Leído

BERESHEET

21/02: Israel va a la Luna (y Google se lo perdió)

Jue, 21/02/2019 - 3:39pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Hace unos años, Google lanzó la competición X Prize, una 'carrera espacial privada de bajo presupuesto' que contaba con un premio de US$ 20 millones para construir sondas que pudieran llegar a la Luna. La competición fue reñida, pero tras incumplimiento de fechas y sin un proyecto en firme viable, Google canceló el programa. De entre todas las compañías que se animaron a competir en el X Prize, la Israelí SpaceIL fue de las finalistas, y sin Google detrás, consiguió el apoyo de SpaceXe. Entonces, SpaceX ayudará a SpaceIL, un equipo israelí, a llevar una sonda a la Luna, el objeto de deseo de las agencias espaciales de diferentes países. El Falcon 9 llevará una sonda israelí que pretende aterrizar en la Luna, aunque no será sencillo.

Contenido

Solo 3 países han llegado a la superficie de la Luna con sondas de algún tipo: USA, Rusia y China. Si la misión Beresheet tiene éxito, Israel será el 4to; y SpaceIL, la primera organización privada en lograrlo.

SpaceIL montó una sonda llamada Beresheet en el Falcon 9 que partirá de Cabo Cañaveral. El cohete de Elon Musk también transportará otros objetos, pero hay que enfocarse en SpaceX, la 1ra. misión privada a la Luna. La sonda pesa 585 kg, pero gran parte de la masa es combustible, y el plan es que poco después del lanzamiento del cohete, la sonda se separe del Falcon 9 y empiece a orbital la Tierra.

El objetivo es ir ganando velocidad y altitud poco a poco, y cuando esté en el punto justo, el equipo en Tierra ajustará la dirección de la sonda para intentar que el minúsculo campo gravitatorio de la Luna la atrape.

No va a ser fácil, y tampoco será demasiado útil a nivel científico, ya que no cuenta con una carga de sensores demasiado elevada, pero sí hará historia como una sonda muy barata (de menos de US$ 100) que llega a la Luna sin integrar el selecto club de 3.

Es una empresa conjunta entre las empresas privadas SpaceIL e Israel Aerospace Industries, financiada casi en su totalidad con donaciones privadas de filántropos judíos, incluido el multimillonario sudafricano Morris Kahn, Miriam y Sheldon Adelson, Lynn Schusterman y otros.

La sonda Beresheet, de 2 metros de diámetro y 585 kilos (400 de los cuales son combustible) no tiene control térmico y no podrá sobrevivir en la Luna más de 2 días.

Entre sus instrumentos solo hay un magnetómetro y un conjunto de retrorreflectores láser.

También lleva una Biblia hebrea grabada con nanotecnología en un pequeño círculo de metal del tamaño de una moneda de 5 shekel, y una cápsula del tiempo con la Declaración de Independencia de Israel y el himno nacional, los recuerdos de un sobreviviente del Holocausto, dibujos del espacio de los niños y la luna, la oración del viajero y una nota del fallecido ex presidente Shimon Peres.

Sin duda, la NASA acompañará la comunicación entre la Tierra y el equipo de Beresheet.

La X Prize Foundation anunció hace ya una década una competición patrocinada por Google que consistía en llevar un robot a la Luna. El premio de US$ 20 millones para el primer equipo que lo consiguiera atrajo a grupos de todas partes del mundo, pero incluso los más prometedores tuvieron dificultades económicas e incumplieron los plazos. En 2018, Google canceló definitivamente el concurso.

La organización israelí SpaceIL, 1 de las 5 finalistas del Google Lunar X Prize, intenta lograr el hito para la historia de Israel y de la exploración espacial en general.

Beresheet despegará el jueves 21/02 a las 21:45, hora local, junto al satélite experimental S5 de la Fuerza Aérea estadounidense.

30 minutos después del lanzamiento, se separará de la etapa superior del Falcon 9 y orbitará la Tierra 6 veces en una órbita elíptica. Cuando alcance el punto de mayor velocidad, encenderá sus motores y se alejará del planeta hasta lograr una altitud de 270.000 kilómetros, donde será atrapada por la influencia gravitatoria de la Luna y empezará a orbitarla.

Si todo sale bien, el 11/04 la nave recibirá una serie de comandos desde la Tierra para comenzar la maniobra de alunizaje al norte de una planicie extensa y oscura llamada Mare Serenitatis.

El Dr. Ofer Doron, director general de la División del Espacio en las Industrias Aeroespaciales de Israel, dijo que uno de los objetivos principales de la nave es la educación.

El equipo de Beresheet espera que la emoción en torno al 1er. aterrizaje lunar de Israel tenga un “efecto Apolo“, cuando los viajes espaciales en la década de 1960 inspiraron a cientos de miles de niños en USA a estudiar ciencias e ingeniería aeroespacial.

“La parte más emocionante es hacer que los niños israelíes estén súper entusiasmados con la tecnología, para ver que puedan hacer todo“, dijo Doron. “Es un gran logro tecnológico, pero también es un gran logro educativo“.

El equipo de Beresheet está implementando una serie de iniciativas educativas junto con el Ministerio de Educación para ayudar a los estudiantes a seguir el camino de la nave espacial, incluidos kits especiales para maestros y una aplicación gratuita para teléfonos inteligentes.

"El proyecto emplea a más educadores que ingenieros, en un esfuerzo por asegurar que el viaje y el aterrizaje lunar de la nave espacial alcancen a la mayor cantidad posible de estudiantes", dijo Daniella Geron, ingeniera de sistemas del segmento terrestre responsable de la coordinación entre los distintos equipos y la nave espacial.