Leído

PROCURACIÓN

La grieta en JxC vuelve a inclinar a algunos radicales a negociar los votos por Rafecas

Lun, 19/10/2020 - 4:32pm
Enviado en:
Por Urgente24

Las últimas señales de acercamiento del interbloque de Juntos por el Cambio (JxC) en el Senado, con el aval a las sesiones virtuales, abrieron nuevamente la posibilidad de que el Gobierno nacional negocie el apoyo a la candidatura de Daniel Rafecas como nuevo Procurador. La Casa Rosada se mete en la grieta de JxC para captar los 6 votos que necesitaría y un sector del radicalismo se inclinaría a su favor.

Rafecas pone como condición que no se modifiquen las reglas para su designación.
rafecas-alberto.jpg
Alberto y su candidato a la Procuración, Daniel Rafecas
Contenido

En agosto pasado, trascendió que el juez Daniel Rafecas no iba a aceptar el cargo de Procurador si el Frente de Todos cambiaba la mayoría que se requiere en el Senado para votar ese cargo.

Se necesitan dos tercios, pero el oficialismo tiene como mucho 42 votos y sí o sí necesita de la oposición para llegar a los 48.

Ante esa dificultad, se incluyó en la denominada ‘Comisión Beraldi’ que analiza la reforma de la Justicia, cambiar la mayoría necesaria para nombrar el procurador, lo que generó un ruido político que llevó a Rafecas a dejar trascender su recordada frase: “en estas condiciones, no cuenten conmigo, yo no acepto que se elija al procurador con mayoría simple, modificando el formato tradicional de elección”.

Desde entonces la relación oficialismo-oposición se complicó en el Senado por el sistema de sesiones virtuales y el manejo de las sesiones que hacía la Vicepresidenta cortando micrófonos y sin reuniones de Labor Parlamentaria, hasta la semana pasada cuando se logró un entendimiento para actualizar el protocolo con Juntos por el Cambio, lo que dejó en evidencia la interna de esa bancada en votaciones divididas.

Ese entendimiento que destrabó las sesiones en la Cámara alta abrió también la posibilidad de volver a discutir la elección de Rafecas, a la cual la oposición le había puesto un freno en junio pasado cuando negó los dos tercios para habilitar el tratamiento de la Ley de Alquileres, demostrándole a Cristina Kirchner que, no sólo no podía acceder a esa mayoría, sino que Juntos por el Cambio estaba unido tras los rumores del apoyo que algunos senadores radicales podrían darle el gobierno.

Sin la mayoría agravada para imponer a Rafecas, el Frente de Todos comenzó a presionar al procurador interino Eduardo Casal con pedidos de juicio político para forzar su renuncia y que asuma en su lugar quien le sigue en el organigrama: el abogado Víctor Abramovich, proveniente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y cercano a Horacio Verbitsky.

Al kirchnerismo le ocurre lo mismo que al macrismo cuando propuso para la Procuración a Inés Weinberg de Roca; no logra reunir la mayoría de dos tercios de los presentes en el Senado que exige la ley para poder designar a un candidato.

Cristina Kirchner lidera la embestida contra Casal porque considera que protegió al fiscal Carlos Stornelli cuando estuvo en rebeldía en la causa por presunto espionaje del falso abogado Marcelo D'Alessio, entre otros motivos.

Tampoco puede el oficialismo apelar al juicio político, porque también se necesitan los dos tercios en ambas cámaras.

Les quedaría entonces el jury de enjuiciamiento de los fiscales.

En ese contexto, y tras el acuerdo en el Senado para sesionar virtualmente después de que la oposición amenazara con judicializar las sesiones, se abrió una chance de volver a negociar por Rafecas.

El Frente de Todos observó en las últimas semanas diferencias entre los integrantes de Juntos por el Cambio y la Casa Rosada detecta las necesidades de algunos gobernadores radicales.

En el Gobierno nacional creen que podrían sumar los 6 senadores que necesitan y para eso apuntan a Jujuy y Mendoza, donde es muy buena la relación entre Alberto Fernández, Gerardo Morales y Rodolfo Suárez.

Con esos dos gobernadores el Gobierno había hecho sondeos que quedaron en la nada en junio pasado.

También se apunta a Martín Lousteau, uno de los que estuvo en contra de las negociaciones del radical Luis Naidenoff –titular del interbloque de JxC- para avalar las sesiones virtuales.

Fuentes del bloque de senadores de Juntos por el Cambio confirmaron a este medio que un sector del radicalismo tiene en mente negociar por Rafecas como ya lo había insinuado en junio pasado cuando al final se tuvieron que encolumnar en el rechazo de la mayoría de los integrantes del espacio que denunciaba la embestida judicial cristinista.

Esa interna también estaría vinculada a la relación con el gobierno nacional y la disputa por quien la hegemoniza.