DIFICILÍSIMO AJUSTE

Puertas adentro, Aerolíneas está que vuela

Mucho se habla del déficit de Aerolíneas, de los gremios, de la cantidad de personal, de las regulaciones que impone al mercado interno aerocomercial, de la meta de llegar a los 4 millones de pasajeros dentro de cuatro años, pero poco y nada de lo que está sucediendo adentro, de las frecuencias que dispondrá en vacaciones de invierno, de lo que piensan hacer con las rutas internacionales que dan pérdida, como la de Nueva York o Europa, del redireccionamiento de vuelos en Brasil, de la triangulación desde aeroparque de los destinos patagónicos, de los incentivos, promociones y tarjetas instrumentados. Recién arribada de Nike, la nueva gerenta de Relaciones Institucionales, Felicitas Castrillón, cumplió la asignatura comunicacional pendiente.

¿Cuántos puntos de Aerolíneas Plus tendrían que dar a cada argentino si se dividiera por todos nosotros el subsidio, pese a estar recortado para este año, que quedó en US$ 260 millones?

Como cada uno dispondría de una chequera de US$ 6,1 millones, se impondría ver qué se está haciendo adentro de la línea aérea de bandera con las rutas, las tarifas, el servicio al pasajero, y la gerente de Relaciones Institucionales que nombró Isela Constantini, la hasta hace días ex dircom de Nike Latam, Felicitas Castrillón, se lo contó a Francisco Simone y Javier Pendzik en El Diario de Turismo.

Empezando por las frecuencias durante esta época del año a los destinos invernales, comentó: “Estamos pensando intensificar fuertemente los vuelos a Bariloche, Chapelco y Ushuaia, porque hay una estacionalidad fuerte. Tendremos en total 131 frecuencias semanales a Bariloche desde Buenos Aires, equivale a un 102% más que la frecuencia en temporada baja; 12 frecuencias semanales a Chapelco, un 149% más que en temporada baja; y 44 frecuencias más a Ushuaia. La oferta se amplía mucho, tratando de atender a las necesidades”.

Aerolíneas Argentinas está mirando mucho cómo generar ingresos con promociones y con convenios con tarjetas de crédito y con bancos, y fuerte presencia online. Castrillón precisa: “Tenemos que estar allí donde están los pasajeros y ofrecerles opciones. Hemos visto en el último tiempo que la venta directa de pasajes ha crecido mucho. Estamos yendo directamente a donde está el pasajero con ganas de volar."

Cuenta que inauguraron un concepto nuevo al que llamaron “Noches Aerolíneas”, que abre una ventana de tiempo inesperada, no anunciada, donde sacan alguna promoción y enseguida reciben la respuesta por parte de los potenciales pasajeros. “Hay que estar atentos a la conducta de los pasajeros que están buscando oportunidades, promociones y formas de viajar más eficientes”, indica.

La consigna que les fijó el gobierno consiste en aumentar en los próximos 4 años 4 millones de pasajeros adicionales en cabotaje. “Tenemos una responsabilidad muy grande de hacer que esto suceda: ser verdaderamente la aerolínea que conecte a los argentinos dentro del país, con la región y con el mundo”, manifestó la nueva ejecutiva de AR.

“Hoy Aerolíneas Argentinas cuenta con una red de vuelos bastante amplia con vuelos de cabotaje, regionales e internacionales. Hay un debate acerca de cómo van a quedar algunos vuelos internacionales, sobre todo aquellos vuelos que unen Europa-Argentina y Estados Unidos-Argentina, vuelos cuya rentabilidad no es positiva. Además, como es sabido, tenemos fuertes restricciones presupuestarias porque la compañía tiene un déficit muy alto, y por ello estamos analizando ruta por ruta, no sólo si sirve esa conectividad, sino también si lo puede hacer en forma sustentable”.

Sobre la posibilidad de dejar de volar alguna ruta para impulsar más movimientos en otras, Felicitas Castrillón comentó: “La posibilidad está. Un ejemplo de ello es la ruta de Brasilia, que se discontinuó hace poco porque no estaba teniendo el  caudal de pasajeros esperado, y las aeronaves se utilizaron para cubrir tramos de Río y San Pablo con Buenos Aires, que tienen una alta demanda. De esta manera: no bajamos la cantidad de asientos de intercambio con Brasil, se mantuvo igual, pero redireccionado a destinos que hoy tienen un mayor flujo de pasajeros. Este tipo de decisiones que las aerolíneas realizan habitualmente haciendo lecturas muy fina de la demanda y de dónde están los pasajeros, es previsible que Aerolíneas la realice más seguido”.

Corredor patagónico

El tema de la conectividad en Patagonia merece un comentario especial por parte de la ex Nike, Philip Morris-Massalin Particulares y Porter Novelli Argentina, quien destacó: “Somos conscientes de la necesidad de conectividad de la Patagonia, porque muchas veces no tienen alternativa (de comunicación y transporte) ya que las distancias son demasiado grandes”. Señaló que mantuvieron reuniones con el Ente de Turismo y con las provincias y se lo expresaron.

“En su momento, el foco de discusión fue el último tramo del Corredor Petrolero de Comodoro Rivadavia-Río Gallegos, que lo discontinuamos por un corto período y ahora lo volvimos a instaurar haciendo una triangulación Aeroparque-Comodoro, Comodoro-Río Gallegos, Río Gallegos-Aeroparque (y la vuelta a la inversa). Ese tipo de triangulación nos permite seguir cubriendo la ruta, ser más eficientes y trabajar mejor la cuestión de tripulación”, dijo.

Especificó que cuando nosotros hacemos un corredor, las tripulaciones con más de determinada cantidad de aterrizajes vencen, entonces hay que hacer que la tripulación pernocte y esto eleva mucho los costos. Es una explicación muy técnica, pero con esta solución tratamos de respetar la conectividad, respetar que exista esta oferta pero de una manera más inteligente y más eficiente. Estos cambios debemos verlos con cierta flexibilidad pues son cosas que las aerolíneas hacen a partir de lecturas muy finas de los altibajos no sólo del turismo sino también del mundo de los negocios. A través de esta lectura tratamos de dar respuesta a toda la demandas; tenemos semanalmente reuniones con gobernadores, ministros, intendentes de ciudades importantes, Entes de Turismo, y todos nos hacen reclamos y nosotros debemos responder a todos. En Aerolíneas Argentinas hay voluntad de cumplir con eso y de tener pasajeros satisfechos que puedan volar a donde necesiten”.

Queremos competir

En relación a la aparición de nuevos actores (nacionales e internacionales) en los cielos argentinos, Felicitas Castrillón comentó: “El objetivo del Gobierno es aumentar la cantidad de pasajeros que llegan a Argentina y que viajan por el país. Como compañía querríamos competir: queremos ser una compañía elegida, no queremos que el pasajero viaje por Aerolíneas Argentinas porque no tiene otra opción. Nos encantaría que viaje por Aerolíneas porque nos elige. El camino hacia la competencia va a llevar un tiempo. Aerolíneas Argentinas es una compañía que está hoy con un gran déficit  y debemos recuperar capacidad muscular para movernos con la agilidad que tiene hoy el mundo aerocomercial”.

Afirmó confiar, en ese sentido, que el Gobierno tome las medidas con la transitoriedad necesaria para que pueda dar una apertura del mercado en tiempo y forma, teniendo en cuenta la real capacidad de infraestructura que tiene Argentina hoy, del estado de los aeropuertos, la seguridad del pasajero, y muchos otros temas.

Aseguró esta egresada de Boston University que el Gobierno está analizando esas cuestiones y va a tomar las medidas necesarias para que haya una sana competencia. Estamos alineados en ese sentido: con el deseo de competir y la necesidad de que estén dadas las condiciones para que se pueda hacer de una manera razonable, teniendo en cuenta que Aerolíneas Argentinas tiene probablemente unos 3-4 años bien difíciles hasta lograr el primer objetivo de negocios que tenemos, dado los niveles de subsidios que hoy estamos recibiendo y la reactivación del negocio que es necesaria para que podamos poner a Aerolíneas en ese lugar”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario