Leído

CUARENTENA INTELIGENTE O COMO SE LLAME

Alberto, piloto de los "tiempos": Llegó la hora de abandonar el éxito temporario y dar un paso más

Mar, 02/06/2020 - 1:01pm
Enviado en:
Por Urgente24

Es tan difícil escapar de los éxitos temporarios como de la tentación de patear los problemas para más adelante. Ambas cosas le suceden hoy a Alberto Fernández. Le ocurre con la cuarentena y le ocurre con la deuda. Por un lado, el aislamiento que cumplió exitosamente sus objetivos se estira al punto que podría pasar de la gloria al barro mismo. Por otro, el pago de la deuda que genera más conflicto por los tiempos que plantea el Gobierno que por las quitas. Pues, lo que puede ser exitoso para un momento, puede ser un gran error para otro.

La cuarentena necesita un cambio.
Contenido


"Los comités de bonistas aceptan una quita en el valor presente neto promedio de los bonos de un 45%, mientras que la nueva propuesta argentina implica una quita del 55%. Dicho de otra manera, mientras los acreedores se avienen a recuperar 55 centavos por cada dólar, el gobierno argentino sólo está dispuesto a ofrecer 45 centavos. Se trata de una diferencia de 10 centavos. No parece una discrepancia imposible de saldar", analizó Víctor Beker, director del CENE de la Universidad de Belgrano, a partir de su último informe.

Sin embargo, advierte que "el gobierno plantea comenzar a pagar en 2022, mientras los bonistas reclaman pagos a partir de 2021. Este sería el nudo de la cuestión".

Esto es, el problema no estaría en la quita ofrecida sino en tiempos...

Algo similar ocurre con la cuarentena por el coronavirus. ¿Hasta cuándo puede extenderla el Gobierno? Sabido es que la intención inicial no fue detener los contagios, lo que sería prácticamente imposible, sino más bien, "estirar la curva" para contar, (otra vez) con "tiempo" suficiente para preparar a la población y al sistema sanitario. Hospitales, insumos médicos, camas de terapia intensiva, respiradores, personal capacitado, laboratorios, todos están hoy trabajando "23 horas al día", como dicen los médicos, pero no saturados.

Así las cosas, la cuarentena cumplió su fin. Cualquiera pensaría: objetivo cumplido, avancemos al siguiente paso. Pues, ahí está el dilema del Gobierno, encerrado en un éxito que ya pasó e intentando extenderlo hasta que se llegue al límite económico y social. ¿O hasta que suene más irracional de lo que suena actualmente?

Y ocurre que justamente allí se genera la contradicción: la cuarentena pasa de ser la solución a ser el problema cuando comienza a cruzarse con el otro pico, el de reclamo de excepciones.

¿Cómo no van a reclamar mayor reapertura provincias como San Juan, San Luis, Jujuy, Catarmarca, Formosa, que no registró ni un solo caso? 

Ocurre en CABA y la Provincia de Buenos Aires pero con mayor fuerza aún en el interior del país, incluso en muchas localidades bonaerenses. 

En el caso de las primeras, donde redunda el tema de los contagios en las villas, y el Estado no tiene herramientas para pelear, la cuarentena también tiene un límite. En efecto, éste aparece antes ya que la cuarentena no está pensada para quienes viven en situación de vulnerabilidad. 

Allí también es necesario un cambio. Cómo actuar allí es todo un debate. El caso de Villa Azul no puede replicarse en otras villas, la mayoría de mayor densidad. Es todo un problema para la provincia que comanda Axel Kicillof, mientras Horacio Rodríguez Larreta comienza a replantearse cómo seguir en la Ciudad, siendo que el pico se retrasa y se extiende cada vez más, justamente, por haber cumplido bien el objetivo. Si la cuarentena continúa, el pico continuará extendiéndose y dada la cantidad de casos que registra, podría demorarse mucho más. 

Por eso, Larreta estaría menos convencido que antes de seguir, mientras Kicillof advierte el problema creciente del conurbano, donde es aún más grave en términos sanitarios.

Además, ¿con cuántos recursos cuenta el Estado nacional para seguir auxiliando a los más vulnerables? Sin dudas, la estrategia de la cuarentena necesita un cambio, un cambio para todos, un cambio tan bueno y necesario como fue la cuarentena en el primer momento, en el primer capítulo de esta pandemia que ya concluyó.

Allí reside el motivo por el cual muchos expertos hablan de una "cuarentena inteligente"