Leído

EL DÍA DESPUÉS

El oficialismo no entiende (o no quiere) el conflicto: No se trata de "aflojar"

Dom, 21/06/2020 - 6:22pm
Enviado en:
Por Urgente24

La web El Cohete a la Luna interpreta a la Administración Fernández & Fernández. Ayuda a esta afirmación las entrevistas que le ha concedido el Presidente de la Nación al director-fundador de la web, Horacio Verbitsky; la influencia del Centro de Estudios Legales y Sociales en varias áreas de gestión de la Administración; y en los anunciantes del sitio: AFIP, Argentina Presidencia y otros estatales. Sorprende la decodificación ideológica y sectaria que realiza del reclamo en curso derivado de la amenaza de expropiación de Vicentín, pero que trasciende a la propia empresa mal administrada Vicentín. El enfoque es similar al que llevó a los Kirchner al gran conflicto 2008 por la exResolución 125 y una derrota política del Frente para la Victoria que incluyó la renuncia de Alberto Fernández a la Jefatura de Gabinete de Ministros. Es inexplicable que Fernández, que conoce todo lo que sucedió en aquel período, se encuentre acercándose a la posibilidad de repetirlo.

Productores agropecuarios en Avellaneda
20/06/2020: Productores agropecuarios en Avellaneda (Santa Fe).
Contenido

Antes de avanzar en la cantidad de desatinos de la web que expresa a buena parte de los funcionarios gobernantes, El Cohete a la Luna, es necesario señalar:

 **  Existe una enorme confusión entre los intereses de los exportadores de granos y los productores de granos.

 **  Vicentín es parte de los exportadores de granos pero la protesta la realizan los productores de granos.

 **  La protesta de los productores de granos está poniendo en duda la inversión agrícola para la próxima campaña de trigo, en una Administración condicionada por la estrechez en la disponibilidad de moneda extranjera.

 **  La Administración desconoce cuál es la realidad del margen de retorno sobre la inversión luego del pago de impuestos que tiene la actividad agrícola. Es tan ridículo el enfoque gubernamental que sólo falta que se refiera a la soja como "yuyito" y así regresar a 2008.

 **  La Administración reivindica el tamaño del Estado, del gasto público y una abusadora exigencia de más tributación a quienes producen la única disponibilidad genuina de moneda extranjera que tiene el país. De esto trata el reclamo, en parte, no de Vicentín estrictamente dicho.

 **  La Administración y sus economistas acólitos no consiguen explicar cómo es que ellos cuestionan el negocio exportador supuestamente en defensa de los productores pero son los productores los que critican a la Administración y le exigen que no se involucre en el negocio agrícola.

 **  La Administración y sus periodistas acólitos creen que están librando una batalla contra las multinacionales del campo pero resulta que saltan las tranqueras los chacareros enojadísimos.

Ahora sí, algunos fragmentos del paragubernamental El Cohete a la Luna:

Julia Strada:

"(...) Más que en la apropiación del valor de la empresa (que tiene patrimonio neto negativo), más que en el real “control” que el Estado pueda tener de las variables clave del agronegocio (que sería interesante pero limitado: no es un nuevo IAPI), lo que de verdad asusta a los dueños de Vicentin y a todos los accionistas sentados en la mesa chica del ecosistema agroexportador es el potencial descubrimiento de las maniobras verdaderamente creativas que se ponen en práctica para evadir al fisco y aumentar rentabilidad.

La operatoria del comercio de granos se da en un mercado agrícola que, lejos de la competencia perfecta y transparencia, está concentrado y tiene una intermediación opaca. Si bien la oferta está atomizada en cientos de miles de productores, la demanda se encuentra concentrada en menos de 10 compradores, con oligopolización y extranjerización creciente en las últimas décadas. Los datos a 2018 del ranking exportador del complejo cerealero-oleaginoso muestran que Vicentin está en el sexto lugar, con el 9% de las ventas al exterior. En el primer puesto está Cargill (13%), seguido por COFCO (ex NIDERA) con 13%, Dreyfus (10%), Bunge (10%) y AGD (9%). Si se observa sólo el subsegmento de aceites y subproductos, al año 2019, en el procesamiento de soja y girasol Vicentin fue el primero con 7.425.533 toneladas exportadas, superando a AGD, Bunge, Cargill, Dreyfus y COFCO, y concentrando el 20,3% de este mercado de exportación de aceite, en el cual el 98% se circunscribe a las primeras 10.

La integración vertical de los exportadores, desde la década de los ’90 hasta acá, fue generando una creciente pérdida relativa del poder de negociación de los productores en todas las etapas de la comercialización, quedando sólo al amparo –aunque parcial— del aglutinamiento que ofrecen las cooperativas, frecuentemente desplazadas, de la mano de una gran desaparición de acopiadores pequeños y medianos. (...) La concreción de una expropiación estatal no sólo sería una decisión estratégica en un sector poco transparente y concentrado y con un modelo de negocios financiarizado: sería la única solución para evitar la pérdida de activos, sostener puestos de trabajo y repagar deudas. (...)".


Magdalena Rua:

"(...) Tanto las empresas multinacionales como los grupos argentinos transnacionalizados cuentan con amplias ventajas a la hora de transferir capitales al exterior, debido a que tienen a disposición empresas vinculadas en otros países. Aproximadamente el 60% del comercio mundial se desarrolla a través de operaciones intragrupo por parte de las empresas multinacionales (Nicholas Shaxson, 2014), y el mecanismo mediante el cual se establecen los valores de dichas operaciones intragrupo (los precios de transferencia) posibilita la transferencia de fondos hacia “guaridas fiscales” (países con beneficios tributarios y opacidad financiera).

En los últimos 30 años los grupos económicos locales experimentaron dos procesos, el de extranjerización y el de internacionalización, los cuales tuvieron fuertes implicancias en la dinámica de la fuga de capitales (ver Alejandro Gaggero, 2015, Fuga de capitales VII). En países periféricos, como la Argentina, la generación de valor desde estos grupos transnacionales se convierte en una masa de capitales que se localiza en el exterior, generalmente en guaridas fiscales.

Cuando una empresa posee participación en el comercio exterior, se aprovechan no solamente los marcos legales internos, sino también las brechas jurídicas que existen entre dos o más legislaciones nacionales, así como los convenios para evitar la doble imposición, que en muchos casos resulta en una doble no imposición o en una doble deducción. Asimismo, las empresas transnacionales logran erosionar su base imponible trasladando capitales al exterior mediante diversas técnicas que involucran la utilización de entidades vinculadas localizadas en otros países (guaridas fiscales o países con regímenes preferenciales), que permiten la asignación arbitraria de ingresos y costos entre miembros del mismo grupo, mediante la manipulación de los precios de transferencia. (...)".

Luego analiza los casos de

Techint / Siderar
Grupo Clarín y Cablevisión
Molinos del Río de la Plata

¡¡¿¿...??!!

Guillermo Wierzba:

"(...) Esos grupos empresarios tienen sus intelectuales orgánicos, que comulgan con sus ideas y acompañan sus modos de presionar. El editorialista estrella del diario liberal-conservador La Nación ha emprendido un ataque al gobierno que se vale de la tergiversación conceptual e incluye la inadecuación intencional del lenguaje: cuando recurre al término confiscación sustituye al de expropiación como si fueran sinónimos, siendo que la Constitución argentina no admite la primera y sí la segunda. En un artículo posterior, avanza en cuestionar y amalgamar en una sola crítica tanto las decisiones sobre Vicentin, como el no avenimiento a las exigencias de los acreedores externos y la amenaza de Latam de dejar de operar en Argentina. El orador de Odisea argentina afirma que “en rigor, es una expulsión. Latam sufre la crisis universal de todas las compañías aéreas, lo que la obligó a reestructurar su esquema salarial en los países donde opera. Pudo hacerlo en Estados Unidos, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Ecuador. Pero no en la Argentina, por negativa de los sindicatos, que son los de Aerolíneas Argentinas”. El juego del lenguaje le sirve para distorsionar hechos, califica como razonables una serie de países que han desplegado políticas neoliberales, mientras apunta que la existencia de sindicatos fuertes que impiden el retrocesos sobre los derechos laborales de sus afiliados es la razón para que las empresas abandonen el país, mientras a esa decisión empresaria de irse por no aceptar el régimen laboral argentino, la convierte en expulsión.

En la misma nota critica la actitud del ministro Guzmán de limitar las concesiones a los acreedores. Para los neoliberales, empresarios o intelectuales, la solución al tema del endeudamiento parece ser el avenimiento a las condiciones impuestas por grandes fondos del capital financiero especulativo internacional. No entienden lo que es una negociación. El maestro Aldo Ferrer tenía la vocación de reiterar que cuando un país se dispone a negociar su deuda con voluntad y firmeza, debe bregar por alcanzar un acuerdo pero siempre existe la alternativa de no alcanzarlo, porque si no existiera la opción de no acordar la negociación dejaría de ser tal para convertirse en subordinación. Así ocurrió cuando el vergonzoso acuerdo con los Buitres. La esencia de una negociación está en la posibilidad de considerar como inaceptables determinadas condiciones que se le quieren imponer al país. (...)".

Última: no se trata de 'aflojar' vs. 'persistir' sino de reflexionar. 

El siguiente tuit del Presidente tiene varios errores, y entre ellos:

 **  No le fue bien a Raúl Alfonsín ni en su relación con el campo ni en su gobernabilidad.

 **  Mucho más innovador fue Carlos Menem, a quien Alberto F. no menciona aunque le dio trabajo y visibilidad, quien eliminó de un plumazo las retenciones y alcanzó un boom de la siembra.

 **  Convertir el debate en una cuestión de 'aflojar' vs. 'persistir' no es un buen augurio.