POSICIONES

Cuáles son las mejores posturas para dormir: Los beneficios para la salud

Dormir en una posición cómoda es fundamental para enfrentar las actividades del día siguiente. Las distintas posturas tienen efectos sobre la salud y algunas evitan posibles molestias musculares. ¿Cuál es la mejor?

Dormir bien y descansar es fundamental para enfrentar las actividades del día siguiente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que los adultos deben dormir un promedio de 7 y 8 horas por día. Sin embargo, son muy pocos los que pueden descansar estas horas. El sueño es reparador y, al dormir, el cerebro elimina las toxinas acumuladas durante el día. Pero esto no es lo único importante, ya que la postura que se adopta al descansar también repercute en la salud y presenta determinados beneficios.

De costado

Se lo llama 'decúbito lateral', y se trata de la mejor postura, sobre todo, si se duerme del lado izquierdo. Esta posición favorece los procesos glinfáticos y permite limpiar los deshechos del sistema nervioso. Un informe realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Stony Broock (USA), y publicado en el Journal of Nuroscience, indicó que esta postura ayuda a eliminar los residuos en el cerebro y prevenir la aparición de problemas como el Alzheimer.

Además, dormir del lado izquierdo ayuda a disminuir la acidez estomacal, según explicó un estudio llevado a cabo con personas que tenían reflujo gastroesofágico, que fue publicado en JAMA Internal Medicine. Esta postura también tiene efectos positivos en las mujeres embarazadas y en el bebé.

Sin embargo, esta posición presenta algunos inconvenientes. Al dormir de esta forma, el cuerpo reposa sobre las extremidades y puede provocar presión y estrés en los nervios y músculos del brazo. Además, el roce de la cara con la almohada puede aumentar las arrugas en los ojos, pómulos y mentón.

Boca arriba

La ventaja de esta postura es que previene el dolor de cuello y espalda, porque la columna descansa de forma recta y sin forzar. El problema es que la lengua se desplaza hacia la faringe y reduce la apertura faríngea. De esta forma, se obstruye el paso del aire y provoca ronquidos y apneas del sueño.

Esta posición también disminuye los síntomas de reflujo ácido y evita la aparición de arrugas, porque no se presiona la cara sobre la almohada.

Boca abajo

Es la postura menos recomendada ya que afecta tanto a la espalda como a los pulmones. Es la peor para las embarazadas y las personas que sufren de reflujo gástrico. En esta posición, la columna está desalineada y se produce una gran presión en la zona lumbar. Esto puede provocar que la persona se levante con dolor de espalda. Cuando alguien duerme boca abajo, rota de manera excesiva el cuello y genera molestias cervicales. Ejerce mucha presión sobre las articulaciones y los músculos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario