Leído

PERDIÓ 'MOMÉNTUM'

Frenazo a las reformas: Recula Bolsonaro por estallido chileno, la derrota de Macri y Lula libre

Mar, 03/12/2019 - 1:52pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

"Chile y Argentina son una señal muy clara de que para que las reformas tengan éxito, la gente necesita comida en la mesa", dijo la directora de la Cámara Internacional de Comercio de Brasil, al diario Financial Times. El estallido social en al país andino -cuyo modelo Bolsonaro admira- y la derrota de su aliado político, Mauricio Macri, en nuestro país (más la liberación del expresidente Lula da Silva) son algunas de las causas por las que el gobierno brasileño debió poner un freno a las reformas impopulares que pretende llevar a cabo. Varadas por el momento han quedado las reformas tributaria y administrativa. ¿Se le pasó la hora política a Bolsonaro para forjar el Brasil que él quería?

Contenido

Mientras la reforma previsional se convertía en ley en Brasil, Chile -un país cuyo modelo, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha alabado- explotaba socialmente. En un lapso corto de tiempo, también hubieron fuertes protestas en Colombia y Ecuador contra gobiernos pro-mercado. El diario Financial Times, en la pluma de Michael Stott, Andres Schipani y Bryan Harris, plantea en un artículo que al mandatario brasileño se le puede haber hecho ya demasiado tarde para conseguir que se aprueben las reformas que él considera necesarias para levantar Brasil. 

Es decir, tomando un término utilizado en los medios anglosajones, se preguntan si no perdió 'momentum'. La palabra latina designa la oportunidad propicia -a menudo única e irrepetible- de hacer algo y que sea exitoso. Este 'momentum' está dado por una serie de circunstancias objetivas y subjetivas que concurren en una coyuntura dada y posibilitan el éxito de una iniciativa, explica la Enciclopedia de la Política. La ventana para que el gobierno brasileño consiga aprobar leyes antes de las elecciones municipales de 2020 comienza a acortarse, y los analistas se preguntan si Bolsonaro conseguirá hacerlo o el pais "volverá a sucumbir en el hábito perpetuo de decepcionar a los inversionistas", escriben. 

También influyó en la pérdida de este 'moméntum' la liberación del líder de izquierda, Luiz Inácio Lula da Silva, mayor contrincante político de Bolsonaro hoy. Y la derrota de su aliado político, Mauricio Macri, en Argentina. "Chile y Argentina son una señal muy clara de que para que las reformas tengan éxito, la gente necesita comida en su mesa", dijo Gabriella Dorlhiac, directora ejecutva de la Cámara Internacional de Comercio de Brasil, al diario. 

FT dice que en el centro financiero de Sao Paulo es palpable el optimismo, aún si el crecimiento económico siga siendo débil, en un país que ha estado estancado durante gran parte de la década. El índice Bovespa (compuesto por unas 50 compañías que cotizan en la Bols de Sao Paulo) llegó a un punto máximo récord el 7/11, habiendo subido un 20% en el año. Las bajas tasas de interés, explica el FT, han llevado a los brasileños a sacar la plata del banco y ponerla en activos, por primera vez en años. 

"Estamos viendo crecimiento orgánico sin que el gobierno inyecte plata. Por primera vez en 70 años, estamos creciendo por nuestra cuenta", dijo Paulo Skaf, presidente del grupo industrial brasileño FIESP, al Financial Times. Al ministro de Economía, Paulo Guedes, nada le impedirá recortar el estado, "privatizar todo" y resregularizar, dijo, citando la "maravillosa transformación" que los 'Chicago boys' llevaron a cabo en Chile bajo la dictadura de Augusto Pinochet. Un solo problema con esto: este sistema acaba de explotar y mostrar todas sus falencias en el país andino, con una población exhausta por los costos inviables de curarse, educarse y envejecer. Guedes lo sabe. 

Según publicó el diario El País de Uruguay el lunes 2/11, el gobierno brasileño decidió frenar reformas para evitar estallidos. ¿Se le pasó la hora a Bolsonaro para llevar a cabo las reformas impopulares que él considera necesarias para sacar a Brasil adelante? "El presidente Jair Bolsonaro no quiere dar motivos a la oposición para que en Brasil se desate una ola de protestas como las que tienen en jaque a los gobiernos de Chile y Colombia, y por eso le puso un freno a las reformas económicas que podrían molestar a algunos sectores populares", publicó El País. El día antes, Guedes se lo había confesado a O Globo:

“Nosotros estábamos en el camino y ahí, de repente, comienza la confusión en Latinoamérica. Desorden, ahí el tiempo político comienza a cambiar”, señaló.

Entre lo que quedó varado, al menos por ahora, están una reforma de la administración pública y otra tributaria.