DIEGO MONTES DE OCA

El New York Post y otros, habían publicado que el virus se está debilitando, en base a un estudio. Sus autores desmienten esa conclusión. /Foto:Tiziana FABI / AFP

Reivindicando el valor de las vacunas, y el reto de estar unidos en la pandemia

Contenido

Haber podido aprender de las experiencias ajenas y planificar con antelación las estrategias de salud resultó esencial para reducir las consecuencias graves en términos de mortalidad. El aislamiento social y la cuarentena obligatoria impidieron la rápida propagación inicial del virus y permitió no encontrarnos como otros países con la difícil decisión de elegir a quién tratar y a quién no por falta de respiradores. 

El diagnóstico precoz, el aislamiento de los pacientes, la trazabilidad y la cuarentena posibilitan impedir que el virus siga propagándose.