Leído

FRENTE AL ESCENARIO LATINOAMERICANO

El hijo de Bolsonaro coquetea con una medida de la dictadura, "si la izquierda se radicaliza"

Jue, 31/10/2019 - 3:16pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Después de haber sido protagonista de un escándalo tan solo días atrás cuando fue relacionado con el asesinato de la legisladora Marielle Franco, aunque luego fue desvinculado, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, vuelve a ser el centro de atención a causa de las declaraciones de su hijo y diputado federal cuando este amenaza con volver de Brasil una dictadura militar. "Si la izquierda se radicaliza, una respuesta puede ser un nuevo AI5", dijo el político en referencia a la Ley Institucional que dio comienzo a la dictadura brasileña en 1964. Esto claro no es difícil de asimilar, teniendo en cuenta que el propio mandatario defendió las terribles dictaduras latinoamericanas reiteradas veces.

Contenido

Este jueves 31/10 durante una entrevista con la periodista brasileña, Leda Nagle, el hijo menor más polémico del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que no sería inimaginable la posibilidad de una nueva dictadura en Brasil. "Si la izquierda se radicaliza en este punto, necesitaremos una respuesta. Y una respuesta puede ser a través de un nuevo AI-5 , puede ser a través de la legislación aprobada a través de un plebiscito, como sucedió en Italia", explicó Eduardo Bolsonaro durante la conversación. 

Los dichos del político llegan en un momento donde la situación latinoamericana está más que revolucionada por movimientos de izquierda que piden por derechos, mejores condiciones de vida, y hasta las renuncias de los presidentes, como ocurre en Chile con el gobierno del presidente, Sebastián Piñera. Aunque no solo eso, sino que los partidos políticos de izquierda que a partir del año 2015 comenzaron a ser dejados de lado por el electorado, ahora están volviendo a resurgir, como ocurre en Argentina con la reciente victoria del Frente de Todos y la futura presidencia de Alberto Fernández. 

Jair Bolsonaro ya dejo claro reiteradas veces que no apoya la elección del pueblo argentino, incluso ya lo había hecho antes del comicio cuando le pidió a los electores que "voten bien". Hasta llegó a amenazar con sacar a Argentina del Mercosur, algo que en los hechos, no es una amenaza real, ya que los países no pueden ser excluidos a menos que violen normas democráticas. Claro que la enemistad entre Bolsonaro y Fernández se profundizó cuando el argentino defendió a Lula da Silva, el ex presidente brasileño que actualmente está preso y representa la principal oposición de Bolsonaro.

"Una afronta a la democracia brasilera, al sistema judicial brasilero. Una persona condenada en 2 instancias. Otras condenas en camino.", dijo Bolsonaro con respecto a las palabras de Fernández para luego referirse al estado judicial de Lula, aunque se olvidó decir que el Tribunal Supremo de Brasil redujo su condena y está a pasos de dejarlo en libertad, ya que incluso jueces que lo apoyaban votaron a favor. En consecuencia y volviendo a los dichos de Bolsonaro, la vuelta del Partido de los Trabajadores al escenario político es una amenaza para el mandatario y su equipo, por eso hay algunos que especulan con una dictadura. 

Recordemos que el AI5, a lo que se refiere el hijo del presidente fue un decreto firmado en 1968 por el entonces presidente e Brasil, Costa e Silva, el cuál marcó la fase más dura de la dictadura militar brasileña. Al igual que ocurrió en Chile y Argentina, y otros países latinoamericanos, los tres poderes que marca la Constitución republicana se concentraron en el presidente, se declaró un estado de sitio y comenzó un período de legislación por decreto. Y por su puesto esto vino acompañado de la presencia de las Fuerzas Armadas en las calles y el castigo a disidentes. Sin embargo, esto no son los 60', ni los 70', si bien existen movimientos de levantamiento en la región latinoamericana, no hay lugar para las guerrillas de ese entonces.

La situación radica en que el gobierno de Bolsonaro, de carácter militar desde un comienzo, teniendo en cuenta que no solo él fue parte del Ejército en su momento, sino que también está rodeado por una cúpula de militares, tanto que algunos ocupan cargos públicos. Pero a pesar de sus ideas de extrema derecha, el mandatario llegó al poder mediante elecciones democráticas, incluidas sus ideas pro dictatorial, anti derechos a la comunidad LGTB y feministas.  

Por otro lado tengamos en cuenta que no es la primera vez que Eduardo Bolsonaro se refiere a una posible dictadura militar ya que tan solo el pasado martes 29/10 el mismo dijo: “Querrán repetir en Brasil lo que está sucediendo en Chile. No permitamos que venga aquí. Si vienes aquí, tendrás que ver con la policía. Y si comienzan a radicalizarse allí, veremos que la historia se repite", explicó el hijo del presidente ante el plenario de la Cámara de Diputados.

Por su parte, Jair Bolsonaro ya tuvo bastantes problemas al reivindicar distintos dictadores de la región, primero Augusto Pinochet.  "Olvida que su país no es una Cuba gracias al personal de Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre estos comunistas su padre, militar de la época", dijo el mandatario al referirse a la ex presisdente chilena, Michelle Bachelet cuyo padre fue víctima de la dictadura chilena. 

Si bien la antigua mandataria no respondió, quien en aquel entonces la defendió fue el actual presidente, Sebastián Piñera, aliado del mandatario brasileño en la región: "No comparto en absoluto la alusión hecha por el presidente Bolsonaro respecto de una ex presidenta de Chile", explicó. Aunque semanas atrás eligió sacar a los militares a las calles a reprimir las protestas y decir que "Chile esta en guerra". 

Otros de los dictadores nombrados y aclamados por el presidente brasileño fue  Alfredo Stroessner, el general paraguayo que estuvo a cargo del poder político durante la dictadura en Paraguay. "Había un estadista que sabía perfectamente que su país, Paraguay, solo podría seguir progresando si tuviese energía. Entonces, aquí también, mi homenaje al general Alfredo Stroessner", dijo Bolsonaro en febrero de este año durante su visita al mandatario paraguayo.