Leído

LEY EXTRANJERA

Período de gracia "de magnitud" y quita de capital: El plan de Kicillof para la deuda bonaerense

Lun, 06/04/2020 - 10:54pm
Enviado en:
Por Urgente24

El gobierno provincial presentó los lineamientos básicos de su programa de reestructuración. Delimitó la iniciativa a US$7 mil millones bajo legislación extranjera.

Contenido

La provincia de Buenos Aires presentó este lunes  los principales lineamientos de la reestructuración de su deuda, la que calificó como "insostenible", por lo que propuso un "período de gracia de magnitud" para afrontar los pagos.

Mediante una presentación subida al sitio web del Ministerio de Hacienda y Finanzas provincial, la administración bonaerense delimitó la reestructuración a los bonos bajo legislación extranjera, que suman US$7148 millones.

Entre sus principales puntos, el documento esgrimido por el gobierno bonaerense destaca la busqueda de una reducción del capital y los cupones de largo plazo de su deuda a reestructurar. 

Al respecto, Pablo López, ministro de Hacienda y Finanzas bonaerense, afirmó: “Como hemos manifestado desde el comienzo de nuestra gestión, la deuda pública de la provincia de Buenos Aires no es sostenible en las condiciones de mercado actuales, y en ese sentido estamos dando pasos concretos, presentando un análisis de las características de la deuda y proyecciones para avanzar en un programa que nos permita recuperar su sostenibilidad”.

La provincia de Buenos Aires también destacó la necesidad de "consensuar un período de gracia de magnitud" que resulte "suficiente para que la Provincia pueda volver a retomar un sendero de crecimiento sostenible y atender las necesidades críticas a nivel social y de infraestructura".

"Nuestra posición fiscal es sumamente frágil y es necesario priorizar la asignación de nuestros recursos para atender las situaciones más críticas a nivel social", dijo la provincia en referencia a los efectos económicos de la pandemia del coronavirus. 

También buscará la reducción permanente en el costo de la deuda que implique cupones consistentes con niveles de intereses (medidos en términos de Recursos Corrientes Netos de Coparticipación) alineados con los niveles promedio de la historia reciente. 

Se procurará tambien "alinear vencimientos con la verdadera capacidad de pago de la PBA y minimizar el riesgo de refinanciación, para lo cual las necesidades de financiamiento en moneda extranjera deben reducirse a través de extensión, reperfilamiento y/o recortes de principal desde los valores actuales hasta lograr un perfil de vencimientos sostenible".

"Estimamos que esa recesión se profundizará como mínimo durante gran parte de 2020 a raíz de la situación de emergencia relacionada al Covid-19", puntualizó la presentación. Y reforzó que la posición fiscal de la provincia de Buenos Aires resulta "sumamente frágil y es necesario priorizar la asignación de los recursos para atender las situaciones más críticas a nivel social". 

En ese sentido, planteó que las proyecciones contenidas en lineamientos fueron realizadas contemporáneamente con la pandemia coronavirus, por lo tanto no incorporan sus impactos económicos. 
"Todavía es temprano para extrapolar el impacto resultante de la emergencia e incorporarlo al ejercicio completo", señaló el gobierno bonaerense. No obstante, consideró que esta situación impone significativos riesgos a la baja en todas las proyecciones y que tendrá un efecto materialmente adverso. 

Con la información disponible al momento, Hacienda bonaerense afirmó que se puede anticipar una caída en los ingresos tributarios estimados para abril de entre 35% y 45%.

Según los datos oficiales presentados por la PBA, el stock total de deuda provincial asciende a US$10.420 millones, de los cuales el 84% está nominado en moneda extranjera.

El 15%, unos US$1.763 millones, está en manos del sector público (10% de la Anses y 5% del Estado Nacional). Esos compromisos Kicillof proyecta refinanciarlos “en condiciones sostenibles para la provincia”, es decir, no necesitarán ser reestructurados. Lo propio buscará hacer con los US$803 millones de bonos en pesos que están en manos privadas.

Respecto de la deuda con organismos multilaterales y bilaterales de crédito, unos US$706 millones, el gobierno asegura que tampoco necesitará una renegociación: “Los desembolsos proyectados más que compensan los repagos y a un costo bajo”.