UN DEBATE INTERMINABLE

Dilma quiere culpar a los bancos por la desaceleración

Recordemos: Las acciones bancarias volvieron a sufrir en la Bolsa de Valores de São Paulo el miércoles 02/05, primer día de negociación tras el anuncio en cadena nacional en el que la presidente Dilma Rousseff atacó las altas tasas de interés cobradas en los préstamos (tasas activas). Mientras que el índice Ibovespa, índice de referencia del mercado, subió 0,98%, cayeron todas las cotizaciones de los bancos. El Banco de Brasil, cuyos márgenes de beneficios podrían verse directamente afectados por la reducción en las tasas anunciadas a principios del mes pasado, sufrió el mayor retroceso: sus acciones ordinarias cayeron -2,71%. Detrás le siguieron Itaú Unibanco PN (-2,48% ), Bradesco PN (-1,4%) y Santander (-0,19%). En abril, las caídas acumuladas fluctuaron entre -3,9% (Bradesco PN) a -14,08% (Itaú Unibanco PN).

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). La economía de Brasil atraviesa un 1er. semestre 2012 de desaceleración. En el 2do. semestre habrá elecciones municipales. Dilma Rousseff creyó que podía eludir la desaceleración con algunas medidas que decidió, la mayoría tardíamente. Su apuesta era al endeudamiento masivo del sector privado para sostener el nivel de actividad pero con tasas de interés activas elevadas, eso no ha ocurrido. Hasta hace algunas semanas, Brasil era el país con la mayor tasa de interés real del mundo. Ahora, es el Nº2. Pero Dilma Rousseff culpa a los bancos porque el spread no ha descendido, que es una forma de responsabilizarlos por la desaceleración.
 
Así, el mercado financiero se ha transformado en una variable de la política de Brasil, en un año electoral. Por cierto que una situación bastante ridícula.
 
Banco do Brasil reportó el jueves 03/05 una ganancia menor a la esperada en el trimestre, y anticipó que reservará cerca de 25% más de fondos para cubrir las pérdidas vinculadas a créditos incobrables este año.
 
El reporte del mayor banco brasileño por activos es la muestra más reciente de que la desaceleración de la economía local y una carga de deuda cada vez más pesada sobre consumidores y compañías afectará las ganancias.
 
Banco do Brasil establecerá provisiones por entre R$ 3.600 millones (US$ 1.870 millones) y R$ 3.800 millones en el 2do. trimestre, en comparación a los R$ 3.576 millones del 1er. trimestre.
 
En una rueda de prensa, ejecutivos de la firma estimaron que las provisiones estarán en un rango de R$ 3.500 millones a R$ 3.700 millones, tanto para el tercer como el cuarto trimestre de este año, ya que el banco podría tener un crecimiento por encima de la tendencia general en desembolso de créditos.
 
El banco, controlado por el Estado, separó una cifra promedio de R$ 2.910 millones en provisiones trimestrales el año pasado.
 
El debate
 
La discusión pública entre el gobierno y los bancos privados sobre el spread bancario (diferencia entre la tasa pasiva y la tasa activa), iniciada en marzo, provocó una pérdida del valor en Bolsa de los bancos. 
 
El malestar comenzó después de que el Banco Central recortara la tasa básica de interés (Selic) de 9,75% a 9%, el 07/03. 
 
Para el gobierno de Dilma Rousseff, los bancos no estaban transfiriendo al consumidor los recortes ocurridos en la Selic. 
 
No obstante, en marzo, el presidente de Febraban, Murilo Portugal, se reunió con el equipo económico en Brasilia, y al salir de la reunión, Portugal declaró que "la pelota la tenía el gobierno". Entonces, el ministro de Finanzas, Guido Mantega, reaccionó, y a principios de abril, los estatales Banco do Brasil y Caixa Federal redujeron sus tasas. 
 
Créditos
 
Aparte del temor por la disminución de los beneficios de los bancos a causa de los eventuales recortes en las tasas activas, los resultados financieros del 1er. trimestre de 2012 no fueron bienvenidos. 
 
Según Hersz Ferman, gestor de Yield Capital, los resultados de Bradesco, Itaú y Santander indicaron un aumento de la morosidad, algo que ya había anticipado semanas atrás Banco Volkswagen, y por ello se negó a aumentar su oferta de préstamos. 
 
Para un analista del sector bancario que prefirió mantenerse anónimo, la reacción del mercado puede haber sido "exagerada". Sin embargo, la aversión de los inversores a la interferencia gubernamental y el mal escenario para la Bolsa durante abril contribuyeron al deterioro.
[ pagebreak ]
De acuerdo con un estudio difundido por la Federación Brasileña de Bancos (Febraban), el sector bancario revisó a la baja la previsión para el comportamiento del crédito en 2012. Ahora, la estimación es un crecimiento del 16,2%, respecto del 16,6% anterior. De acuerdo con Rubens Sardenberg, economista jefe de la entidad, las razones para la reducción son las incertidumbres en el entorno externo, en particular en Europa, y la morosidad en Brasil. 
 
Dilma presenta propuestas
 
En un nuevo round de lucha por la reducción de las tasas de interés, la presidente Dilma Rousseff, presentó a los líderes políticos, empresarios y centrales sindicales la propuesta del gobierno para cambiar la remuneración de la libreta de ahorros. La fórmula prevé ingresos basados en un porcentaje variable de la tasa de interés básica. Una de las propuestas es una remuneración variable de entre 65% y 80% de la tasa Selic, en lugar de la remuneración actual equivalente a TR +s 6% anual. El cambio se aplicará a los nuevos depósitos.
 
Al terminar con la remuneración fija de la libreta y permitir su fluctuación de acuerdo con la tasa Selic, el gobierno quiere resolver una distorsión que puede agravarse en un escenario de menores tasas de interés. 
 
Hoy en día, el ahorro ofrece una rentabilidad garantizada a los inversionistas (TR), mientras que otras aplicaciones tales como fondos de inversión dependerá de la variación en la tasa Selic. 
 
Por eso, si la tasa continúa disminuyendo, existe el riesgo de que la libreta sea tan atractiva que pase a "robar" aplicaciones de los fondos, causando distorsiones en el mercado.
 
La presentación de los cambios en el rendimiento del ahorro ya estaba prevista pero fue pospuesta porque la presidente Dilma quería cerrar todos los detalles con el ministro de Finanzas, Guido Mantega, y con el presidente del Banco Central (BC), Alexandre Tombini, antes de cualquier anuncio. 
 
Uno de los problemas sería la dificultad que tendrían los bancos para cumplir con la exigencia de aplicar en los préstamos a la vivienda el 65% de los depósitos. En teoría, habría dinero en exceso para ese tipo de préstamo, pero insuficiente paa el resto de la economía. 
 
Por otra parte, queda por evaluarse la gestión de la deuda pública, en la nueva utilización de los recursos financieros. Muchos bancos gestionaban esos depósitos a través de fondos de inversión que compraban bonos gubernamentales.
 
Pero el asunto es complejo: cualquier cambio en la remuneración de la libreta de ahorro debe pasar por el Congreso, ya que modifica el texto de la Constitución.
 
Jubilados
 
Dilma Rousseff sancionó la ley que crea el Fondo Complementario de Jubilación para los empleados públicos, quienes, a partir de ahora, deberán realizar una contribución extra para recibir el beneficio jubilatorio integral, según el Diario Oficial.
[ pagebreak ]
La nueva norma establece que los empleados públicos activos continuarán en el régimen anterior, por lo que la contribución extra vale para los empleados que inicien sus actividades en el servicio público a partir de la fecha de hoy.
 
Por las nuevas reglas, el valor máximo de las jubilaciones de los nuevos empleados será el techo del Instituto Nacional del Seguro Social (INSS), que es de R$ 3.900 (US$ 2.075).
 
Para tener una jubilación mayor, los nuevos empleados públicos deberán contribuir para el Fondo Complementario por un periodo de 35 años.
 
La ley es una iniciativa del gobierno de Rousseff que pretende reducir el déficit de la Seguridad Social, que debe alcanzar a R$ 60.000 millones (US$ 32.000 millones) en 2012.
 
Entidades sindicales y organizaciones sociales criticaron el proyecto afirmando que deja la jubilación integral sujeta a los vaivenes del mercado financiero, donde los recursos estarán invertidos.
 
En reciente presentación ante el Senado, la coordinadora de la Auditoría Ciudadana de la Deuda, María Lucia Fattorelli, resaltó que grandes bancos privados, como el Itaú-Unibanco, se manifestaron en favor de la propuesta, mostrando el interés de las instituciones financieras en el nuevo mecanismo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario