¿JUSTICIA?

Causas por corrupción en Entre Ríos: Confesiones de un fiscal

Días atrás, Urgente24 publicó una nota que daba cuenta de la situación en que se encuentra el Poder Judicial entrerriano. Cómo una muestra de ello acá presentamos otro texto, de opinión, en la que el autor, de la web Elentrerios.com/, pudo logar reflejar lo que ocurre con los fiscales cuando desean investigar al poder.

por OSVALDO BODEAN

PARANÁ. Parecía un reportaje condenado al más rotundo de los fracasos. El fiscal Aníbal Lafourcade actuaba como si fuera un enorme frontón de pelota paleta, en el que rebotaban todas las preguntas en relación a una causa de corrupción que tramita en su fiscalía.

Ni nombres de sospechados, ni los organismos a los que se libraron oficios, ni los delitos que se investigan. Nada. Nada de nada sobre la denominada "Causa CODESAL".

"Antes que nada, yo no voy a dar nombres ni precisiones, porque está prohibido que un fiscal hable en público sobre cuestiones que no han sido ventiladas en audiencia pública", explicó.

Investigar la corrupción es una "carrera de obstáculos"

Estaba a punto de dar por concluido el diálogo telefónico cuando el fiscal me sorprendió con una frase que sonaba a queja y fastidio: "Vengo trabajando desde hace mucho tiempo (desde 2010) con muchas dificultades, que las voy a hacer saber en su oportunidad".

Hizo una pausa e insistió: "¡Muchas dificultades!".

Enseguida, Lafourcade se dispuso a ahondar en su confesión: "Lo más complejo que hay hoy en día para un fiscal en Entre Ríos son los delitos contra la administración pública. Son muy, muy, muy difíciles de investigar, porque la prueba, muchísima prueba, está dentro de los organismos públicos que uno está investigando".

Semejante revelación no podía quedar sólo en eso. Era como una pepita de oro que asomaba en el medio del fango e invitaba a escarbar más en busca de la mina escondida bajo tierra. Sobrevino la pregunta:

-¿Por qué es tan complejo avanzar en investigaciones de delitos contra la administración pública?

-Porque, por ejemplo, uno libra un oficio a una oficina pública importante o un ente público, ese ente le dice que le pide a otro, y este otro al que uno le libra el oficio responde que no, que quien tiene que contestar es el primero. Para eso pasa un año, dos años, ¿me entiende? Es muy complejo, muy cansador, y se lo puede decir cualquier operador judicial que haya tenido en sus manos una investigación de este tipo, importante. No un hecho aislado sino un hecho complejo. Es como una carrera de obstáculos esto. Esa vendría a ser la palabra. No es sólo en esta causa. En muchas causas pasa esto.

-¿No se puede intimar a un organismo que no responde un oficio y finalmente solicitar una sanción por obstruir el accionar de la Justicia?

-Sí, pero es tedioso. Un proceso judicial es algo complejo donde tiene que haber ante todo seguridad para cualquier persona. Las garantías están para todos. No porque uno crea que una persona es culpable se van a hacer las cosas más rápido. En esa línea, uno pide un oficio a una dependencia pública. Si no lo contesta, el camino sería pedir una audiencia al Juez, para que ese juez intime para que responda bajo apercibimiento. Ha cambiado el sistema procesal penal, para bien, pero eso no quiere decir que sea perfecto o que sea muy ágil, y sobre todo cuando tiene que haber apercibimientos. Entonces, muchas veces uno espera la contestación, porque si no... Además, yo tengo otras causas. Imagínese. Hay causas complejas que uno las va haciendo en las medidas de las posibilidades de tiempo...

No aparecen los fiscales anti corrupción que exige la Constitución

El diálogo zigzagueó.

Cuando parecía que se convertía en una compleja clase de derecho en vez de una entrevista periodística, tal vez sin proponérselo, Lafourcade puso sobre la mesa elementos de juicio para entender por qué las cárceles están llenas solo de ladrones de gallinas pero nunca de corruptos.

"El sistema acusatorio que se implementó hace 5 años en Entre Ríos ha dado muy buenos resultados. Podemos decir con mucho orgullo desde el Poder Judicial, desde el fuero penal, que el año pasado en Concordia hubo 145 a 150 sentencias condenatorias. Han colapsado todas las cárceles a raíz de cómo funciona este nuevo sistema acusatorio", expuso el Fiscal.

Muy buenos resultados, pero...

"Dentro de ese sistema, yo estoy en una investigación muy compleja... Pero no se olvide que en Entre Ríos no se reglamentó el artículo 208 de la reforma de la Constitución de 2007, que fija que tiene que haber fiscales anti corrupción en todos lados. Digo anti corrupción para que la gente entienda. Tiene que haber fiscales como nosotros dentro del Ministerio Público Fiscal con competencia sólo en hechos contra la administración pública. Eso sería fantástico. Fantástico sobre todo para que haya mucho más control del que hay. Habría un fiscal o debería haber un fiscal por cada departamento, que investigue los delitos contra la administración pública, que puede ser el hospital, la municipalidad, vialidad, etc. Un fiscal que se dedique a eso. En cambio, yo soy un fiscal que tengo homicidios, violaciones, de todo un poco, estoy de turno una vez por mes y mientras hay causas urgentes. Entonces, en la medida en que uno puede, va avanzando con esas causas complejas".

Del fastidio del Fiscal, al optimismo y la advertencia

Si en algún pasaje de la entrevista, Lafourcade parecía dominado por el fastidio, a esta altura lo suyo parecía más bien una confesión de impotencia. Quizá se haya dado cuenta que ese era el tono de sus palabras, porque de pronto optó por mostrase firme, decidido, optimista, ligeramente esperanzado:

"Si uno no es optimista y piensa que no va a llegar, lo cansa el sistema. Uno es optimista y se encuentra con que se puede vivir en una provincia, en un país mejor, porque hay gente comprometida en las oficinas públicas. Así como las hay comprometidas para entorpecer, las hay comprometidas en que se avance y es lo que lo anima a uno a seguir adelante".

El cierre sonó a advertencia: "Nosotros tenemos un mandato del Procurador para que se hable con la prensa, porque aparte somos empleados públicos. En otras causas se dan detalles pero hay investigaciones donde no se los puede dar. Pero que no se puedan dar detalles no quiere decir que no podamos dar la cara y después, en su momento, se van a dar las causas por las cuales se demoran. No tenemos por qué andar escondiendo las irregularidades en determinadas oficinas públicas".

Momentos antes, el Fiscal se había atrevido a pronosticar: "Yo creo que va a haber novedades a corto plazo", en relación a la Causa CODESAL.

El tiempo, al que Aristóteles definió como "la medida del movimiento entre dos instantes", más tarde o más temprano, demostrará si los esfuerzos de este Fiscal y el Poder Judicial entrerriano desembocarán en la Justicia o si -otra vez- consagrarán la impunidad.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario