VÍA INTERCARGO

El Gobierno cambió las reglas para que La Cámpora amplíe sus negocios

Con el respaldo de los subsidios que recibe del Estado, y una modificación de las reglas que rigen desde 1994 por parte del Gobierno de Cristina Fernández, la camporista Intercargo se lanza a ampliar sus negocios: comenzará en las próximas semanas a prestar un servicio de ómnibus entre el Aeroparque Jorge Newbery y el Centro de Buenos Aires, un negocio que desde hace varias décadas tiene como principal operador a la empresa Manuel Tienda León.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Intercargo, la operadora estatal de las rampas y los servicios aeroportuarios a las compañías aéreas que controla La Cámpora, quiere extender su campo de acción al transporte urbano de pasajeros.
 
Respaldada en los subsidios que recibe del Estado, la empresa que actúa en forma coordinada con Aerolíneas Argentinas y tiene como interventora a María Cecilia García comenzará en las próximas semanas a prestar un servicio de ómnibus entre el Aeroparque Jorge Newbery y el Centro porteño.
 
Con esta movida, apunta a quedarse con una tajada del negocio que desde hace varias décadas tiene como principal operadora a la empresa Manuel Tienda León.
 
Para que Intercargo pueda expandir sus actividades, el Gobierno aprobó una norma "a medida" que le permitirá llevar pasajeros sentados y parados.
 
Por medio de la resolución 72 publicada ayer en el 'Boletín Oficial', la Secretaría de Transporte modificó las reglas de juego que existían desde 1994 para los denominados "servicios de oferta libre".
 
Antes los únicos que estaban autorizados a llevar pasajeros de pie eran los "servicios de hipódromo y espectáculos deportivos y culturales". Ahora, también podrán transportar personas paradas los "servicios portuarios y aeroportuarios". Con este cambio, Intercargo podrá utilizar los mismos ómnibus que tiene en uso en los aeropuertos, sin tener que afrontar una fuerte inversión inicial en vehículos nuevos.
 
Creada a principios de los 90, Intercargo fue siempre superavitaria hasta hace dos años. La gestión de Martín Balbarrey (que había llegado a la presidencia de la mano del operador político, Juan Carlos "Chueco" Mazzón) dejó a la empresa en rojo. En noviembre de 2012, el Gobierno nombró interventor a Juan De Dios Cincunegui, que era el vicepresidente de Aerolíneas Argentinas.
 
Duró tres meses y se fue por estar involucrado en una "supuesta estafa" con asociaciones de consumidores y bancos que había denunciado la presidenta Cristina Fernández.
 
Desde principios de 2013, está en manos de María Cecilia García, una contadora proveniente de la Inspección General de Justicia que responde al ministro de Economía, Axel Kicillof y al titular de Aerolíneas, Mariano Recalde.
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario