Leído

EN ARMENIA

Video: Una mujer llora cristales en vez de lágrimas y mantiene en vilo a la medicina

Jue, 26/09/2019 - 7:51pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El extraño caso de Satenik Kazarián ha provocado conmoción entre los pobladores de Armenia. La mujer, natural de ese país, presenta dolores cuando los diminutos cristales escapan de sus ojos. El mal la aqueja desde hace dos meses y los oftalmólogos aún debaten las causas.

Contenido

Hay casos que sorprenden a la medicina, y el de una mujer Armenia tiene a los oftalmólogos consternados: ella en vez de lágrimas llora cristales y su día a día es un eterno sufrimiento tras el inicio de esta particular enfermedad. 

La armenia Satenik Kazarián, de 22 años, padece una rara enfermedad que los médicos ni siquiera han podido diagnosticar con exactitud: En una sola jornada se le forman hasta una treintena de diamantes muy pequeños, y a lo largo de los últimos dos meses, su día a día empieza con la extracción de estos agudos objetos transparentes de los ojos, un doloroso proceso que convierte su vida en un infierno, según confesó al canal Mir 24.

Ni los oftalmólogos ni el neuropatólogo pudieron ayudar a la joven, así como tampoco explicar el fenómeno. Le prescribieron unas gotas y antibióticos y, tras consumirlos durante un par de días, las lágrimas de cristal dejaron de aparecer, pero el estado general de Satenik empeoró drásticamente, por lo que dejó de tomar las medicinas.

Familiares de la joven afirmaron que la primera vez que le retiraron un cristal del párpado creyeron que se trataba de un vidri que se le había alojado en el ojo. Sin embargo siguieron apareciendo y cuando acudieron a médicos, simplemente no les creyeron. 

El caso llegó hasta las autoridades del país, ya que el viceministro de salud de Armenia, Oganes Arutyunyan, dijo que se está estudiando el caso de la mujer: "Planeamos una reunión más con Satenik, con el objetivo de recopilar más información, y luego trataremos de averiguar qué está pasando con el paciente", dijo el funcionario.

Algunos médicos opinan que el caso de Satenik podría ser una enfermedad metabólica llamada cistinosis, una mutación genética que provoca una acumulación en los lisosomas del aminoácido cistina, que forma cristales en las células y puede afectar a los ojos, riñones y otros órganos.