Leído

PETROLEROS E INDUSTRIALES PYME, PASO AL FRENTE

Cambió la mano: Alberto F. partió al medio la Mesa de Enlace y su capacidad de lobby

Sab, 21/12/2019 - 4:02am
Enviado en:
Por Urgente24

El presidente Alberto Fernández decidió estratégicamente beneficiar a petroleros y pequeños y medianos productores agrarios en el nuevo régimen de retenciones que será ley en las próximas horas. El electorado al que apunta fue clave a la hora de esta decisión.

Contenido

El conflicto del peronismo con los grandes terratenientes -hoy productores- es histórico. Ya es como una relación amorosa entre un hombre que intenta conquistar a una mujer pero ella no le lleva el apunte: haga lo que haga para empatizar, no va a lograr encantarla. Y eso quedó expresado de manera explícita en 2008, año en el que nació la grieta, que empezó siendo entre el sector urbano vs. el rural y terminó mezclándose con Clarín, los valores, la dictadura, y un montón de elementos más.

Con esas palabras resumen a Urgente24 el aire que se respira en el ambiente cuando esas dos potencias se cruzan para negociar.

En la semana posterior a las PASO y luego de las generales de octubre, Alberto Fernández se sentó con su equipo económica frente a los dirigentes rurales. En ambas reuniones había quedado en claro que se iban a dialogar los cambios ya previstos.

Sin embargo, nada de eso ocurrió.

Esta semana, el Ejecutivo Nacional envió al Congreso el proyecto de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el marco de la Emergencia Económica solicitando al Poder Legislativo, entre otras tantas medidas, facultades para elevar retenciones del 30% al 33% luego de la eliminación del tope de $4 por dólar.

La Rosada estuvo al borde de la unidad de la Mesa de Enlace, hasta que Fernández salió con un hilo en Twitter a partir la capacidad de lobby de grandes productores, que ahora miden sus fuerzas para salir a las rutas.

Entonces, esta mañana cuando obtuvo media sanción el proyecto en Diputados por 134 votos a favor y 110 votos en contra, se vio al campo por primera vez muy debilitado frente a la política. Por un lado, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), cuyo presidente es el entrerriano Jorge Chemes, y la entidad dirigida por Daniel Pelegrina, Sociedad Rural Argentina (SRA), rechazaron la aprobación y, por otro lado, celebraron Coninagro (Carlos Ianizzotto) y Federación Agraria (Carlos Achetoni).

El artículo 50 quedó así:

"El Poder Ejecutivo Nacional deberá establecer mecanismo de segmentación y estímulo tendientes a mejorar la rentabilidad y competitividad de los pequeños productores y cooperativas cuyas actividades se encuentren alcanzadas por el eventual aumento de la alícuota de los derechos de exportación.

La modificación de las alícuotas en el marco de las facultades acordadas en el presente artículo, deberá ser presentada por el Poder Ejecutivo Nacional ante una comisión integrada por miembros del Poder Legislativo, del Consejo Federal Agropecuario, representa es de las entidades y organizaciones representativas del sector agropecuario para que se expidan al respecto y justifiquen eventuales modificaciones.

Las alícuotas que sean aumentadas en el marco de las facultades acordadas en el presente artículo no serán aplicadas en los distritos que sean declarados en Emergencia Agropecuaria de conformidad de la Ley 26.509 - Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de Emergencias y Desastres Agropecuarios-".

Por si eso fuera poco, el mandatario ordenó beneficiar a Vaca Muerta y los petroleros con una baja de retenciones del 12% al 8%.

El desarrollo del proyecto petrolero neuquino es clave para traccionar la reactivación PYME que busca Fernández.

En realidad, en el esquema de medidas se planteó compensar a las clases populares y medias-bajas/medias-medias. Se trata del electorado clave. Estos son, industriales, petroleros, pequeños productores rurales que producen para el consumo interno y trabajadores de la construcción que dependen de la reactivación de la economía para despegar.

De esta manera, hubo un vuelco de 180 grados en la capacidad de lobby de algunos sectores. Se reconfiguró el mapa de poder en la Argentina. Se podría decir que en plena hiperinflación la polarización volvió a sus raíces: económica.