SALUD

Derrotando enfermedades 'olvidadas' por los laboratorios

Enfermedades como la malaria, la esquistosomiasis y la enfermedad de Chagas son conocidas por los habitantes de las zonas más pobres de América Latina, África y la parte tropical de Asia. Sin embargo, esas molestias apodadas "enfermedades olvidadas" siguen siendo responsables de la muerte de más de 1 millón de personas al año.

 

S. PAULO (CartaCapital). Las enfermedades olvidadas -la esquistosomiasis, la leishmaniasis, la malaria y la enfermedad de Chagas y del sueño- se ganaron su apodo por ser ignoradas por las compañías farmacéuticas. 
 
Frecuentes en las zonas pobres del mundo, las personas afectadas por esas enfermedades no tienen recursos para pagar un tratamiento que requiere años de investigación y una alta inversión de los laboratorios. Entonces, entre 1975 y 2004 sólo el 1,3% de los medicamentos disponibles en el mundo fueron para enfermedades olvidadas, a pesar de que representan el 12% de las enfermedades.
 
Sin embargo, esfuerzos de las organizaciones benéficas e instituciones públicas, principalmente de Brasil, está cambiando esta situación. 
 
En junio, la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) anunció la producción de una vacuna contra la esquistosomiasis, una enfermedad que afecta a 200 millones de personas en Brasil, África y América Central. La vacuna estará disponible dentro de 5 años y es el resultado del liderazgo brasileño en la lucha contra este grupo de enfermedades.
 
"Brasil entiendió que si no se invierte en tratamiento de enfermedades que afectan a esta población desatendida, el país no tendría como desarrollarse de manera sustentable", dice Gustavo Romero, investigador de la Fiocruz y profesor de la Universidad de Brasilia (UNB).
 
El liderazgo de Brasil es necesario a causa del impacto de las enfermedades desatendidas en el país.
 
Más del 20% de los casos de enfermedad de Chagas en todo el mundo y aproximadamente el 90% de los casos de leishmaniasis en América Latina se producen en Brasil. Esto explica por qué, según el profesor Gustavo Romero, en 10 años el país se ha convertido en un líder en la investigación sobre las 'enfermedades olvidadas'.
 
En la actualidad, la inversión brasileña gira alrededor de R$ 75 millones (US$ 37.263.377) al año, la mayor parte proveniente del Ministerio de Salud y del Ministerio de Ciencia y Tecnología a través de las agencias de fomento a la investigación CNPq y FINEP.
 
Para 2012, US$ 20 millones ya están reservados para la investigación. "Brasil ya es un líder en ésta área, pero se necesita un mayor volumen de inversión para eliminar la etiqueta de 'enfermedades olvidadas'", dice el profesor Romero, que también coordina la Red Brasileña de Alternativas Terapéuticas para las Leishmaniasis, una enfermedad que mata 300 personas por año en el país.
 
A pesar de la inversión pública y el anuncio de una vacuna contra la esquistosomiasis, las expectativas de cura para las enfermedades desatendidas, en general, son a largo plazo. 
 
"Trabajamos con la expectativa de tener algo tangible en 20 años. Se trata de un largo tiempo, pero al menos tenemos esta esperanza hoy", dice Romero. "Hace 15 años, nadie pensaba en un control de la enfermedad", agrega.
 
En la actualidad, las instituciones brasileñas trabajan en cooperación científica con la India y otros de África, Asia y América Latina para obtener avances en los tratamientos de estas enfermedades.
 
"Tenemos que intercambiar información sobre investigación y pruebas de drogas para avanzar más rápido en este tema. El sector público ha puesto a estas enfermedades en la pauta, ahora debemos trabajar para mantenerlas en el debate y aumentar la inversión en en el área", concluye Romero.  

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario