LECTURA >

EL LADO B DE EMIRATOS ÁRABES UNIDOS

El terrible Mohammed, de Dubai, una cárcel para la princesa Haya

Es una sospecha generalizada acerca de todo Medio Oriente: pueden construirse torres sofisticadas y paisajes increíbles, pero muchos de los descendientes de Ismael tienen conductas que su patriarca Abraham nunca tuvo ni con Sara ni con Agar. Hay poderosos señores del desierto abusadores, machistas, autoritarios. Entonces, Dubai no es lo que pretende simular, según lo que ha sucedido con la princesa Latifa y ahora con Haya.

>> Radha Stirling nació en Florida, USA; pero ella creció en Melbourne, Australia. Radha fundó Detained en Dubai (Detenida en Dubai) en 2008; se trata de una organización no gubernamental especializada en justicia civil y penal después de que su colega, Cat Le-Huey, fuese encarcelado en Dubai, Emiratos Árabes Unidas. 

Cat Le-Huy, de 31 años, ciudadano alemán que trabaja para el productor de televisión Endemol UK, fue retenido cuando ingresó a Dubai en enero.

Las autoridades le encontraron pastillas de melatonina, que él dijo que era para consumo personal, y 0,03 gramo de cannabis en su bolsa.

Stirling dirigió la campaña para interesar a los medios de comunicación en el caso de Cat Le-Huey, y ella comenzó a recibir solicitudes de otras personas que necesitaban ayuda porque Dubai no parece ser lo que muchos creen. 

Stirling exigió cambios en el sistema legal de los Emiratos Árabes Unidos y por eso creó Detained Abroad (Detenido en el Extranjero) en 2010, cuyos reclamos extendió luego a Medio Oriente en general.

>>  En marzo de 2018, ella inició sus reclamos a favor de Su Alteza Real Sheikha Latifa Bin Rashid Al Maktoum, hija del emir de Dubái, el jeque Mohamed Bin Rashid al Maktum, a quien denunció por abuso y tortura.

El 24/02/2018, la princesa Latifa y su amiga finlandesa Tiina Jauhiainen salieron de Dubai en un automóvil y cruzaron la frontera con Omán, y en motos de agua llegaron al yate Nostromo donde las esperaba el ex oficial de inteligencia francés Hervé Jaubert. 

2 días después, ella se contactó con la abogada Radha Stirling, a quien informó de su salida de Dubai, y publicó algunos mensajes en su cuenta de redes sociales, detallando las circunstancias y las razones de su partida.

El 03/03/2018, Jaubert se contactó con un periodista indio anticipando su arribo.

El 04/03/2018, las autoridades indias interceptaron a la princesa Latifa, Jaubert y Jauhiainen, junto con la tripulación de 3 ciudadanos filipinos, mientras se acercaban a Goa en el yate de bandera estadounidense Nostromo.

El 09/03/2018, el periódico británico Daily Mail informó de la desaparición del Nostromo y sus ocupantes, aparentemente por un acuerdo entre India y Emiratos el 04/03/2018.

En diciembre de 2018, la corte real de Dubai dijo que ella había regresado a Dubai por su propia voluntad: ¡¿...?!

>>  En todo el asunto aparece en una incómoda posición, como avalando / legitimando al gobierno de Dubai, la abogada irlandesa Mary Therese Winifred Robinson, ex Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos de 1997 a 2002, allegada al Partido Laborista.

Robinson intentó demostrar que estaba todo bien con Latifa, y por eso la cuestiona con rudeza Radha Stirling.

>>  Luego comenzó el escándalo con la princesa Haya bint Al Husein es hija del difunto rey Husein I de Jordania y hermana del actual rey Abdalá II. Ella está casada con el sheij (jeque) Mohamed bin Rashid Al Maktum, vicepresidente y 1er. ministro de los Emiratos Árabes Unidos y gobernador de Dubái, de quien es su 2da. esposa. 

La princesa obtuvo en Gran Bretaña una Licenciatura y Master con honores en Filosofía, Política y Economía de la Universidad de Oxford. Ella es una destacada deportista ecuestre que ha representado a Jordania en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, está involucrada en varias organizaciones de ayuda humanitaria para el combate del hambre y la pobreza; y es la fundadora de la primera organización no gubernamental en el mundo árabe de ayuda alimentaria (Tkiyet Um Ali) y presidente de Dubai International Humanitarian City, y de Sport and Solidarity.

Un rumor afirmó que Haya huyó a Alemania con sus 2 hijos, Jalila, de 11 años, y Zayed, de 7, con ayuda de un diplomático alemán. Sin embargo, el periódico británico The Daily Mail afirmó que la princesa se ha refugiado en Londres y quiere divorciarse. También que se ha llevado consigo una cantidad cercana a los 35 millones de euros.

>>  El jeque Mohamed bin Rashid Al Maktum es propietario del 99,67% de Dubái Holding, un conglomerado de inversiones, entre ellas Emirates Airline, DP World y Grupo Jumeirah.

El jeque Mohamed es conocido por el desarrollo arquitectónico de Dubái, la creación de la zona franca JAFZA, del centro de tecnología Dubai Internet City, y del centro financiero Dubai International Finance Centre; además de la construcción de Palm Islands, el emblemático hotel Burj Al Arab y el rascacielos Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo.

>>  Radha Stirling, CEO de Detained en Dubai, publicó la siguiente declaración sobre la supuesta oferta de asilo a la princesa Haya, esposa del Gobernante de Dubai, Sheikh Mohammed:

“Cuando Sheikha Latifa me llamó a principios de 2018, quería que la ayudáramos a buscar asilo. Cuando unos días después la sacaron del yate Nostromo por las Fuerzas Especiales de los Emiratos Árabes Unidos en el Océano Índico, ella gritaba pidiendo asilo; diciendo que preferiría morir antes de ser devuelta a los EAU (Emiratos Árabes Unidos). 

Varios meses después, Latifa apareció en una sesión fotográfica altamente orquestada, junto a Mary Robinson y la princesa Haya, luciendo aturdida y sedada, y desde entonces no se ha sabido nada de ella. 

Por lo tanto, no tengo dudas de que la princesa Haya tiene todos los motivos para temer las consecuencias si fuera enviada de regreso a Dubai. Seguramente ella sabe, tal como Latifa lo sabía, que el asilo le proporciona la única ruta segura para salir del palacio real.

El sesgo y la discriminación que sufren en general las mujeres en el Golfo solo trascienden cuando son miembros de la familia gobernante y entran en conflicto con los hombres en sus vidas, porque tienen incluso menos recursos que una mujer promedio. Los Emiratos Árabes Unidos son una sociedad dominada por los hombres, y el esposo de la princesa Haya, Sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum, ejerce el poder absoluto sobre Dubai. Si la abusaban, ella no podía acudir a la policía; Si ella quería el divorcio, no podía ir a los tribunales. Cuando Sheikh Mohammed publicó un poema amenazador contra ella online; en cualquier caso constituía una violación de las leyes sobre delitos informáticos de los Emiratos Árabes Unidos, pero ella no podía presentar una denuncia penal contra el Primer Ministro de los Emiratos Árabes Unidos.

Todo indica que Latifa sufrió abusos indescriptibles a manos de Sheikh Mohammed, y no tuvo más remedio que intentar escapar; Haya, aparentemente, se encontró en una situación similar. Afortunadamente para ella, sí pudo escapar.

Fuentes confiables nos han dicho que la Princesa Haya no vio a Latifa desde que participó en el desastroso intento en diciembre 2018 con Mary Robinson para disipar los temores sobre el bienestar de Latifa y, hasta ahora, los Emiratos Árabes Unidos se han negado a cooperar con una investigación de las Naciones Unidas sobre su secuestro. 

La princesa Haya repitió el guión oficial en aquel momento en que el asunto era un asunto privado de familia, y hoy Mary Robinson está repitiendo el mismo guión con respecto a la princesa Haya. 

Pero, tal como dijimos entonces, y ahora lo reiteramos, las violaciones de derechos humanos, el abuso y la detención ilegal no son asuntos familiares privados; son crímenes; y las víctimas deben ser protegidas, y los testigos deben testificar sobre lo que saben. 

La princesa Haya, con toda probabilidad, es una víctima y un testigo y, por lo tanto, esperamos que ella se mantenga a salvo, y que también colabore con las autoridades internacionales para exponer los supuestos abusos que ocurren detrás de las puertas del Palacio Real de Dubai.

Esto es crucial, y no menos importante porque ayudará a exponer los abusos que también ocurren en la sociedad en general. En los últimos años, Sheikh Mohammed, quien una vez fue considerado como el líder más liberal y con visión de futuro en el mundo árabe, ha perdido por sí solo décadas del trabajo de creación de una imagen especial para Dubai. El mundo ahora se ha dado cuenta de que los EAU, tal como Arabia Saudita, se trata de un país que considera a las mujeres adultas como menores de edad en forma permanente; donde las víctimas de violación pueden ser encarceladas por relaciones sexuales ilícitas, y donde hijas y esposas, independientemente de su estatus de élite, pueden ser perseguidas y detenidas por la fuerza y devueltas a familias abusivas.

“La princesa Haya ciertamente no es la única mujer en los Emiratos Árabes Unidos que ha querido huir, y no es la única mujer en los Emiratos Árabes Unidos que no tuvo más remedio que huir para vivir una vida independiente, libre de represión. Latifa lo intentó y falló. Otros, como Hind Al Balooki, apenas escaparon y luchan por obtener la condición de refugiado en el extranjero; y aún otros están sufriendo en silencio, sin medios ni oportunidades para salir.

Se lo debemos a la princesa Haya para apoyar su solicitud de asilo, y se lo debe a Latifa y a todas las mujeres de los Emiratos Árabes Unidos, para denunciar los abusos de los hombres en el poder en ese país y el sistema que presiden. que empodera y suprime a la población femenina".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario