Leído

SIEMPRE EL COMERCIO

El Coronavirus y el aislamiento de Trump a China: ¿prevención o una jugada política?

Mar, 18/02/2020 - 7:42am
Enviado en:
Por Urgente24

Si bien el Coronavirus está ocurriendo y las consecuencias del mismo por ahora fueron más de 1700 personas fallecidas, 70.000 infectados y una ciudad china sacrificada para salvar al resto del país, los efectos no se vieron con fuerza y gravedad fuera de Asia. Es así que muchos se preguntan: ¿Por qué Estados Unidos reaccionó con tal pánico frente a China? ¿Fue algo puramente científico y preventivo o la política y el conflicto entre ambos países es lo que está en el medio?

Donald Trump y Xi Jinping.
Contenido

Mientras en Europa, gran parte del turismo que llega por año a las grandes capitales son ciudadanos asiáticos y de origen chino en su mayoría, en Estados Unidos la cantidad de visitantes no es tanta, y sin embargo decidieron aislar al país. Aunque claro, ante una epidemia que avanza tan rápido como lo hizo el Coronavirus durante las últimas semanas, nadie cuestionó el accionar de Estados Unidos ante decisión de prácticamente aislar al país de Xi Jinping

Sin embargo, algunos medios asiáticos, como el South China Morning Post se atrevió a preguntarse lo siguiente: ¿acaso Estados Unidos fue exagerado al negar la entrada a los extranjeros que recientemente viajaron a China y a las compañías estadounidenses para suspender sus vuelos hacia y desde el país? Algunos sostienen que todo tiene que ver con el enfrentamiento entre ambos países: desde la tecnología 5G y el rechazo de Huawei hasta el posible impacto económico y el posterior incumplimiento del acuerdo comercial. 

Mientras en China la situación todavía es preocupante ya que algunos niños pudieron volver a clase pero solamente por Internet, y el Congreso Nacional del Pueblo, uno de los eventos políticos más importantes en el año para el gobierno y por supuesto para el Partido Comunista, fuera suspendido, la Casa Blanca avanza con su ofensiva hacia el país de Xi Jinping y contra empresas como Huawei. Es así que este lunes 17/02, según informó The Wall Street Journal, Trump estaría trabajando en nuevas restricciones comerciales. 

"Llamada "regla de productos extranjeros directos", que restringe el uso de tecnología estadounidense por parte de compañías extranjeras para productos militares o de seguridad nacional", explicó el periódico citando a lo que una fuente anónima y cercana a los planes de Donald Trump, declaró al respecto. Si bien la puja por la tecnología 5G es anterior a la explosión del Coronavirus, y a pesar de que Trump apoya a Xi en lo referente a la epidemia, el mismo también parece estar aprovechando la situación de debilidad en la que se encuentra su competencia del otro lado del mundo. 

"La prohibición integral de los Estados Unidos a las personas que entran y salen de China traerá algunas dificultades para implementar este acuerdo". "Espero que los Estados Unidos consideren este problema y continúen evitando la propagación de esta epidemia sin tener limitaciones innecesarias para el comercio y las personas", explicó a Reuters el ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi. 

Esto mismo fue seguido por los datos publicados en referencia al virus H1N1, que se detectó por primera vez que comenzó nada más y nada menos que en Estados Unidos y por supuesto nadie aisló comercialmente a Estados Unidos, ¿por qué a China si? No solo se trata de una cuestión de racismo y actitud de extrañeza por parte de la sociedad y cultura occidental, como dicen muchos, sino que también una gran oportunidad para el gobierno de Trump para actuar a su favor. Sobretodo teniendo en cuenta que el acuerdo con China es uno de los motores de su campaña política 2020.

Sin embargo, por otro lado, muchos de los especialistas y científicos que desde el primer día intentan explicar las causas y consecuencias del virus, aseguran que frente a otras pandemias anteriores, como SARS y el H1N1, lo que sí tiene el Coronavirus es que es mucho más desconocido y a la larga no se sabe que esperar del mismo. Es por eso que es correcto que todos los países tomen las decisiones que creen necesarias. 

A esto por supuesto se le suma las preocupaciones de impacto global mundial y de falta de libertad de expresión e independencia del gobierno en China, teniendo en cuenta que muchos economistas proyectaron una gran caída en el crecimiento de producción de la potencia asiática y por otro lado, analistas políticos y mismo ciudadanos del mundo se sorprendieron al oír las historias sobre el estilo de vida en Wuhan y el respeto y fidelidad que los ciudadanos le tienen al gobierno de Xi Jinping, a pesar de que este haya decidido clausurar la ciudad. 

En medio por supuesto se encuentra el tan problemático acuerdo comercial entre China y Estados Unidos, el cuál desde el gobierno de Xi creen que podrán cumplir, incluso con casi 2 puntos menos del crecimiento anual que el país esperaba tener antes del virus. Aunque nada es seguro todavía, lo único que está claro es que el virus sigue creciendo y que Trump no pondrá en pausa sus planes por lo que suceda o no en China.