de Todos, se terminó la etapa de consenso en los temas a tratar con la oposición y el kirchnerismo avanzó con la creación de la Comisión Bicameral investigadora de los créditos del Banco Nación a Vicentin durante la presidencia de Mauricio Macri y se le dio también media sanción a la derogación del DNU del expresidente para sacarle a la Corte Suprema de Justicia el control de las escuchas telefónicas. Además, se aprobó y pasó a Diputados el proyecto de Oscar Parrilli para suspender la creación de las Sociedad por Acciones Simplificadas (SAS), emblema de la gestión macrista.

Pero esas iniciativas no fueron tratadas aún por Diputados, donde esta semana el presidente del cuerpo, Sergio Massa, logró acordar con la oposición cómo seguirán las sesiones virtuales semipresenciales y los temas que se incluirán, originalmente acotados a la pandemia del coronavirus como se había acordado en la Cámara alta.

De las reuniones de Massa con los jefes de bloques se llegó al acuerdo de seguir sesionando de manera telemática, como hasta ahora, a pesar de las quejas de algunos sectores más duros de la oposición que exigieron volver a las reuniones tradicionales con el argumento de que la virtualidad dificulta el debate de temas ríspidos y le da demasiado poder –vía tecnológica- a quien dirige la sesión.

Y sobre los temas a tratar, también se llegó a la conclusión de que se acordarán antes de cada sesión.

Massa no ha mostrado interés hasta el momento en meterse en el tema Vicentin, como sí quiere el kirchnerismo.

Tampoco en la cuestión del impuesto a las grandes fortunas, que sigue archivo a la espera de mayores que pueda conseguir el oficialismo.

Y Máximo Kirchner –titular de la bancada del FdT- no tiene quorum propio para imponerse como hace su madre en el Senado.

En este contexto, y consciente de dónde está su capital político, Massa aprovecha para hacer un gesto al campo con la presentación de su proyecto contra los ataques a las silobolsas, y logró mostrar también el apoyo de organizaciones rurales como CRA.

Ese gesto lo dejó en sintonía con la oposición mayoritaria en Diputados que es Juntos por el Cambio y que antes que Massa había hecho presentaciones similares contra esos actos de vandalismo que muchos atribuyen a sectores radicalizados de la militancia K.

La presentación fue el miércoles mediante un proyecto de declaración para repudiar los destrozos contra la producción agropecuaria, y lleva la firma del diputado radical y exministro de Agricultura de Mauricio Macri, Ricardo Buryaile.

Pero mientras Massa puede permitirse contener la agenda cristinista y hacer guiños al campo, Máximo ya estaría preparando todo para avanzar con el polémico impuesto a las fortunas una vez que finalice la nueva cuarentena estricta. El primer paso será el debate a nivel de comisiones, donde sí tienen mayorías.