El Porteño

CERCA DE LA RESERVA ECOLÓGICA

400 familias se mudaron al nuevo Barrio Rodrigo Bueno

El complejo que cuenta con acceso a todos los servicios públicos, tiene 611 unidades habitacionales y 6 locales comerciales. Los criterios para la adjudicación de estas viviendas priorizaron las familias afectadas por Proyecto Integral de Reurbanización y el consenso de los vecinos.

El ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat y el Instituto de Vivienda de la Ciudad, trasladaron a unas de 400 familias a los nuevo edificios del Barrio Rodrigo Bueno en el extremo sur de la Reserva Ecológica.

La iniciativa se enmarca en un plan de integración dentro del barrio contemplado en una Ley porteña de 2017.

"El proyecto de integración que llevamos adelante en Rodrigo Bueno, es el claro ejemplo del puente hacia el desarrollo que estamos construyendo junto a los vecinos de los barrios populares. Con todos los cuidados, seguimos dando pasos concretos para que cada vez más vecinos y vecinas vivan mejor y desarrollen todo su potencial”, afirmó Maria Migliore, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad.

La relocalización de las familias tiene tres ejes principales: habitacional, urbano y socioeconómico. Desde el inicio de este proceso se realizó la construcción de 611 viviendas, la mudanza de más de 400 familias y la apertura de 6 locales comerciales.

“Con mucho esfuerzo y trabajo en conjunto con los vecinos del barrio, logramos avanzar con este proceso, para poder tener un barrio cada vez más integrado y más conectado con la ciudad” destacó el presidente del IVC, Gabriel Mraida.

Las viviendas nuevas cuentan con calefones solares para reducir el consumo de energía y lograr un aprovechamiento inteligente de los recursos naturales, buscando disminuir el impacto ambiental del asentamiento sobre el entorno y contribuir al acceso a soluciones habitacionales a las familias que habitan en él.

Los criterios para la adjudicación de estas viviendas fueron  definidos priorizando a las familias afectadas en el marco de las leyes del Proyecto Integral de Reurbanización y consensuados con los vecinos a través de las mesas de gestión participativa.

La integración socio-urbana implica también la apertura de calles, el mejoramiento de las viviendas existentes, la construcción de equipamiento urbano y la intervención en espacios públicos. Estas obras permitirán que más vecinos vivan mejor y en un barrio más conectado a la Ciudad. 

Analizando el potencial económico del barrio, se impulsaron proyectos como el Patio Gastronómico y la Vivera Orgánica Rodrigo Bueno, que combinan la identidad productiva barrial con el potencial turístico de la zona.

La integración del barrio  muestra 2600 familias en números del censo 2017, 611 viviendas construidas, 403 mudanzas realizadas y la apertura de 3 calles en ejecución.
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario