Política

APUNTÓ CONTRA STORNELLI Y HORNOS

Alberto F, durísimo contra los jueces (ante la mirada atenta de CFK)

Como era esperable, durante su discurso ante la Asamblea Legislativa Alberto Fernández dedicó un duro capítulo a la Justicia. Quizás, el capítulo que más la interesa a la vicepresidenta, que afronta varias causas judiciales, y quien en varios tramos asintió con la cabeza. "Quisiera que en mis críticas al Poder Judicial nadie vea rencor ni voluntad de favorecer a alguien", comenzó el Presidente, y se despachó con todo contra los jueces y fiscales, sobre todo, contra Carlos Stornelli y Gustavo Hornos. También apuntó contra la Corte Suprema, cuyos miembros siguen el discurso de manera virtual, todos juntos desde el salón de acuerdos del tribunal.

Durante su discurso ante la Asamblea Legislativa, Alberto Fernández criticó duramente a jueces y fiscales, ante la mirada atenta de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que afronta varias causas judiciales, y quien en varios tramos asintió con la cabeza.

 "Quisiera que en mis críticas al Poder Judicial nadie vea rencor ni voluntad de favorecer a alguien. Hablo como lo que soy, un hombre que se ha criado en el mundo del derecho", comenzó el Presidente, antes de lanzar las duras críticas. 

"Empecé mi presidencia interviniendo la Agencia Federal de Inteligencia y prohibiendo que cualquier agente del organismo se vincule a cuestiones de seguridad interna o estrictamente judiciales. Esperaba que con eso se iniciara un derrotero que echara luz en los sótanos de la democracia de los que entonces hablé. Pero lamentablemente no fue así", siguió.

"Yo anuncié mi convicción de una reforma judicial el día que asumí", dijo el mandatario. “El poder judicial está en crisis”, dijo, y cuestionó los "privilegios" que gozan los jueces y fiscales: “ninguno tributa el Impuesto a las Ganancias como el resto de los trabajadores"

"En el caso de los miembros de la Corte Suprema, acceder a sus declaraciones patrimoniales es prácticamente imposible. La relación corporativa que los vincula ha permitido que muchos de ellos permanezcan en sus cargos más allá del límite de edad que impone la Constitución", fustigó.

Cabe destacar que los jueces de la Corte Suprema siguen el discurso de Alberto F. de manera virtual, todos juntos desde el salón de acuerdos del tribunal.

Los jueces de la Corte Suprema mirando el discurso de Alberto F.
Los jueces de la Corte Suprema mirando el discurso de Alberto F.

Luego, apuntó contra Carlos Stornelli, aunque sin mencionarlo: "En la Argentina hay un fiscal procesado por delitos tan severos como espionaje ilegal o extorsión que sigue en funciones. A ese fiscal no se le aplica aquella doctrina que recomendaba la prisión preventiva de personas cuando su poder residual pudiera afectar la investigación. Es cierto, su poder no es residual, está vigente".

"También observamos como salió a la luz un perverso sistema integrado por jueces, fiscales, pretensos espías y y reconocidos periodistas para hacer un seguimiento ilegal de personas detenidas y montar extorsiones judiciales. Todo se sabe y todo sigue ocurriendo como si nada pasara", continuó.

Después siguió contra el juez Gustavo Hornos: "un miembro del Congreso detectó visitas de jueces de Casación al entonces presidente Macri, justamente días antes de dictar sentencias contra quienes eran sus opositores políticos. Solamente un miembro de ese Tribunal alzó la voz pidiendo explicaciones, el resto lo amparó bajo el monto de silencio".

"En este año también hubo decisiones judiciales llamativas. Como un per saltum que le asignó extrema gravedad al traslado de dos jueces ignotos", prosiguió. 

"Todas estas dudas, que se mezclan con otras en las que se confunden arrepentidos bien pagos con fiscales y jueces que los avalaron, me obligan a reflexionar sin tapujos sobre el modo como hoy está funcionando la institución judicial en el marco de nuestro Estado de Derecho", analizó.

"Vivimos tiempos de judicialización de la política y politización de la justicia que terminan dañando a la democracia y a la confianza ciudadana. Asistimos a condenas mediáticas instantáneas. Sufrimos la discrecionalidad de los jueces en procesos que afianzan el clima de impunidad". Padecemos la manipulación en función de intereses económicos o partidarios, lanzó Alberto F.

Y dijo que "con el propósito de mejorar la calidad institucional, quiero pedirle al Congreso con mucho respeto que asuma el rol de control cruzado sobre el Poder Judicial, así lo prevé nuestra Constitución. No para interferir en sus decisiones, si no para que sirva cumpliendo el rol que el Estado de Derecho le ha asignado". 

"La reforma del Poder Judicial en su más amplias dimensiones es una demanda impostergable de la sociedad", sostuvo el mandatario, ante la Asamblea Legislativa, y añadió:  "La Justicia vive en los márgenes de la república".

"Con el propósito de comenzar a revertir esta situación, elevé hace un año un proyecto de ley que reformula el funcionamiento del fuero federal. La medida obtuvo media sanción por parte del Senado. Aspiro a que la Cámara de Diputados aborde el tema, lo debata y lo apruebe. Con eso estaríamos dando un primer paso en favor de mejorar la administración de justicia" , dijo Alberto ante la asamblea legislativa.

Y agregó que "también la Cámara baja tiene para su tratamiento una reforma a la ley que reglamenta aspectos vinculados a la selección del titular del Ministerio Público. Sería muy importante que ese proyecto se trate para regularizar de una vez por todas ese órgano que la constitución instituye". 

" Fuera de ello, en ocasión de presentar aquellas reformas al fuero federal, convoqué a una Comisión de Juristas de las más diversas procedencias, solicitándoles una serie de recomendaciones acerca de posibles transformaciones del poder judicial. Recibí un informe extenso y diverso, con múltiples análisis y aportes más que constructivos, que agradezco profundamente. De todas esas propuestas quiero expresarles hoy que en el curso de este año legislativo propondré algunos proyectos que emanan de ese magnífico aporte", anunció.

Entre estos proyectos, el Presidente mencionó uno que "tiene que ver con el funcionamiento del recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia. Propondremos reformas a efectos de establecer la exacta competencia del máximo tribunal consistente en la revisión de la constitucionalidad de las normas aplicadas en sentencias. Propiciaremos también que las cuestiones vinculadas a lo que jurisprudencialmente se ha denominado “arbitrariedad” sean exactamente definidas para acabar con la discrecionalidad que hoy se observa".

"Con el mismo fin, elevaremos un proyecto de ley que reglamente adecuadamente el artículo 280 del Código de Procedimientos Civil y Comercial", agregó.

También anunció que enviará al Congreso un "proyecto de ley que reformule el funcionamiento del Consejo de la Magistratura, como órgano constitucional que debe optimizar todo el proceso de selección y capacitación de los jueces en la Argentina. Este es un reclamo que la Corte Suprema de Justicia viene sosteniendo hace años.

"Debemos despolitizar ese ámbito, para que los mejores y más capaces magistrados, lleguen a ocupar sus funciones sin condicionamientos, sin favores a devolver y sin la contaminación con los poderes corporativos o políticos", aseguró.

Luego, anunció que "consultará" con los gobernadores "en aplicación del artículo 125 de la Constitución Nacional, nuestra idea de promover la creación de un Tribunal Federal de Garantías que tendrá competencia exclusivamente en cuestiones de arbitrariedad y al que se podrá llegar por vía del recurso extraordinario. De ese modo, la Corte Suprema de Justicia de la Nación podría circunscribir su competencia a aquella temática que la Constitución Nacional expresamente le ha dado".      

Por último, dijo que "propiciaremos el establecimiento del juicio por jurados para la sanción de aquellos delitos graves que se cometan en el ámbito federal. Estaremos cumpliendo así con una cláusula de la Constitución Nacional de 1853 que nunca se hizo operativa a nivel federal. De lograr avanzar en esa idea, será el pueblo, constituido en jurado popular, quien con todas las garantías constitucionales podrá dictar su veredicto de inocencia o culpabilidad ante las conductas criminales que se sometan a su consideración".
 
"Vengo a decirle al país con firmeza y convicción, que en esta hora histórica, urge reinstalar la confianza en nuestras instituciones. Garanticemos el acceso a la justicia de cualquier ciudadano. Terminemos con las condenas o absoluciones en función de una preferencia o presión de factores de poder.  Digamos basta a la dilación de causas en función de conductas extorsivas. Pongamos fin al laberinto de procesos opacos tramitados a espaldas de la sociedad",
remató.

Y finalizó este capítulo dedicado a la Justicia asegurando que "toda reforma en este ámbito en la Argentina debe verificarse a través del pleno respeto a los derechos humanos, como pilar central de nuestra identidad como Nación".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario