Leído

DUDOSO ORGANISMO

Acordando con el FMI, el Consejo Económico y Social de Alberto F es sólo marketing

Vie, 12/02/2021 - 6:30pm
Enviado en:
Por Urgente24

Lo prometió Alberto Fernández en su campaña presidencial pero pasó más de un año y no lo pudo concretar. Para peor, Roberto Lavagna se bajó de la idea. El organismo tampoco se creará por ley, sino que Alberto F deberá primero apelar a un decreto. Luego, en el Frente de Todos no hay unanimidad sobre la utilidad del Consejo. La CGT desconfía. Tampoco está claro qué alcance tendrá si se tienen en cuenta las reuniones con sindicatos y empresarios que el Gobierno ya tiene a través del Gabinete Económico por el tema precios y salarios.

Béliz, el elegido de Alberto F para presidir el Consejo Económico y Social
alberto-y-beliz.jpg
Gustavo Béliz, el elegido de Alberto para el Consejo, tras el rechazo de Lavagna.
Contenido

Alberto Fernández quiere concretar antes de fin de mes la tantas veces anunciada creación del Consejo Económico y Social (CES). Pero no se conformaría por una ley del Congreso de la Nación, sino por un decreto que logre sortear resistencias opositoras en la Cámara baja, donde el Frente de Todos no tiene mayoría y la oposición siente que la están dejado afuera.

El CES es una vieja promesa de campaña de Alberto Fernández que en más de 1 año de gestión nunca pudo cristalizar y quedó en un anuncio marketinero que ahora deberá demostrar su utilidad concreta.

Para empezar, se había anunciado ampulosamente que el Consejo tendría la conducción de Roberto Lavagna, quien fuera contrincante de Alberto en las presidenciales. Pero el economista nunca aceptó la invitación y tomó la posta el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

Tras la negativa de Lavagna, la promesa de campaña de Alberto se fue deshilachando entre la pandemia, la renegociación con los bonistas, con el FMI, y ahora los acuerdos de precios y salarios en reuniones que encabeza el denominado Gabinete económico.

En ese contexto, sigue sin entenderse la utilidad del Consejo Económico y Social. Si el propósito es propiciar políticas y estrategias, para eso se está intentando acordar con el FMI, con quien habrá compromisos que cumplir que afectarán a la gestión económica.

Luego, sobre la inflación –la principal preocupación del Gobierno nacional por cómo afecta a la economía y en año electoral- ya se está avanzando en acuerdos con empresarios y sindicatos por precios y salarios en las reuniones que encabeza el ‘gabinete económico’. Se supone que esos encuentros desembocarán en la integración del Consejo que reunirá a todos los actores, pero ya hay definiciones como el anuncio de no poner techo a las paritarias y el acuerdo con el precio de la carne así también como la promesa de no subir las retenciones al campo.

En su preocupación por los precios, el Gobierno también salió a controlar los supermercados con militantes y creó un nuevo organismo en la órbita de la Secretaría de Comercio Interior, encargado de monitorear el cumplimiento de los compromisos por parte de los empresarios.

Tampoco es promisorio que el CES se cree por decreto presidencial y luego se busque consenso en el parlamento para una ley, eludiendo el aval de la oposición.

En cuanto a la integración, en el Frente de Todos no hay unanimidad sobre los objetivos del Consejo, la CGT desconfía y lo mismo pasa con los empresarios. Ninguno de ellos puede decir qué medidas apunta a adoptar el organismo, si avanzará en una reforma tributaria, coordinación de planes sociales, aunar criterios sobre tarifas, planes de empleo, etc. Todo y nada, al mismo tiempo.

A pesar de las dudas y desconfianzas, Beliz trabaja en sumar figuras al Consejo que no sólo provengan del sindicalismo y el empresariado. Luego, una vez terminen las reuniones para el acuerdo de precios y salarios, se anunciará la creación del Consejo.

La idea es no mezclar ambas cuestiones, ya que crearía más confusión y dudas sobre el propósito del Consejo, al que adjudican el abordaje de problemas estructurales de la Argentina.

Por eso, fuentes de la Casa Rosada desestiman que el CES trate temas de coyuntura, aunque eso le quitará rápidamente interés. Una de las expectativas de ese organismo era, por ejemplo, crear un fondo de desempleo. Pero, como se dijo antes, también se está acordando con el FMI y este año el ministro Martín Guzmán ya no quiere más gasto público, por eso se cortaron beneficios como el IFE.

Sobre el conductor del Consejo, algunos en el Gobierno se ilusionan con que Lavagna cambie de idea y se sume. Pero en los últimos días circularon versiones sobre un ofrecimiento a Alberto Barbieri, rector de la UBA o Ricardo Alfonsín.

Por lo pronto, todo indica que será Béliz, quien trabaja en los integrantes de sectores empresarios, gremiales, de movimientos sociales y referentes de la Iglesia.

"Estamos en un momento en donde necesitamos tener una CGT fuerte, que discuta de igual a igual en este Consejo Económico y Social para no dejar librada la agenda a las corporaciones o solamente al sector empresario", dijo el bancario Sergio Palazzo.

El presidente Alberto Fernández invitó a las entidades del Campo a formar parte del Consejo Económico y Social, reveló Carlos Iannizzotto de Coninagro y el titular de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, confirmó que el campo se sumará.

Por su parte, el titular de Cáritas, el obispo Carlos Tisseraun gran acuerdo estructural que no sea simple cosmética”.